Siete de cada 10 alumnos de programas mixtos de empleo acaban con contrato

Alumnos y profesores de las promociones, junto a los representantes del Ayuntamiento y del SEF, ayer, durante la entrega de diplomas en el Salón de Plenos. / NACHO GARCÍA / agm
Alumnos y profesores de las promociones, junto a los representantes del Ayuntamiento y del SEF, ayer, durante la entrega de diplomas en el Salón de Plenos. / NACHO GARCÍA / agm

Las dos promociones de jóvenes y adultos reciben los diplomas de profesionalidad en hostelería y oficios

Manuel Madrid
MANUEL MADRIDMurcia

Casi siete de cada diez jóvenes que obtienen el certificado de profesionalidad acaba encontrando un empleo tras la formación, según datos facilitados ayer durante la entrega de diplomas a las últimas promociones de los programas mixtos de empleo y formación. La coordinadora pedagógica del proyecto de jóvenes, Consuelo García Abellán, detalló a 'La Verdad' que todos los años hay 40 plazas en el caso de Murcia para menores de 25 años y otras 40 aproximadamente para adultos. La mayoría son personas que en un momento dado interrumpieron su vida laboral, y por esta vía encontraron una forma de reengancharse al mercado con más solidez, con más competencias y más ganas.

«Encuentran un camino y aprenden los valores del trabajo, y el respeto hacia sí mismos y hacia los demás. Para mí esa es la mayor satisfacción», reconoce Consuelo. Estos proyectos provienen de las antiguas escuelas-taller, están subvencionados por el Servicio Regional de Empleo y Formación (SEF) y por el Ayuntamiento -las dos administraciones aportan 1,8 millones- y los alumnos-trabajadores son contratados durante un año: tres meses de formación teórica y nueve de prácticas.

Balbina, 47 años y natural de Los Dolores, recogió ayer su certificado de profesionalidad en la modalidad de Bar-Cafetería. No le faltará trabajo. No está dispuesta a olvidar las enseñanzas que le transmitieron y valora notablemente el aprendizaje en equipo. Con ella, 38 adultos -de hasta 54 años-, recogieron sus diplomas tras recibir 3.600 horas lectivas que incluyen formación teórico-práctica, prácticas profesionales remuneradas en servicios de utilidad pública e interés social y cualificación complementaria. El curso de bar y cafetería forma parte del ciclo formativo sobre gastronomía y turismo, en el que hay posibilidades de participar en cursos de cocina, y confitería y pastelería. Los participantes colaboraron en 'Murcia gastronómica', organizado por 'La Verdad', elaborando menús y degustaciones para colectivos y asociaciones, y organizando y gestionando servicios gastronómicos en eventos de interés social.

«Te forman y te pagan»

Sharon terminó Bachiller y no sabía qué hacer. «Esto era una oportunidad para mí porque además de que te forman te están pagando. La experiencia ha sido muy buena y por supuesto que la recomiendo», dice.

Iván acabó ayer su contrato de prácticas y la semana pasada tuvo entrevistas con empresarios con los que ha estado en contacto y ya ha decidido entre las ofertas recibidas. «Mi vida ha cambiado en muy poco tiempo. Es increíble, ha sido un año de cambios, muy intensivo, con muchas normas. Llega un fin de semana y tienes que hacer cosas, ya no puedo estar parado. Antes todo me daba igual, me descuidé físicamente. Ahora tengo una motivación, entiendo el mundo laboral y no quiero pasarme la vida en la cama. Hoy soy una persona que se come el mundo. Entre los compañeros hemos creado una familia, hemos conocido a mucha gente. Hay muchos que antes no tenían amigos y han acabado socializándose. Para todos se acababan los problemas conviviendo juntos». Como Iván, otros 30 jóvenes menores de 25 años recibieron ayer su diploma en especialidades relacionadas con la albañilería, la electricidad y la carpintería que les ha abierto un mundo de posibilidades.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos