La Verdad

Luis del Rivero, en una de sus fincas de Cartagena. :: M. bueso
Luis del Rivero, en una de sus fincas de Cartagena. :: M. bueso

Propone que se publiquen los análisis de agua para demostrar el impacto real

Luis del Rivero se declara partidario de mostrar públicamente los análisis de agua de los pozos, para que se conozca la composición. Apunta que los cerca de 1.000 sondeos que suministran agua a las desalobradoras del Campo de Cartagena tienen características similares, al tratarse del mismo acuífero. Quizás aumentan algo en cloruro los más cercanos al mar, por intrusión marina.

Un análisis realizado el pasado día 3 en un pozo ofreció estas magnitudes: una conductividad del agua de 4,83 ms/cm, así como contenidos en cloruros (978 mg/l) sulfatos (1.103 mg/l). Los nitratos y fósforos disueltos eran más de 1.000 veces inferiores a los cloruros y sulfatos.

En otro análisis de agua desalada se observó una conductividad de 0,75 ms/cm y un contenido en cloruros de 126 mg/l y en sulfatos de 107 mg/l, es decir, una cantidad ligeramente superior a la del Trasvase, si bien con el inconveniente de un contenido de boro de 0,93 mg/l. «Todo esto hace que estas aguas permitan sostener la agricultura de calidad cuando se tiene dificultad en el total de agua trasvasada, y mantienen la rentabilidad de nuestro Campo de Cartagena», apostilla Del Rivero.

En tercer lugar, un análisis de la salmuera arrojó una conductividad de 15,10 ms/cm inferior a la del agua del mar, unos contenidos en cloruro de 3.281 mg/l, de sulfatos de 4.094 mg/l y concentraciones en nitratos y fosfatos menores de 4 mg/l. «Son 2.000 veces inferiores al contenido en cloruros y sulfatos, lo que hace que estas aguas no puedan presentar problemas en su vertido al Mar Menor», indicó. Recordó que el proyecto que diseñó la CHS pretendía reutilizar estas salmueras porque su salinidad era aún inferior a la del mar; luego desalarlas en El Mojón y enviarlas al canal del Campo de Cartagena. Y en segundo lugar, verter el efluente al Mediterráneo mediante un emisario.

Desconfían del filtro verde

Los regantes del Campo de Cartagena reivindican también esta solución. Están dispuestos a instalar las unidades de bioelectrogénesis, junto a cada desalobradora, una vez que se compruebe su eficacia. Sería el primer paso para eliminar las cargas de nitratos.

Muchos desconfían del filtro verde. Consideran que se precisará una superficie de terreno muy grande y un sistema de bombeo para desviar el agua de la rambla. Unido a esto, se necesitará tiempo para que funcione y ofrecer unos resultados apreciable en volumen. La plantación de carrizo y otras especies generará a la larga un humedal.