Clases a domicilio para las menores que están gestando

En la mayor parte de los casos, cuando una menor de edad se queda embarazada todavía está cursando Educación Secundaria Obligatoria o Bachiller, por lo que la Consejería de Educación cuentan con protocolos para garantizar que la futura madre, si decide no interrumpir el embarazo, pueda compaginar la gestación con los estudios. «Los equipos de orientación de los centros educativos prestan sus servicios a las alumnas gestantes con el objetivo de que no abandonen el sistema educativo y que finalicen sus estudios», subrayaron ayer fuentes de la Consejería. «En caso de que el embarazo obligue a la hospitalización o reposo de la alumna, se la atiende a través de apoyo domiciliario», aclararon. En algunas ocasiones, las menores logran ocultar en casa durante unas semanas la noticia del embarazo, pero, si en el aula trasciende, los profesores están obligados a comunicárselo a los padres. «Los docentes o equipos directivos que detecten que una menor podría estar embarazada deben recurrir directamente a la familia y, si se trata de una que pueda estar en riesgo de exclusión social, se debe poner en marcha el protocolo acordado con otras administraciones: Servicios Sociales, Fiscalía y Fuerzas y Cuerpos de Seguridad, entre otros».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos