Más tajada para los centros comerciales

Una dependienta coloca el nuevo precio sobre una maniquí del escaparate de una tienda de moda. / Guillermo Carrión / AGM

Thader y Nueva Condomina salen mejor parados en el primer balance de las ventas por las rebajas de verano. Los pequeños locales mantienen los resultados de la anterior campaña y confían en mejorar resultados en el último tramo de la temporada

MINERVA PIÑEROMURCIA

El adelanto de las rebajas de verano para evitar las aglomeraciones, captar más clientela antes de las vacaciones y generar más ingresos han tenido un efecto desigual según el tipo de establecimiento. Mientras que los pequeños comercios aseguran no haber notado diferencia alguna, los centros comerciales sí han podido sacar más tajada a esta medidas.

«Ha sido un resultado positivo; esos días de adelanto vinieron bien, por ejemplo, para las grandes cadenas de ropa, que lanzaron sus campañas de rebajas antes», explica Carmen Munuera, responsable del departamento de marketing del Thader. En Nueva Condomina, este periodo se adelantó incluso a la segunda quincena de junio en algunos de sus establecimientos.

ASÍ LO VEN

Elvira García, encargada de Coosy
«El mes de julio fue muy bueno, aunque en la segunda quincena se notó que la gente se iba a las playas por el calor»
Isabela Jiménez, encargada de Trucco
«No cerramos en agosto, solo los sábados por la tarde porque el centro se queda vacío. La afluencia de clientes baja bastante»
Luz Galián, supervisora de Queens
«Las rebajas han sido bastante favorables, hemos superado los objetivos en un tanto por ciento que esperábamos»
Antonio Martínez, encargado de Toof for you
«Va bajando un poco la clientela, pero las primeras semanas de julio fueron bien. El día fuerte de la semana es el lunes»
María José, Poveda Modas Poveda
«Normalmente tenemos descuentos en la ropa de hasta el 50%. En agosto, seguramente cerraremos una semana o diez días»
Jimena Parra Jimena Parra Calzados
«A partir del viernes se nota que la gente se va a las playas. La tienda permanecerá abierta durante todo agosto»
Pastora Martínez, Antonio González Tejidos
«Más o menos está yendo igual que el año pasado. Viene gente de los pueblos a la capital a realizar sus compras»
Jesús Pérez, trabajador en M53
«En comparación con el año pasado, las ventas han ido un poco mejor. De lunes a jueves es cuando más gente viene a comprar»

El pequeño comercio no ha tenido la misma suerte. En su caso, las ventas se han mantenido al mismo nivel que el año pasado y la medida no les ha provocado ni más beneficios ni más pérdidas que en la campaña anterior. El problema radica en otro tipo de cuestión: la existencia de descuentos y promociones a lo largo de todo el año, un hecho que dificulta cada vez más las rebajas de las tiendas situadas en la ciudad.

Ropa y complementos se mantienen como los artículos más demandados

Las grandes cadenas ya hablan de una reactivación del consumo gracias a la mejora de la economía

La presidenta de la Asociación de Platería y Trapería, Marisa Cano, defiende que las auténticas rebajas son las que ofrecen los pequeños establecimientos: «La gente está acostumbrada a comprar todo con descuentos. Para mí, las verdaderas rebajas son las de los pequeños comercios porque nadie trae productos específicos para este periodo», señala. Basándose en su experiencia personal, Minuca Carreño, dueña de Titis Clothing, comenta que «las rebajas se diluyen con el resto de periodos porque hay muchas promociones durante mucho tiempo. Esto va siendo la tónica y, por eso, la gente ya no se impacta».

Descuentos del 50% al 70%

No solo las fechas de las rebajas puede marcar la diferencia entre las grandes cadenas y los pequeños establecimientos; también el porcentaje de descuento que ofrecen. Mientras que en las tiendas de moda de los centros comerciales han llegado hasta el 70%, según Carmen Munuera, de Thader, y Luis Fernández, encargado del gabinete de prensa de Nueva Condomina, la mayoría de los comercios del centro de la ciudad han decidido mantener el límite en el 50% de descuento.

Al porcentaje rebajado se suma otro punto de inflexión entre ambos tipos de venta: los días de la semana. Después de pasar el fin de semana en la playa, la afluencia en las tiendas céntricas es mayor de lunes a jueves. Especialmente, el primer día de la semana. Los centros comerciales, siguiendo la tendencia de todo el año, concentran mayor volumen de compras los sábados y domingos, aunque durante el periodo vacacional la diferencia con el resto de la semana disminuye. Su público principal suele ser gente de edad media que busca disfrutar de una jornada de ocio y compras. El único punto de encuentro que comparten los grandes almacenes y los pequeños comercios radica en los productos, ya que los más demandados son los textiles. Concretamente, artículos de vestir para la temporada veraniega, según Marisa Cano, y, en segundo lugar, los complementos.

En comparación con las rebajas de julio del pasado año, tanto Nueva Condomina como Thader han experimentado un crecimiento en sus ingresos por la reactivación del consumo, gracias a la mejora de la economía, y, en el caso particular del primero, también por el asentamiento de nuevos locales y la mejora en imagen en tiendas ya existentes, aclara su gabinete de prensa.

Las sensaciones en los negocios de la ciudad son bastante diferentes: «No tenemos datos aún, pero de momento está siendo peor este periodo respecto al año pasado», expresa Santiago Vera, presidente de la Asociación de Comerciantes de Murcia.

Este mes de agosto, aunque las playas se conviertan en el refugio de los murcianos y el sol abrase las calles, ni los pequeños comercios ni los centros comerciales descansarán. De hecho, confían en el último empujón que dará la unión de las rebajas finales con la nueva temporada y la vuelta al cole.

Este año, las clases en los colegios comenzarán el 5 de septiembre en algunos municipios de la Región y las familias adelantarán las compras de los más pequeños a las últimas semanas de este mes. En Nueva Condomina, los consumidores incluso podrán divertirse probando atracciones de realidad virtual.

Las reclamaciones de los clientes descienden un 26%

«Si no me está bien, ¿puedo devolver esta camiseta?» «¿Se puede recuperar el dinero en rebajas?». Junto a estas preguntas, otras dudas vienen a la cabeza cada vez que se realiza una compra. Especialmente, durante los periodos de descuentos, épocas en las que los consumidores están más pendientes que nunca de las condiciones de devolución. Tanto es así que la Unión de Consumidores ha registrado, aproximadamente, un 26% menos de quejas, reclamaciones y denuncias durante la tercera fase de rebajas de julio respecto al año anterior. El descenso se debe al conocimiento de la ley por parte del comprador, según Pedro Valera, presidente de la asociación. Sin embargo, aunque los clientes estén cada vez más interesados en conocer sus derechos, Roberto Barceló, presidente de Consumur, prefiere recordar las principales normas que deben tenerse en mente de cara a la segundas rebajas de agosto. «Uno de los puntos importantes es el etiquetado de los productos. Al lado del precio anterior tiene que aparecer el precio rebajado para que la persona pueda valorar su compra. Además, los ciudadanos deben preguntar por la política que cada comercio tiene de las devoluciones en estas fechas. En la caja, en el tique o en la factura, las tiendas lo tienen que explicar y, si un producto es defectuoso, deben devolver el dinero o cambiarlo por uno igual», aclara Barceló.

Asimismo, los escaparates que anuncian descuentos no existentes en el interior de los comercios para llamar la atención de los viandantes (considerados publicidad engañosa) y la oferta de productos que no han estado a la venta previamente al periodo de rebajas, son otros tipos de fraude con los que el cliente debe mantenerse alerta.

La ropa, los cosméticos, los viajes combinados y el alquiler de apartamentos por internet son los productos más problemáticos, según la Asociación Murciana de Consumidores y Usuarios.

Fotos

Vídeos