Los visitantes podrán pisar el yacimiento de San Esteban a partir de la primavera

Imagen del yacimiento de San Esteban tomada ayer./Juan Carlos Caval / AGM
Imagen del yacimiento de San Esteban tomada ayer. / Juan Carlos Caval / AGM

Será posible recorrer la trama urbana de la Murcia medieval, con las principales calles, el oratorio, la maqbara y las casas

María José Montesinos
MARÍA JOSÉ MONTESINOSMurcia

Será un recorrido por la Murcia medieval de los siglos XI, XII y XIII pero en pleno siglo XXI. A partir de la próxima primavera, quienes así lo deseen podrán entrar en el yacimiento de San Esteban y pasear por su entramado urbano y ver distintos espacios de interés como el oratorio, la maqbara o cementerio, el funduc o posible fonda y diversas viviendas para conocer las diferencias sociales y la evolución urbana en una ciudad medieval andalusí. Estas visitas coincidirán en el tiempo con el plan de recuperación del yacimiento, por lo que se podrá ver 'in situ' cómo trabajan los arqueólogos.

El alcalde, José Ballesta, y el concejal de Fomento, Roque Ortiz, anunciaron ayer que tal y como acordó en la reunión el Comité de Expertos, antes de iniciar las propuestas del Plan Director, se llevará a cabo la fase cero, gracias a la cual el próximo año, previsiblemente en primavera, y en colaboración con expertos de la Universidad de Murcia, comenzarán las actuaciones de los arqueólogos, a la vez que se presenta el arrabal a los visitantes.

La primera actuación será la adecuación de las calles del entramado urbano medieval para facilitar el paso de los visitantes y los trabajos del equipo multidisciplinar. También será necesario instalar un alumbrado suave que permita su diferenciación y notoriedad en horario nocturno.

Está prevista la exhumación de algunos enterramientos para su estudio antropológico

El arquitecto Juan Carlos Cartagena, en representación de la UTE San Esteban, que es la encargada de llevar a cabo el Plan Director, incidió ayer en tres aspectos importantes: «No se va a enterrar nada de lo que ya está destapado; todo el yacimiento seguirá siendo estudiado hasta el final y habrá una cobertura de ese yacimiento, que se utilizará como plaza, con ajardinamiento y punto de encuentro».

Lo primero que se han planteado los expertos es en qué partes se divide el yacimiento, lo que va a condicionar cómo se puede hacer la cubierta del mismo, ya que tiene que permitir el paso de la luz y el aire, a la vez que invite al público a visitarlo. Para ello, la nueva plaza que surgirá de la cobertura que dará protección al yacimiento, estará levantada en algunos de sus puntos para permitir la visualización de los restos arqueológicos. La bajada a la cota bajo rasante se hará mediante una rampa escalonada, situada probablemente en la esquina más próxima a la plaza de la Fuensanta.

La propuesta del Plan Director establece tres áreas de actuación: reserva arqueológica -actualmente se encuentra menos excavada y será preservada para trabajar en ella en los próximos veinte años-; reserva expositiva -con restos arqueológicos que no van a ser exhumados a medio plazo, pero sí conservados- y la zona de exposición -con restos arqueológicos que van a ser excavados y cuyos trabajos estarán a la vista del público que comience a visitar el yacimiento la próxima primavera-».

La arqueóloga municipal, Carmen Martínez Salvador, explicó los detalles de los trabajos a corto plazo, la llamada fase cero. «Lo que queremos hacer es, antes de la cobertura de la plaza, realizar una pequeña investigación del yacimiento, comenzando por el entramado urbano del siglo XIII que, además, nos va servir para dirigir y orientar la visita de los ciudadanos. Aprovecharemos la ocasión porque no hay todavía esa cobertura que sí habrá más adelante, y se puede visualizar mejor».

En colaboración con la UMU

Para ello, la arqueóloga adelantó que se van a utilizar grandes piezas de loseta que se marcarán con color para indicar que se trata de la trama urbana y, a la vez, para que permita facilitar el desplazamiento de los visitantes. A continuación, se actuará sobre distintas unidades residenciales y arquitectónicas del yacimiento, como la maqbara, espacio de enterramiento con un marcado carácter religioso y tribal. Está prevista la exhumación a modo de muestrario de algunos de estos enterramientos para su estudio antropológico. También se podrán visitar el oratorio y algunas dependencias de ámbito doméstico (viviendas), así como lo que fueron tiendas y espacios artesanales para que el visitante tenga una visión de la vida cotidiana de una ciudad andalusí. Respecto al cementerio, la arqueóloga indicó que «queremos investigar para saber la cronología exacta de los enterramientos de cara a la posterior musealización de todo el conjunto y para que nos aclare algunos puntos que han quedado por definir».

La arqueóloga añadió que «la forma para darle cuerpo a esta investigación será a través de un convenio con la Universidad de Murcia, ya que el rigor exige contar con un equipo multidisciplinar formado no solo por restauradores y arqueólogos, sino también por otro tipo de investigadores como antropólogos y botánicos, para que nos digan como fue el ajardinamiento de los patios de las casas. También se llevarán a cabo estudios de carácter histórico, faunístico, edafológico, ceramológico, mineralógicos y cualquier otro aspecto susceptible de ser investigado».

Para la realización de este proyecto se han tomado como referencias la plaza del Rey de Barcelona, la plaza de la Encarnación de Sevilla, el museo del Foro de Caesaraugusta de la plaza de La Seo en Zaragoza, el proyecto 'la Cuenca Subterránea' y el Museo Arqueológico de la Almoina en Valencia.

Los próximos pasos del Plan Director son tramitar y aprobar el Plan Especial del Bien de Interés Cultural (BIC), que tendrá que ser expuesto públicamente, y la aprobación definitiva del Plan Director, prevista para marzo. Posteriormente, se sacará a licitación la primera fase del proyecto y la cobertura del yacimiento, que no es otra cosa que la plaza de San Esteban, con zonas verdes y pérgolas, como deseaban los vecinos.

«Habrá más zonas peatonales y Jerónimo de Roda perderá un carril»

La intervención en el yacimiento también afectará al entorno, ya que se contará con más zonas peatonales. La idea de la UTE San Esteban, de la que forman parte los arquitectos Juan Carlos Cartagena y Luis Clavel, y el ingeniero Manuel Jódar, es crear un gran eje verde desde San Esteban hasta La Seda y La Pólvora. Además, se crearán más zonas peatonales y, de hecho, está previsto que la calle Jerónimo de Roda, que ahora cuenta con dos carriles en el mismo sentido, pierda uno para los coches, ganando más espacio para pasear y para colocar más arbolado, como se hizo en la avenida de la Libertad. También el callejón de Burruezo quedará con un solo carril de subida, y de bajada solo se permitirá el paso para la zona de aparcamientos y carga y descarga. En la zona de ajardinamiento se colocarán pérgolas y el aparcamiento del palacio de San Esteban se traslada y no tendrá rejas.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos