Los propietarios de discotecas abogan por devolver el 'ocio duro' a las afueras

Zona de ocio nocturno en la avenida Mariano Rojas en una imagen de archivo./Javier Carrión / AGM
Zona de ocio nocturno en la avenida Mariano Rojas en una imagen de archivo. / Javier Carrión / AGM

La Asociación de Empresarios por la Calidad del Ocio plantea que los locales del centro cierren antes de las 3 de la madrugada

María José Montesinos
MARÍA JOSÉ MONTESINOSMurcia

No hay unanimidad en el sector hostelero respecto a las medidas restrictivas que quiere implantar el Ayuntamiento en materia de ruidos nocturnos para garantizar el descanso de los vecinos y hacerlo compatible con la actividad empresarial. Frente al 'persianazo' anunciado por Hostemur si se reduce el número de sillas y mesas en las terrazas, si se retiran veladores (mesas altas) a las 23 horas y si no se conceden más licencias para nuevos locales, la Asociación de Empresarios por la Calidad del Ocio (ECO), que preside Marco Martínez Alcázar, propietario del local Teatre, en Atalayas, considera que las medidas correctoras anunciadas por el Ayuntamiento son, incluso, demasiado permisivas con los establecimientos ubicados en el centro de la ciudad.

Los dueños de locales ubicados en Atalayas, Mariano Rojas y polígono San Ginés consideran que el Ayuntamiento es demasiado «permisivo» con los locales del centro

Esta asociación, que aglutina a los empresarios que tienen locales de ocio en la zona de Atalayas (Teatre, Nocturno, Dubai, Ibiza, Notre Dame, entre otras), en la avenida Mariano Rojas (Gurú, Garage Beat, Moss, Sala B, Metropol) y en polígonos industriales, como el de San Ginés, ha presentado sus alegaciones en el Ayuntamiento. «Consideramos -indica Marco Martínez- que la solución pasa por descongestionar la noche del centro de la ciudad derivando esa gente a las zonas de las afueras donde no se producen molestias a los vecinos».

Dónde están

Atalayas
Nocturno Maná, Dubai, Ibiza, Notre Dame, Kallejón, Teatre
Mariano Rojas
Gurú, Garaje Beat, Moss, Sala B, Metropol
Polígono San Ginés
Varios locales

La Asociación por la Calidad del Ocio nació hace algo más de tres años para defender los intereses de los empresarios que hace más de una década, en la época en que Ginés Navarro era concejal de Urbanismo, trasladaron por exigencia municipal sus negocios al extrarradio para evitar problemas de ruidos y molestias al vecindario.

Piden al Ayuntamiento que los incluya en los programas de fiestas y que les permita peatonalizar algunas calles para montar terrazas

A diferencia de la Federación Regional de Empresarios de Hostelería y Turismo (Hostemur) que el viernes presentó en rueda de prensa un panorama desolador para el sector por las medidas anunciadas por el Ayuntamiento, Marco Martínez, de la asociación ECO, considera que el Ayuntamiento ha actuado de forma «muy discreta» a la hora de establecer medidas para paliar las molestias a los vecinos «y no ha entrado en el horario de cierre, que llevaría a establecer actuaciones más severas». Para la Asociación de Empresarios de la Calidad del Ocio habría que diferenciar dos zonas y que el Ayuntamiento las tratara de forma diferente.

Volver a la situación de 2012

A juicio de Marco Martínez, los problemas se han agravado desde que en 2012 la Comunidad Autónoma aprobó un decreto de carácter regional con el mismo horario de cierre para todos los pubs y locales de copas -a las 4 de la madrugada- y las discotecas -a las 7 de la mañana»-. «Hay que volver a la situación que teníamos antes de 2012, para que a las 3 de la mañana esté todo cerrado en el centro y a partir de esa hora el ocio se traslade a las afueras. En aquella época -recuerda- venían clientes de Lorca, Almería, Orihuela... abarcábamos un radio de 150 kilómetros y el sector funcionaba mucho mejor», asegura. «Yo, incluso, en Teatre, tenía acuerdos con hoteles y había fines de semana que ofrecíamos el paquete de la discoteca con la habitación del hotel».

Marco Martínez Alcázar. Presidente de la Asociación Empresarios por la Calidad del Ocio: «Hay que generar el movimiento de la segunda copa»
El portavoz de la asociación ECO considera que «el Ayuntamiento debería establecer unas normas en el centro de la ciudad, donde se permitiera un 'ocio blando' para aquellas personas que después de cenar van a tomar una copa hasta las dos o las tres de la madrugada, y otra zona de 'ocio duro', en el extrarradio, con horarios más amplios». Incluso va más allá y asegura que desde que se implantó el mismo horario en 2012 «los que sufrimos un auténtico 'persianazo' somos los empresarios del extrarradio porque si puedes tomar una copa hasta las 4 de la mañana en el centro de la ciudad, cuando sales, te vas a tu casa». Cifra en torno al 40% el número de clientes que han dejado de acudir a sus establecimientos en estos últimos años». Y pone como ejemplo Ibiza, prototipo de ciudad de ocio nocturno, «en donde los bares cierran temprano y luego tienen las discotecas. Allí hay trabajo para todo el sector de la hostelería, pero si no se genera el movimiento de la segunda copa, ocurre lo que está pasando en Murcia».
Pedro Pérez Piernas. Asociación No Más Ruido: «En zona residencial, la norma ha de ser más restrictiva»
Pedro Pérez Piernas, portavoz de la Asociación No Más Ruido afirma que «coincidimos con la Asociación de Empresarios por la Calidad del Ocio en que se tienen que establecer diferencias entre si se desarrolla en una zona residencial, donde la normativa debe ser más restrictiva en nivel de ruido y en horarios que si está en las afueras». Incluso esta asociación vecinal solicita que el horario de cierre de los locales de copas sea a las dos de la madrugada, una hora antes de lo que demandan los empresarios de la asociación ECO. Más exigentes son en el tema de las terrazas ya que, a su juicio, estas tendrían que terminar a las 12 de la noche como máximo para garantizar el descanso de los vecinos. Por lo que respecta a la limitación de mesas y sillas, Pérez Piernas afirma que «no se trata de limitar el 25% en determinadas zonas, sino que hay que hacer un estudio en cada terraza para ver en qué medida afecta a los vecinos. Mantenerlas abiertas hasta las 2 es incompatible con el descanso».
Antonio Navarro. Concejal de Urbanismo y Medio Ambiente: «Cambiar los horarios no es competencia municipal»
El responsable de Urbanismo asegura que «estudiaremos todas las alegaciones» en relación a las solicitudes planteadas por la Asociación de Empresarios por la Calidad del Ocio. Sin embargo, en el tema de horario, vuelve a recordar que «no es una competencia del Ayuntamiento; los estableció la Comunidad Autónoma para toda la Región». Es más, incluso el Ayuntamiento hizo una petición a la Administración regional hace un tiempo para modificar algunos horarios, «y nos fue denegada». En cuanto a la petición de los empresarios de las zonas de Atalayas, Mariano Rojas y polígonos industriales, indicó que «desde las distintas concejalías se trabaja para dotarlas de mejores servicios de limpieza, iluminación y seguridad para que la gente pueda divertirse y no genere problemas». Más complicado parece dar satisfacción a la asociación de empresarios respecto a que no se les exija con tanto rigor el cumplimiento de la normativa «porque es igual para todos».

Las alegaciones de la Asociación de Empresarios por la Calidad del Ocio tienen dos partes. En la primera, piden al Ayuntamiento que declare las zonas de Atalayas y Mariano Rojas como zonas de ocio y que las dote de mejores infraestructuras. En este sentido, Marco Martínez adelanta que desde la Concejalía «ya han comenzado a colocar farolas para mejorar la iluminación en la zona». También piden que se las dote de aseos, de zona de comida con 'foods trucks' e incluso le han planteado al concejal de Cultura, Jesús Pacheco, que las incluya en la programación de las fiestas de la ciudad para celebrar conciertos.

Otra idea es solicitar la peatonalización de algunas calles, como Isla Cristina y Molina Nelva, en la zona de las Atalayas, para poner terrazas en las que los clientes puedan consumir su copa al aire libre cuando llega el buen tiempo. También los locales de la avenida Mariano Rojas han manifestado su deseo de contar con terrazas.

En la otra alegación presentada al Ayuntamiento solicitan que diferencien la normativa a aplicar en los locales que estén a las afueras, dándoles ciertas ventajas con respecto a las medidas de aislamiento, decibelios permitidos, plazas de estacionamiento y horario de cierre.

En este sentido, Marco Martínez considera que «si no hay vecinos alrededor, no tiene sentido que te obliguen a contar con un sonómetro o a aplicar medidas de insonorización que sí son necesarias si estás instalado en el centro de la ciudad, donde hay vecinos alrededor».

El presidente de los Empresarios para la Calidad del Ocio considera que algunas medidas establecidas por el Ayuntamiento para restringir los ruidos no tienen mucho sentido. «Dicen que no van a conceder más licencias, pero es que aunque un empresario quisiera instalar un negocio en el centro de la ciudad, ya no hay sitio. Igualmente hablan de que no se va a permitir instalar máquinas expendedoras en la calle, pero ¿quién las tiene? o que no se pueden poner puestos de gofres y de churros, pero habrá zonas que estén saturadas y otras que no», indica Martínez.

En este sentido, el concejal de Promoción Económica, Cultura y Programas Europeos, confirma que «los empresarios de Atalayas me hablaron de su idea hace poco tiempo para realizar un evento de 'foods trucks' y les hemos dicho que nos planteen una propuesta y claro que la podemos estudiar. Todo lo que sea mejorar la oferta gastronómica puede ser bienvenido, sobre todo en determinadas épocas del año como en fiestas».

Respecto a la posibilidad de instalar terrazas en alguna calle peatonal, Pacheco indica que, conjuntamente con la Concejalía de Urbanismo y Medio Ambiente, que dirige Antonio Navarro, pueden estudiar la propuesta. «Habrá que hacer primero un estudio de tráfico y ver cómo afecta si se corta la circulación en alguna calle. Es otra idea que se puede estudiar para una oferta de ocio alternativo».

Más

Temas

Murcia

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos