«Venimos como civiles, no como catalanes o independentistas»

Concentración en el paso a nivel de Santiago el Mayor. / Alfonso Durán / AGM

La concentración pro soterramiento en Murcia transcurre de forma pacífica y sin símbolos ni proclamas soberanistas

SERGIO NAVARRO / AGENCIASMURCIA

Cerca de trescientas personas se concentran desde las siete de la tarde en la plaza Manuel Susarte de Murcia, entre las que se encuentra un nutrido grupo de manifestantes procedentes de otras comunidades autónomas como Cataluña, Andalucía, Aragón, Madrid y Valencia, que este sábado se han desplazado a la capital de la Región en apoyo a las protestas ciudadanas en pro del soterramiento del AVE. La concentración ha comenzado de forma pacífica y sin que se hayan mostrado símbolos ni escuchado proclamas del soberanismo catalán.

Yolanda Almirall, la promotora del viaje de apoyo a los vecinos de las vías, aseguró en el discurso de bienvenida que «los catalanes no venimos a Murcia a defender nuestra causa, eso lo hacemos en nuestra casa». Y aseguró que el grupo ha sido criticado en Cataluña por no traer sus signos independentistas. Tras lo que los asistentes corearon en castellano y en catalán «las calles serán siempre nuestras». A continuación intervino el sacerdote y activista Joaquín Sánchez, que insistió en que «el AVE va a pasar en superficie y no queremos una Murcia dividida».

Cerca de trescientas personas se concentran desde las siete de la tarde en la plaza Manuel Susarte de Murcia, entre las que se encuentra un nutrido grupo de manifestantes procedentes de otras comunidades autónomas como Cataluña, Andalucía, Aragón, Madrid y Valencia, que este sábado se han desplazado a la capital de la Región en apoyo a las protestas ciudadanas en pro del soterramiento del AVE. La concentración ha comenzado de forma pacífica y sin que se hayan mostrado símbolos ni escuchado proclamas del soberanismo catalán.

Yolanda Almirall, la promotora del viaje de apoyo a los vecinos de las vías, aseguró en el discurso de bienvenida que «los catalanes no venimos a Murcia a defender nuestra causa, eso lo hacemos en nuestra casa». Y aseguró que el grupo ha sido criticado en Cataluña por no traer sus signos independentistas. Tras lo que los asistentes corearon en castellano y en catalán «las calles serán siempre nuestras». A continuación intervino el sacerdote y activista Joaquín Sánchez, que insistió en que «el AVE va a pasar en superficie y no queremos una Murcia dividida».

Antonio Baños, cabeza de lista de la CUP en las elecciones catalanas de 2015 y actual miembro de la plataforma Súmate, que también se ha desplazado a Murcia, dijo que «todo el mundo tiene que venir aquí a aprender y a escuchar a los vecinos y ver cómo se consigue mantener una protesta durante 200 días».

Baños afirmó que «hemos venido gente de adscripción diversa. Venimos como civiles, no como catalanes o independentistas».

Andrés Campoy, portavoz de los vecinos de Santiago el Mayor, ha agradecido la presencia de ciudadanos de otras regiones en esta protesta, y ha insistido en que la Plataforma Pro Soterramiento es un grupo apolítico, movido por la «desesperación» de unos vecinos que no quieren ver su barrio convertido en un gueto.

En la plaza también conectaron por videoconferencia con Ana Jiménez, la conocida como 'abuela del soterramiento', que no ha podido asistir por enfermedad. Jiménez agradeció el viaje «desde lo más profundo del corazón» a todos los asistentes procedentes de otras comunidades y criticó al delegado del Gobierno, Francisco Bernabé: «Nos tiene amedrentados a base de multas; somos gente pacífica y nos están multando sin razón».

Entre los asistentes se repartieron carteles con la proclama «unidad contra la represión». Unos 90 agentes antidisturbios blindan Santiago El Mayor, donde continúa la protesta.

Allí se han desplegado dos pancartas con el mensaje «bienvenidos, Murcia nos une» y se realizan cánticos que piden la dimisión del delegado del Gobierno.

El portavoz de la Plataforma Pro Soterramiento, Joaquín Contreras, mostró su satisfacción al «comprobar que las expectativas de algunos de que aquí iba a venir la izquierda radical han quedado bastante diluidas» y agradeció que sea «un acto de la sociedad civil, sin que se aproveche ningún partido».

El ambiente junto a las vías es de fiesta, con música en directo de los Viakingos y varias mesas con comida para los asistentes.

Trini López, vecina de las vías, leyó un manifiesto junto al paso a nivel «Hoy es un día que hará historia, en el que no hay ni catalanes, ni gallegos, ni murcianos, sino que todos somos hermanos con una causa común, luchar contra los que sufren injusticias», aseguró.

Y señaló que «todas estas obras se están haciendo para que el Gobierno regional y el ministro de Fomento se puedan hacer una foto antes de las elecciones».

Durante la lectura defendió que «las causas si son justas, se pelean con dignidad y honor», por lo que no les van a «amedrentar las multas del delegado de del Gobierno».

Por último, concluyó diciendo que «desde el corazón, se pueden tender puentes que destruyen muros».

Mañana los ciudadanos provenientes de otras comunidades y los vecinos de las vías llevarán a cabo un desayuno conjunto con migas, calçots y un variado repertorio gastronómico de Cataluña y Murcia.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos