Los sondeos evidencian la buena salud de la estructura del Puente Viejo

Una de las imágenes reales en 3D obtenidas durante las últimas semanas del Puente Viejo. Los colores determinan la distinta densidad de los materiales y los huecos. A la izquierda, la bóveda oculta.
Una de las imágenes reales en 3D obtenidas durante las últimas semanas del Puente Viejo. Los colores determinan la distinta densidad de los materiales y los huecos. A la izquierda, la bóveda oculta. / Ayto.

Fomento cortará el tráfico las noches de hoy, mañana y pasado para realizar tres prospecciones que completen los informes

ANTONIO BOTÍASMurcia

Sus piedras solo aguantan una tercera parte de la presión que podrían soportar. Y no es un mal dato si se tiene en cuenta que la estructura se terminó en 1740. Este es uno de los resultados de los análisis y sondeos que desde enero de 2016 se están llevando a cabo en el Puente Viejo y que concluyen la próxima semana. Los expertos garantizan que su «capacidad estructural es notable» y su nivel de seguridad alto.

El concejal de Fomento de Murcia, Roque Ortiz, presentó ayer los resultados en una rueda de prensa donde estuvo acompañado por el ingeniero municipal, Juan Antonio Blanco; el responsable de los estudios, Roque Murcia, y el técnico especialista en análisis 3D y de georradar Antonio Espín.

Lo realizado
Una maqueta digital completa en tres dimensiones, con una precisión de 1 milímetro, para navegar interactivamente por toda la infraestructura.
Lo que se va a hacer
Tres sondeos (cimientos de la tercera bóveda y pila del puente) con una profundidad de entre 10 y 15 metros.
Por último
Abordar la recuperación de sillares y ornatos.

Los sondeos arrancaron hace un año y medio para establecer el estado del puente, también conocido como el de los Peligros por la imagen que adorna la contigua hornacina y que fue colocada allí en 1742. Antes, en 1718, arrancaron los trabajos de la infraestructura, si bien no fue hasta 1739 cuando el corregidor Heredia les dio el impulso definitivo.

Un pequeño desnivel en la cimentación de una tercera bóveda provocó que el asfalto se agrietara

Roque Ortiz señaló que las pruebas comenzaron con «análisis visuales» de todo el conjunto, que concluyeron que el estado superficial del puente era bueno a pesar de pequeños deterioros, si bien el Ayuntamiento decidió continuar con análisis más profundos.

Así, se acometieron diversas catas, sobre todo en la entrada y salida del viaducto, donde se habían detectado grietas en el asfalto, «sin importancia en el caso del lado colindante a la Gran Vía y más profundas a la entrada del barrio del Carmen», apuntó Murcia. Estas últimas están provocadas por un pequeño desnivel en la cimentación de una tercera bóveda, mucho más pequeña que los arcos del puente.

Esta bóveda, junto a una antecámara hoy apuntalada, se conocía desde unos años después de que la infraestructura fuera inaugurada en el siglo XVIII. Diversos autores han apuntado variadas funciones, desde paso subterráneo a almacén. Murcia se inclinó ayer por el de pasadizo para cruzar de un lado del puente a otro. Lo cierto es que con el paso de los años se tapió, si es que alguna vez estuvo abierta.

Asimismo, se llevaron a cabo otros análisis estructurales de los que se concluye que, aunque el puente presenta algunos deterioros «superficiales» en cuanto a ornamentos y sillares, «tiene seguridad más que sobrada para su uso normal». Según el técnico, el viaducto soporta en torno «a un tercio de la presión que podrían aguantar sus piedras y estructura», por lo que el mensaje es de «tranquilidad».

En cuanto a los estudios más profundos con escáner 3D y georradar, han permitido conocer al detalle toda la estructura en piedra. Y con un alto nivel de precisión, según explicó Espín. «Eso permite tener una referencia del conjunto y conocer su grado de deterioro y de todos sus elementos con gran precisión» aseguró.

En cualquier caso, esos trabajos se completarán esta semana. Para ello, el puente permanecerá cerrado al tráfico las noches de hoy martes, miércoles y jueves, de 23 a 6 horas. Se van a efectuar tres sondeos (dos en la sección vertical de los cimientos de la tercera bóveda y otro en la pila central del puente) con una profundidad de 15 metros. Tendrán el punto de arranque en la propia calzada y se efectuarán para conocer los rellenos de los senos de las bóvedas y del subsuelo sobre el que están cimentadas y del relleno de la pila central y el propio subsuelo del cimiento.

Los resultados de los sondeos permitirán un reconocimiento exhaustivo del terreno y, mediante los correspondientes ensayos de laboratorio, disponer de los parámetros geotécnicos necesarios para determinar las actuaciones precisas de consolidación o estabilización y de conservación. Para saber con precisión dónde llevar a cabo esos sondeos, los técnicos de la Concejalía de Fomento han desarrollado unas actuaciones previas que determinarán la situación del puente desde el punto de vista estructural y de los elementos que lo conforman.

El escaneo mediante tecnología láser ha permitido disponer por primera vez de una maqueta digital completa del puente en tres dimensiones, con una precisión tal que cualquier medida efectuada a partir de la misma originaría un error con relación a la medida real inferior a 1 milímetro.

Esta imagen exacta de todos los elementos del puente puede ser girada y observada en la pantalla del ordenador desde cualquier perspectiva. Asimismo, se puede navegar interactivamente a través de ella penetrando desde el exterior del puente al interior de la bóveda.

Una vez que se procesen todos los datos será el momento de establecer qué acciones se acometen para la puesta en valor del monumento. «Casi con toda seguridad, esas actuaciones se centrarán en la tercera bóveda y los mencionados desvíos en la cimentación, aunque será el próximo otoño cuando se decidan las medidas oportunas», concluyó el concejal.

Más

Temas

Murcia

Fotos

Vídeos