La Verdad

Bocados 'gourmet' al sol del Mar Menor

fotogalería

El público disfrutó de los ricos manjares en las caravanas de 'foodtrucks' instaladas en el paseo de la la Playa de La Concha en Los Alcázares. / José María Rodríguez / AGM

  • Los 'foodtrucks' y el ambiente estival convierten la playa de La Concha en el punto de encuentro del puente festivo

«¿Me pone un 'Toro sentado'?», pregunta un joven en bañador al chef cowboy de Country Food, la caravana especializada en gastronomía del oeste americano que comparte el paseo marítimo de La Concha durante este puente festivo con otras 12 'foodtrucks'. Es el primer Mercado Gatronómada, que aúna varios de los placeres que aprobaría el poeta Horario: «Aprovecha el día, no confíes en el mañana». Playa dorada, termómetros rebosantes y todo un paseo de sabores de la cocina internacional para degustar durante todo el puente festivo, desde ayer y hasta el próximo domingo, en esta feria de la gastronomía sobre ruedas que organiza 'La Verdad' con la colaboración del Ayuntamiento de Los Alcázares.

  • Bocados 'gourmet' a pie de playa

El italiano Davide Goffredo, reconvertido en vaquero por su querencia por las canciones country, los caballos y los sombreros tejanos, le prepara a su cliente un auténtico 'Toro sentado', un cuarto de ternera ecológica con lechuga, queso de cabra, jamón y salsa brava entre dos panes dignos de un 'sherif'. «Tengo una salsa casera a base de tomate, cebolla, pimiento rabioso y jalapeño que más vale que la pidas con un litro de cerveza fría», sonríe de lado el cocinero, que encontró en esta caravana de 1968 una forma de vivir viajando y cocinando sin salir del lejano oeste.

En el 'Foodtrucks' de Los Alcázares puedes quedarte en territorio comanche con Davide y sus deliciosos nachos con queso con un punto picante, o saltar al sofisticado mundo de Mister Cook con los franceses Cristel y Laurent, que preparan bocados con ligero pan de pita y farafel en una cosmopolita roulotte a rayas parisinas. De cerca llegan los efluvios de la parrillada argentina que el bonaerense Matías Flores ha desplegado frente al Mar Menor con costillas y brochetas, que llaman desde lejos a los turistas. «Aquí estamos cuidando las brazas para dorar el choriso criosho», tienta desde el otro lado del infierno.

Los carnívoros confesos se sentirán en el cielo de la gastronomía junto a la caravana vintage de Iván Garci, cuyas contundentes hamburguesas de ternera y sus nachos con guacamole hacen las delicias de las parejas que quieren compartir bocado. Una hileta de mesas bajo las palmeras se llena con manjares de las distintas barras móviles, ya que los pequeños prefieren las salchichas de un metro de Eddy's Street Food que preparan Joe y José David o las artesanas de origen alemán que combinan con distintas salsas, mientas algunos padres aportan las raciones de rabas y rejos de calamar que fríe Gorka en La Rabaneta.

A esa hora de sol rabioso y crujir de tripas, las patatas bravas y los crujientes de bacalao de Fish&Truck se muestran como el alimento divino enviado por los dioses junto al maná cervecero. Lo mismo ocurre por la noche, cuando la brisa ventila este paseo de los sabores del mundo, donde es posible charlar con la mexicana Ivette sobre los tacos de cochinita Pibil y descubrir esa carne tierna que resulta de asar con piedras volcánicas, para envolverla en pasta de achiote en una receta de Yucatán, mientras prepara un burrito a unos adolescentes hambrientos. Si se atreve, pídale a Ivette la salsa de chile habanero, que promete noches ardientes en solitario. El 'Foodtrucks' estará abierto hasta el domingo, acompañado por un mercado de autor, rutas en bici y exhibiciones de arte urbano. Recomendable no marcharse sin probar los 'waffle pop' de Sweetland, la caravana de ensueño de la pareja Manu y Carmen Dolores, que han estacionado su cuento sobre ruedas para servir frappés, batidos y repostería.