«Con tres hijos y 200 euros 'pa' comer, dime tú»

El edil Alzamora lleva a Beatriz a la casa del Barrio del Progreso en la que vive sin pagar el alquiler desde hace un año./NACHO GARCÍA / AGM
El edil Alzamora lleva a Beatriz a la casa del Barrio del Progreso en la que vive sin pagar el alquiler desde hace un año. / NACHO GARCÍA / AGM

Beatriz Zamora tiene 31 años y fue desahuciada por no pagar el alquiler del piso, aunque volvió a ocuparlo; hace un mes que pidió una ayuda de emergencia que no llega

Manuel Madrid
MANUEL MADRIDMurcia

Beatriz hace tiempo que no paga el alquiler. Vive en un primero de la calle Azahar del Barrio del Progreso con sus tres hijos (11, 9 y 7 años) desde hace cuatro años, y apenas tiene ingresos para mantenerlos. Solo recibe una pensión de manutención del padre del niño pequeño. Trabajaba de camarera, hasta que tuvo un accidente doméstico. Estaba fregando el pasillo de su casa, había corriente y la puerta se cerró parándola con el pie derecho, rompiéndose el tendón de Aquiles, del que fue operada el pasado mes. Por eso está convaleciente y va en silla de ruedas con catorce grapas debajo de la venda. Debe «muchos» recibos de la luz y del agua, y ha solicitado al Consistorio una ayuda de emergencia social que todavía está en fase de valoración.

Con 31 años, quiere enderezar su vida y la de sus hijos, pero admite que las circunstancias la vencen y que está saliendo adelante como puede. Por el impago del alquiler fue desahuciada en noviembre: «Me encontré que habían cambiado la cerradura, pero yo volví a abrir la puerta al día siguiente porque no sabía donde meter a mis hijos. Cuando la dueña se enteró estuve hablando con ella, que vive en Barcelona, y me dio unos meses más de margen, «pero sus hijos le dijeron que me denunciara, que era lo normal». «Tres críos y 200 euros 'pa' comer, dime tú», pregunta, con unas ojeras de no dormir. «Siempre he estado trabajando cuando he podido, y ahora no puedo apoyar el pie en varias semanas».

«La casera se ha portado de maravilla conmigo encima de que no le pago; tiene el cielo ganado»

Deudas de luz y agua

Beatriz se queja de que en febrero solicitó una vivienda social y le dijeron en ese momento que no había disponibilidad. También ha solicitado el subsidio de 430 euros por ayuda familiar, pero tampoco tiene noticias. «La trabajadora social vino a mi casa después de darme el alta en el hospital y me aseguraron el 11 de mayo que la ayuda de emergencia tardaría unos 20 días, pero todavía estoy esperando. Se me rompió la lavadora y cómo voy a comprar una si no tengo ni para comer. Me han solucionado la escuela de verano para mis hijos en julio. Y tengo ayudas de material escolar. Pero nada más. Me dijeron que hay oenegés que me ayudan a tramitar ayudas antes de tiempo porque a veces tardan hasta seis meses en recibirla, pero debo un montón de recibos de luz y agua y lo que me den será para pagar eso».

Beatriz reconoce que está deseando dejar el piso del Progreso. Pagaba un alquiler de 360 euros. «Mi madre está en Alicante. Si necesito dinero me da 20 euros para comer, y si trabajo me echa una mano con los críos. Mi padre está mal de los pulmones y en el hospital. Yo quiero desalojar la casa, porque no estoy tranquila. La casera se ha portado de maravilla conmigo, encima de que no le pago, tiene el cielo ganado. Alguna solución debe haber para mi caso», confía.

Más información

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos