La unificación de tarifas en el transporte sigue sin llegar pese a la promesa electoral

La información de los buses de las dos concesionarias tampoco se ha integrado en una sola, tal y como anunció el Gobierno local./Vicente Vicéns / AGM
La información de los buses de las dos concesionarias tampoco se ha integrado en una sola, tal y como anunció el Gobierno local. / Vicente Vicéns / AGM

Un informe de LAT para la Administración valora en 2 millones el déficit a cubrir si el billete sencillo fuera de 1,05 euros tanto en barrios como en pedanías

Manuel Madrid
MANUEL MADRIDMurcia

El transporte por autobús no es precisamente la niña bonita de este mandato político. Ni la Comunidad Autónoma ni el Ayuntamiento parecen mostrar interés en bailar con ella. Las políticas de fomento del autobús están estancadas por parte de las dos administraciones competentes, que solo se han puesto de acuerdo para poner en marcha una ruta de bus por la Costera Sur que conecta con la ciudad sanitaria de La Arrixaca, y que financia en su mayor parte el Consistorio, pese a que es la Comunidad la titular de la línea. Sigue sin producirse la reclamada unificación tarifaria (el billete sencillo en la ciudad cuesta 1,05 euros; el billete sencillo en pedanías, 1,85 euros), no hay planes de coordinación (la mesa del transporte solo se ha reunido dos veces desde su fundación) y las peticiones de mejoras y recuperación de servicios suprimidos como consecuencia de la crisis parecen apilarse sobre la mesa. Lo mismo sucede con el bus nocturno, que desapareció hace casi un año ante la falta de entendimiento sobre la financiación. A todo esto, a solo un mes de que concluya el ejercicio 2017, todavía se desconoce el fin al que se destinará el millón de euros que Ciudadanos planteó como enmienda a los presupuestos de la Comunidad.

El concejal de Fomento, Roque Ortiz, asegura a esta Redacción que se están dando pasos en la dirección de mejorar la coordinación entre administraciones. Esta semana está previsto que se produzca una reunión preparatoria de la próxima Mesa del Transporte y hay conversaciones para acercar posturas sobre la tarifa única. De hecho, se ha solicitado a LAT, como titular de la concesión de los autobuses interurbanos, que aporte un estudio de cada línea para conocer sus déficits, el número de viajeros y las potenciales mejoras.

Comunidad y Consistorio valoran mejorar las rutas 1, 7, 26, 28, 29, 30 y 91, con un coste de 1,3 millones

Pese al mutismo de los políticos del Ayuntamiento y de la Comunidad, fuentes consultadas por 'La Verdad' confirman que ese informe encargado a LAT tiene como premisas la creación de las mismas tarifas de billetes ordinarios y bonos para el casco urbano de Murcia y pedanías, considerando como referencia las tarifas actuales de Transportes de Murcia (los 'coloraos') y del Tranvía de Murcia para las líneas de pedanías.

El déficit de la unificación, con los precios aplicados en 2016 y los ingresos que se obtendrían con las nuevas tarifas, sería de 2 millones de euros anuales si el precio del billete sencillo fuera de 1,05 euros tanto en el casco urbano como en pedanías. El déficit sería de 1,4 millones si el billete sencillo urbano se mantuviera en 1,05 euros y el de pedanías bajara de los 1,85 actuales a 1,40. En ambos casos, para los bonos se tendrían en cuenta las referencias actuales de los 'coloraos' y el tranvía, siendo 0,70 euros por viaje en el caso del transbordo general (Tricolor general) y 0,50 para el transbordo estudiantes (Tricolor estudiantes). Este estudio es el que tienen sobre la mesa las dos administraciones, así como las mejoras en siete líneas de pedanías (1, 7, 26, 28, 29, 30 y 91), que representan un déficit de 1,3 millones.

Poco, o nada, se ha avanzado en la tramitación de la transferencia de competencias que ha reclamado el Ayuntamiento a la Comunidad sobre dichos servicios, tras la aprobación en el Pleno por unanimidad de la Corporación, ya que dicha medida está supeditada, según Ortiz, a las conclusiones del Plan Director que está redactando la Consejería de Fomento, y que estaba contemplado en la nueva Ley de Transportes que entró en vigor en 2015. Dicho trasvase deberá hacerse asegurando desde la Asamblea la correspondiente transferencia de partidas presupuestarias.

Dos años y medio después de la toma de posesión de Ballesta como alcalde, poco ha cambiado en el panorama del transporte urbano. Es más, se han ignorado las recomendaciones del Plan de Movilidad, que recoge como una necesidad perentoria la promoción de la unificación tarifaria entre los distintos modos de transporte (bus urbano, bus interurbano y tranvía). El reequilibrio económico de las concesiones es otro frente al que la Administración no mira, al menos en el caso del tranvía, pese a los intentos de la empresa de hacer rentable la concesión prolongando su trazado hasta El Carmen para completar la expansión de la primera fase. Para ello, la respuesta del Gobierno del alcalde Ballesta es clara: no en este mandato.

La Comunidad Autónoma, preguntada por las inversiones realizadas este año y por las mejoras que prevé realizar, respondió, a través de un portavoz, que hay planteadas una serie de actuaciones en algunas líneas del área metropolitana que necesitan ser consensuadas con el Ayuntamiento para darle tramitación. Sin entrar en detalles, pese a la insistencia de esta Redacción, la Consejería de Pedro Rivera responde que están estudiando mejoras -sin especificar cuáles- tanto en las frecuencias como en los horarios de las líneas con demanda y su valoración económica.

Ni siquiera el Partido Popular reconoce sus propias promesas electorales, como, por ejemplo, la gratuidad del transporte público para menores de 6 años, anuncio que recoge el programa electoral, que preveía establecer bonificaciones en la tarifa para personas con discapacidad y desempleados de larga duración, que se sumarían a las que ya disfrutan jubilados, pensionistas, estudiantes y familias numerosas. Al menos ese fue el anuncio que se realizó en plena campaña electoral.

Más

Fotos

Vídeos