Luz verde a la ordenanza que elimina las fianzas 'sine die' para solicitar nuevos vados

Solo habrá que pagar cuando haya que realizar trabajos de adecuación de acera o bordillo, y el Ayuntamiento devolverá el dinero en seis meses

María José Montesinos
MARÍA JOSÉ MONTESINOSMurcia

Era un compromiso adquirido en el Pleno entre el equipo de gobierno del PP y la oposición, y este viernes la Junta de Gobierno dio luz verde a la nueva ordenanza municipal reguladora de vados, que ofrecerá una mayor agilidad en los trámites y eliminará las fianzas 'sine die'.

El nuevo articulado, elaborado por la Concejalía de Modernización de la Administración y Calidad Urbana, que dirige José Guillén, será expuesto en el Portal de la Transparencia para que los murcianos puedan presentar sugerencias. De esta forma, además, se actualiza el procedimiento administrativo conforme a la legislación estatal, ya que la vigente es de 1980, y se produjeron, desde entonces, notables cambios normativos.

La novedad más significativa es que ya no será necesario prestar una fianza como requisito previo. Hasta ahora, las cantidades oscilaban entre 600 y 4.000 euros, según el número de coches que tenían cabida en el garaje. Pero lo más gravoso es que el Ayuntamiento no devolvía el importe de la fianza. Ese dinero que aportaban los ciudadanos quedaba depositado en las arcas municipales con un fin concreto, que era tener una garantía en el caso de que hubiera que devolver la acera -rebajada por el vado- a su estado original.

Hay 702 tramitaciones en curso a cuyos titulares se les devolverá el dinero adelantado si no tienen que hacer obras

La nueva normativa establece que solo en los casos en los que para obtener un vado sea necesario realizar obras de adecuación de acera o bordillo, habría que pagar fianza como garantía, que será devuelta -ahora sí, con un plazo concreto- transcurridos seis meses desde su ejecución. En los casos en que el rebaje de acera o adecuación del bordillo ya exista, no será necesario prestar garantía.

Aquellos procedimientos iniciados para la obtención de un vado que en el momento de la entrada en vigor de la ordenanza se encuentren en tramitación, serán resueltos con arreglo al nuevo marco normativo, ya que resulta más favorable en todo su articulado que la que quedaría derogada de 1980.

En estos momentos hay 702 procedimientos en curso, por lo que a los titulares que solicitaron el vado y pagaron la fianza, se les devolverá el dinero si no tienen que realizar obra en la acera.

Otra de las novedades de la nueva ordenanza es el cambio de titularidad, que será más ágil, ya que se realizará mediante declaración responsable cumpliendo unos requisitos mínimos para acceder a ello.

El vado deberá estar perfectamente identificado mediante señalización horizontal y vertical. La falta de señales o su disconformidad con las directrices técnicas, impedirá a su titular el ejercicio del aprovechamiento, sin perjuicio de las responsabilidades a que hubiera lugar.

La señalización vertical del vado se realizará mediante placas, y deberá indicar el número de vado, horario, metros de ocupación autorizados y periodo de vigencia. La placa deberá incluir el código QR que permita el acceso a la información que el Ayuntamiento determine contenida en la autorización.

El permiso municipal no genera para su titular ni para terceros derecho a estacionar en el propio acceso de entrada o salida del inmueble y/o delante del mismo.

La ordenanza tipifica las infracciones en leves, graves y muy graves. Entre estas últimas se hallan las de efectuar el aprovechamiento del dominio público sin la preceptiva autorización municipal, colocar placas identificativas del vado distintas al modelo aprobado por el Ayuntamiento y toda clase de pinturas, rótulos, señales o sugerencias de cualquier tipo que, sin responder a una autorización de vado, traten de sustituir o conducir a error sobre la misma. También el exceso de la ocupación de la vía pública, en una proporción superior a u n 60%.

Por la comisión de infracciones leves -por ejemplo, la deficiente estado de mantenimiento de la señalización horizontal y vertical del vado- se establecen multas de entre 150 y 750 euros.

Y por las infracciones graves -estacionamiento de vehículos durante las horas de vigencia del vado o delante del mismo- entre 751 y 1.500 euros y las muy graves llegan hasta 3.000 euros.

Fotos

Vídeos