Los colegios murcianos perderán más de 35.000 escolares en apenas quince años

Alumnos de un colegio de Murcia, en su primer día de clase el curso pasado. / Guillermo Carrión / AGM

La imparable caída del censo de estudiantes por el descenso de la natalidad supondría la desaparición de 1.500 aulas en Infantil y Primaria en 2031

Fuensanta Carreres
FUENSANTA CARRERESMurcia

El bullicio de los patios escolares sonará con menos alegría en apenas quince años, cuando las aulas de los colegios murcianos se encontrarán con el hueco dejado por 35.000 alumnos. La imparable caída de la natalidad y el retorno de miles de extranjeros diezmarán la población escolar murciana los próximos años de forma contundente, según los datos extraídos de las proyecciones de población hasta 2031 elaboradas por el Instituto Nacional de Estadística, y que dibujan una caída en picado del censo de estudiantes, de más del 15%.

Las aulas murcianas llevan varios cursos acusando ese descenso de alumnos, que se hace especialmente visible en los primeros cursos de Infantil y Primaria, ya que los niveles superiores siguen nutriéndose de la inercia de los años previos a la crisis, gracias la respiración asistida que la mayor tasa de inmigración supuso en los años del 'boom'. Un espejismo que ha empezado a desvanecerse, y que se difuminará por completo en quince años.

Según las proyecciones realizadas por el INE, en 2031 el censo de niños de 3 años de edad en la Región apenas alcanzará los 13.600, lo que supone una merma de 3.500 escolares con respecto al próximo curso. Con 3 años los niños inician su vida escolar en primero de Infantil, el primer corte escolar que marca cada generación. La reducción de alumnos se traduciría en casi cien aulas de primero de Infantil menos, en el caso de que la rebaja se aplicara de forma matemática a los colegios. La Consejería de Educación tiene también la opción, como reclaman los sindicatos, de no eliminar esas aulas y ampliar las ratios, es decir, meter a menos niños en cada grupo. De hecho, el próximo curso arrancará con veinte aulas más -cierran 12 y se crean 33 nuevas- a pesar de que se han registrado 220 solicitudes de plaza menos que el año pasado. Los tres niveles de Educación Infantil sufrirán la sangría progresiva en las solicitudes hasta 2031, si se cumplen las proyecciones del INE, que realiza una simulación estadística del tamaño y estructura demográficos de la población «en caso de mantenerse las tendencias y los comportamientos actualmente observados».

Baja también la aportación al saldo de población de los extranjeros Solo en el último curso de Secundaria, que se beneficia aún de los rescoldos del 'baby boom', aumenta el censo Los expertos insisten en la oportunidad que supone para rebajar las ratios, en lugar de reducir unidades

No solo la etapa de Infantil, de 3 a 6 años, se resentirá de los efectos de la caída de la natalidad, que, con todo, afecta a la Región en menor medida que a la media nacional. Los seis cursos de la Educación Primaria, entre los 6 y los 12 años de edad, acumularán descensos progresivos en todos los niveles. De hecho, los 17.368 escolares de 12 años (sexto de Primaria) censados este curso se reducirán hasta los poco más de 14.800 previstos por el INE para 2031.

La caída en la demanda de puestos escolares será pues muy acusada en Infantil y Primaria, las dos etapas que se estudian en los colegios, hasta acumular un descenso total de más de 35.000 escolares. Si en 2016 el censo de población en edad escolar de entre 3 y 12 años superaba los 176.214 alumnos, la proyección del INE avanza que en 2031 no serán más de 141.000 los escolares de esa franja de edad.

La marcada disminución del censo escolar empezará a notarse también la próxima década, aunque de forma menos contundente, en los institutos, que empezarán a perder alumnos en sus primeros cursos de Secundaria, especialmente en primero y segundo, donde dentro de solo cinco años se inscribirán 2.000 estudiantes menos. Sin embargo, en los últimos niveles, tercero y cuarto, cuando los alumnos tienen 15 y 16 años, el censo se mantendrá e incluso registrará ligeros incrementos en 2031. La explicación, remarca el profesor de Sociología de la Educación de la Universidad de Murcia, Juan Carlos Solano, hay que buscarla en la inercia que marca las tendencias demográficas. «Son los hijos de los hijos del 'baby boom'. Las generaciones nacidas entre los 1965 y 1975 han tenido pocos hijos, 1,5 de media, pero ellos mismos componían generaciones extensas con capacidad aún para mantener el crecimiento en positivo». Esas últimas generaciones abundantes, sumadas a las compuestas por los hijos de los miles de extranjeros que se establecieron en la Región durante los años de bonanza y no han regresado, mantienen el vigor en los últimos cursos de enseñanza obligatoria. De hecho, solo la franja de edad de 16 años ofrece un saldo positivo para los próximos quince años: el curso pasado, el número de murcianos de esa edad alcanzó los 15.663, y en 2031 está previsto que sumen 16.040.

La curva decreciente de la población en edad escolar no tiene visos de variar de dirección, alerta el sociólogo, quien considera que solo un entorno favorable a la natalidad y la crianza de los hijos -permisos de maternidad más largos, plazas públicas en guarderías y escuelas, políticas sociales de apoyo a la maternidad...- podría modificar las proyecciones a largo plazo.

También el Consejo Escolar de la Región alerta en su último informe, aprobado hace unos días, de la tendencia. «Los datos permiten apreciar el decrecimiento de la población, lo que tendrá indudables efectos en la escolarización». El órgano consultivo reseña también que, aunque el censo de estudiantes extranjeros ha caído en los últimos años, la Región de Murcia continúa ocupando el tercer lugar en cuanto a porcentaje de alumnos de padres de otros países sobre el total, solo por debajo de Baleares y la Comunidad Valenciana. Aunque el descenso de la población en edad de estudiar se aprecia con nitidez en los niveles más iniciales de la educación, la tendencia ha tenido también reflejo este año por primera vez en las universidades murcianas. La demanda de plazas en el proceso de admisión de junio ha caído por primera vez desde 2010 en las dos universidades públicas de la Región, la de Murcia (UMU) y la Politécnica de Cartagena (UPCT), con un 5% y un 8% de descenso respectivamente.

Saldo vegetativo positivo solo en Murcia, Madrid y Baleares

Las proyecciones de población realizadas por el INE reflejan que la pérdida de población se extenderá a la mayoría de las comunidades autónomas, con excepción de Navarra, Andalucía y Murcia, que mantendrán el mismo tamaño poblacional que en la actualidad. El saldo vegetativo resultará positivo solo en Baleares, Madrid y la Región, destaca en INE, que sin embargo apunta al descenso acusado de población por migraciones, que afectará con mayor contundencia en Murcia, Valencia y Madrid. La reducción de la población residente, destaca el INE, se debe al progresivo aumento de las defunciones y a la disminución de los nacimientos, «fenómeno que será especialmente acusado a partir de 2040, cuando se registrará un saldo vegetativo negativo que no se verá compensado con las migraciones».

Fotos

Vídeos