La Verdad

De basura a compost 'patanegra'

La alcaldesa de Bullas, Mª Dolores Muñoz, y la directora general de Calidad y Evaluación Ambiental, Encarna Molina.
La alcaldesa de Bullas, Mª Dolores Muñoz, y la directora general de Calidad y Evaluación Ambiental, Encarna Molina. / CARM
  • Un proyecto piloto en la Región impulsa la recogida selectiva de residuos orgánicos. La Comunidad promueve la iniciativa para tratar de aprovechar los restos de biorresiduos, separados en origen, como abono para parques y jardines

Separar correctamente los residuos orgánicos en los hogares para un mejor aprovechamiento de los biorresiduos es el reto del proyecto piloto que impulsa la Consejería de Agua, Agricultura y Medio Ambiente, junto al Ayuntamiento de Bullas, en este municipio. La recogida selectiva de los restos permitiría crear un compost de calidad que incrementan las posibilidades de aceptación en el mercado, incluso para su uso como abono en parques y jardines.

Así lo cree la directora general de Calidad y Evaluación Ambiental, Encarna Molina, que se reunió ayer con la alcaldesa, María Dolores Muñoz, atendiendo a la petición de este municipio para poner en marcha la iniciativa. En la actualidad, este tipo de basura se recoge mezclada con otros residuos municipales en los contenedores y es sometida a un tratamiento de selección que trata de extraer toda la materia orgánica presente con el objetivo de facilitar su compostaje.

Los biorresiduos son los desechos biodegradables, alimenticios y de cocina procedente de hogares, restaurantes, servicios de restauración colectiva y establecimientos de venta al por menor; así como residuos comparables procedentes de plantas de procesado de alimentos.

La directora general destacó que las ventajas de una recogida separada se traducen en «una mayor calidad del compost obtenido». Añadió que «produce un beneficio directo sobre los suelos ya que, al contar con procesos de selección más eficientes, el producto resultante no tiene en su composición materiales como, por ejemplo, pequeños trozos de plástico o vidrio, que se acumularían en el terreno sin degradarse».

Valoración de costes

Molina hizo hincapié en que el Plan de Residuos de la Región de Murcia (2015-2020) incluye «medidas para fomentar la recogida separada de materia orgánica mediante la puesta en marcha de proyectos piloto en diferentes municipios, con el objetivo de evaluar el dimensionamiento y los costes que supone la implantación de este nuevo sistema». Además, añadió que hay otros ayuntamientos que están interesados en acometer iniciativas similares en sus localidades.

Comunidades como Cataluña, Asturias, País Vasco o Cantabria han ido implantando este sistema de recogida desde 2008. Y otras autonomías están estudiando su puesta en marcha. De hecho, en 2012 llegaron a duplicarse las toneladas de biorresiduos recogidas desde 2006. No obstante, existen dudas sobre algunos aspectos de su implantación, como el incremento de costes que representa, la existencia de una demanda suficiente o la adaptación de instalaciones de recogida y selección.

Según Encarna Molina, «este sistema se ha adoptado mayoritariamente en los países de la Unión Europea, aunque por ahora ha demostrado ser insuficiente, ya que la capacidad técnica de las instalaciones para la separación tiene limitaciones y la materia orgánica obtenida produce un compost con una calidad insuficiente para su aceptación por parte de la demanda».

Por otra parte, en la reunión de trabajo celebrada ayer, la alcaldesa de Bullas aprovechó para informar a la directora general de Calidad y Evaluación Ambiental sobre la reconversión en espacio verde del vertedero sellado por la Comunidad Autónoma en 2011. La primera edil solicitó colaboración del Ejecutivo regional para aumentar el número de áreas de aportación de residuos domésticos mediante contenedores, así como el acondicionamiento del ecoparque municipal.