La rehabilitación de la Cárcel no empezará hasta dentro de un año

El arquitecto Manuel Hernández, de IH-Arquitectos, ayer, explicando la propuesta ganadora -derecha- en el Colegio de Arquitectos, donde se exponen los 20 proyectos presentados./ Guillermo Carrión / AGM
El arquitecto Manuel Hernández, de IH-Arquitectos, ayer, explicando la propuesta ganadora -derecha- en el Colegio de Arquitectos, donde se exponen los 20 proyectos presentados. / Guillermo Carrión / AGM

El equipo ganador tiene tres meses para redactar el proyecto básico y dos más para el de ejecución de la primera fase, que se licitará antes del verano

Manuel Madrid
MANUEL MADRIDMurcia

El anteproyecto ganador del concurso de ideas para transformar la Cárcel Vieja en un espacio público con diferentes usos será sometido a partir de ahora a un proceso de adaptación a la realidad que durará al menos tres meses. Técnicos municipales y el equipo vencedor, liderado por Manuel Hernández Jiménez, del estudio murciano IH-Arquitectos, tendrán que sentarse ahora para casar la voluntad del Consistorio con la idea triunfadora. En unos 20 días se habrá completado el trámite administrativo para encargar a IH-Arquitectos la redacción del proyecto básico del conjunto de la intervención, teniendo de plazo hasta febrero -presumiblemente- para entregar el documento. Y otros dos meses más para la redacción del proyecto de ejecución de la primera fase, que podría salir a licitación antes del verano de 2018 -cuando se anunció el concurso de ideas, en septiembre de 2016, se habló de la primavera de 2017, plazo que se ha sobrepasado sobradamente-. De modo que hasta después del verano de 2018 no empezarían las obras, y solo en la parte más visible del inmueble, donde se prevé una remodelación del entorno ensanchando aceras por avenida Primo de Rivera y por Torre de la Marquesa, donde se prevé que los dos carriles de circulación actuales -uno por sentido- se queden en uno de entrada.

6,1 millones de financiación

Así es como está previsto en el anteproyecto, pero estos detalles son precisamente los que tendrán que valorarse para su incorporación al proyecto básico y al proyecto de ejecución. El concejal de Fomento, Roque Ortiz, señaló ayer que la segunda fase (reforma de los pabellones, un espacio para la memoria histórica, auditorio y salas de exposiciones) se licitará conforme se ejecute la primera -«un año como mucho», calcula Ortiz-. Es decir, que el grueso del proyecto, cuya financiación -6,1 millones- está garantizada gracias a los fondos del remanente de tesorería acordados para ello, se ejecutaría posiblemente para el final de esta legislatura, si da tiempo.

El ganador del concurso de ideas, Manuel Hernández, reconoció ayer el «trabajo tremendo» realizado por todos los equipos que se han presentado a esta convocatoria, cuyo resultado puede contemplarse desde ayer en una exposición en la planta baja del Colegio Oficial de Arquitectos. En principio, la propuesta galardonada no incorporará ningún aspecto de los otros dos proyectos finalistas. El decano de los Arquitectos, Rafael Pardo Prefasi, recordó que una vez que el jurado ha fallado corresponde al Ayuntamiento dar un segundo paso y contratar el proyecto basándose en el primer premio. Este trámite es el que todavía tiene que ponerse en marcha. «Eso siempre supone volver a repensar muchísimas cosas, ajustar temas que están sencillamente ignorados en un anteproyecto y darle forma definitiva para que se pueda construir. El proyecto seguro que se va a enriquecer con las sugerencias que haga el Ayuntamiento y el equipo ganador debe ser fiel a esas ideas con las que ha ganado el primer premio».

El concejal Ortiz recordó que el Consistorio avanzará en las próximas semanas en ese proceso para enriquecer el contenido, la forma de gestión, las actuaciones que conlleva y la modificación del entorno. «Vamos a tener en cuenta también la opinión del personal autorizado para idear una modificación del contenido y hacerlo mucho más permeable en cuanto a ideas, formas de gestión y aprovechamiento. Con esto se hará un programa de necesidades y se contará con la opinión de otros ámbitos de la cultura y del conocimiento para tener en cuenta todas las posibilidades que hay».

Un entorno más amable

«Revelar la Cárcel Vieja y conectarla a la ciudad» es el objetivo de la propuesta ganadora, que prevé la demolición de los «muros etéreos» -así se llama el proyecto-, «pero jamás se puede perder la posición en la que estaban». Esos muros se sustituyen por piezas metálicas verticales, y mientras las personas pasean por los alrededores se permite una conexión visual como de entrada real a los patios carcelarios existentes. Para darle mayor visibilidad al edificio, el carril de servicio desde la plaza Circular hasta la calle Torre de la Marquesa, perpendicular a la cárcel, se peatonalizaría, estudiando todas las recirculaciones peatonales y de vehículos de todos los alrededores, manteniendo un solo carril de acceso desde Primo de Rivera y una acera de 8 metros. Esto permitirá conseguir un entorno mucho más amable, aprecia el ganador.

El plazo de inicio de las obras no será antes del último cuatrimestre de 2018, ya que para entonces se habrá completado la adjudicación de la primera fase de ejecución. Estas son las previsiones que baraja el propio Gobierno municipal, si no surgen contratiempos. Al concurso de ideas se presentaron 20 propuestas y el jurado calificador deliberó durante dos días, comunicándose el fallo al Consistorio la semana pasada.

Claves de la idea ganadora

Salas polivalentes para exposiciones y talleres

La base del anteproyecto plantea usos eminentemente culturales. El edificio, que tiene forma de cruz, tendrá salas polivalentes para conferencias y exposiciones. La cubierta, que está muy deteriorada y tiene problemas de humedad y arbustos de gran tamaño, será sustituida por una nueva con paneles sándwich.

Lucernarios en toda la longitud de la cubierta

Las tejas de la cubierta se reutilizarán para delimitar un espacio con gran altura que albergará esculturas monumentales. La circulación se hará por los laterales, y en la cubierta se introducirán lucernarios en toda su longitud que hará que el edificio sea más vistoso. El panóptico se reconstruirá con materiales actuales, con la forma y función original.

Celdas para sentir la falta de libertad

Algunas celdas se mantendrán para que cualquiera vea y sienta cómo era la vida de un presidiario. Habrá una zona para talleres sobre la memoria histórica.

Auditorio de tejas para sentirse «incómodo»

Una caja cerrada con acústica especial y cerramiento de tejas de la cubierta permitirá que el espectador se sienta «incómodo». Este espacio se conformará como un auditorio para uso y disfrute.

Una caja de vidrio en la parte posterior

En la parte posterior se colocará una caja de vidrio con arquitectura nueva dotando al edificio de una fachada de primer orden.

Más

Fotos

Vídeos