Clavero exige a Bernabé «que dé la cara en unos momentos tan complicados»

Juan Luis Vivas
JUAN LUIS VIVAS

«Que dé la cara y muestre más interés». Ese es el recado que la alcaldesa de Molina de Segura, Esther Clavero, trasladó ayer al delegado del Gobierno, Francisco Bernabé, después de los «momentos complicados» que se viven en el municipio tras producirse tres violentos robos en viviendas de las urbanizaciones de Altorreal y Montepríncipe.

La regidora molinense afirma que está intentando contactar telefónicamente con el delegado desde la semana pasada (cuando tuvo lugar una junta de seguridad ciudadana en el Ayuntamiento) para que dé respuesta a una petición expresa que viene formulando desde hace tiempo: refuerzos policiales en la Comisaría de Molina. Tanto en la junta de la semana pasada como en la extraordinaria que se celebró este lunes, Bernabé no acudió y, en su lugar, envió a a la secretaria y a la jefa de gabinete de la Delegación.

En Altorreal piden que se les autorice a poner cámaras en la vía pública, no solo en las entradas y salidas a la urbanización

«La plantilla de la Policía Nacional debe estar al 100% y no al 81%, como está ahora», indicó Clavero. Estos refuerzos policiales servirían para dar respuesta, a su vez, a los vecinos de urbanizaciones que vienen reclamando más presencia policial desde hace meses. «Se están viviendo momentos muy difíciles y debería haber una respuesta por parte de la Delegación», insistió.

«Mucho nerviosismo»

La alcaldesa socialista recordó, además, que se han puesto en marcha dispositivos especiales de seguridad en las urbanizaciones para «dar tranquilidad» a los vecinos de estas zonas residenciales. Aunque se especula que los miembros de la banda que actuó en Molina podrían estar fuera del término municipal, el dispositivo en las urbanizaciones se mantendrá «mientras sea necesario».

En este sentido, el lunes por la noche no hubo incidencias en las urbanizaciones, pero sí «mucho nerviosismo y alerta», según admitió Almudena Aguado, presidenta de la entidad urbanística de Altorreal.

Aguado explicó a 'La Verdad' que en la última asamblea general de la entidad se aprobó la colocación de cámaras de vigilancia en la vía pública, «pero ahora estamos esperando a que nos den los permisos». Remarcó que, en la actualidad, hay cámaras en las entradas y salidas, pero lo que piden son cámaras que graben y luego puedan ser utilizadas en las investigaciones policiales y judiciales que se lleven a cabo por delitos diversos, como los robos en viviendas. Las cámaras de las garitas graban los coches que entran y salen y sus grabaciones son entregadas a la Policía cuando son requeridas. Ahora falta que Ayuntamiento y Delegación del Gobierno den su visto bueno para poner en las calles de la urbanización «las cámaras que sean necesarias», según incide la presidenta de la entidad.

Aguado remarcó, asimismo, que los vigilantes de seguridad son un apoyo a las fuerzas policiales. «Si la Policía no tiene presencia o esta es escasa, los vigilantes no pueden sustituirla», incidió. Subrayó también que los vigilantes están en permanente comunicación con la Policía, a la que transmiten cualquier comportamiento sospechoso que ven.

En un comunicado, la entidad informó de que recientemente fueron detenidos tres presuntos delincuentes en la urbanización «gracias a la rápida reacción de un portero y a la colaboración ciudadana».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos