«¡Valentín, baja ya!»

Valentín, ayer, en lo alto del imafronte, hablando a voces con la intérprete. / Javier Carrión / AGM
Valentín, ayer, en lo alto del imafronte, hablando a voces con la intérprete. / Javier Carrión / AGM

Antonio Botías
ANTONIO BOTÍASMurcia

Solo quería llamar la atención. Y lo logró a grito pelado. Durante dos horas. Además de movilizar con su ocurrencia a varias dotaciones de la Policía Local y Nacional, un camión de bomberos y una ambulancia, junto a decenas de curiosos que escucharon cómo Valentín Constantinescu, rumano, de 35 años, amenazaba con lanzarse desde lo alto del imafronte de la Catedral si no le devolvían un dinero supuestamente robado por su abogada, Verónica Eni. Eso se supo cuando otro rumano, que pasaba por allí, hizo de traductor improvisado. La Policía desalojó la plaza como medida de precaución.

Como la letrada aclaró a pie de plaza -pues los agentes fueron a buscarla-, Valentín sufrió el año pasado un accidente de tráfico en Castellón. «Recibió 9.000 euros y se marchó a Rumania. Ahora vuelve y exige más, pero el caso aún no se ha aclarado», advertía la joven.

Valentín, en cambio, a lo suyo. Que era, a grito pelado desde las alturas, exigir 2.700 euros para bajarse, mientras, cigarrillo va y cigarrillo viene, se aferraba al hierro que sujeta la estatua de San Liciniano, quien fuera arzobispo de Cartagena hace milenio y medio y que ayer recobró una inesperada actualidad. Finalmente, un funcionario del Ayuntamiento de Murcia aportó el dinero y el negociador se lo mostró. Solo era un señuelo.

Dos horas después de haberse encaramado al imafronte, trepando por las fachadas más bajas del templo, Valentín descendió. Ni cinco minutos tardó en bajar. Ni cinco minutos tardó la Policía en recuperar el dinero. Apenas disfrutó de su botín el tiempo que tardaron en detenerlo y subirlo en una ambulancia. Fuentes municipales advirtieron de que tenía presuntamente problemas psíquicos.

El obispo Lorca Planes, que tenía previsto acudir al acto de apertura del curso de la UCAM, tuvo que retrasar su llegada hasta que se produjo el desenlace.

Fotos

Vídeos