Los placeros de San Andrés denuncian la falta de diligencia del Ayuntamiento en la reforma

Comerciantes de San Andrés, ayer, mostrando el estado en que ha quedado la fachada exterior, con chapas de obra que piden tapar con vinilos./Vicente Vicéns / AGM
Comerciantes de San Andrés, ayer, mostrando el estado en que ha quedado la fachada exterior, con chapas de obra que piden tapar con vinilos. / Vicente Vicéns / AGM

La Concejalía inicia el expediente para resolver el contrato por incumplimiento de la adjudicataria, la tercera desde que se anunció el proyecto

Manuel Madrid
MANUEL MADRIDMurcia

El intento de renovación de las fachadas y la cubierta central del mercado municipal de San Andrés parece un chiste, pero los placeros y vecinos no tienen ganas de reírse de su mala suerte. Están hasta la coronilla. El proyecto lleva anunciándose desde las elecciones de 2011, y las obras han salido a licitación y han sido adjudicadas en tres ocasiones -231.280 euros de presupuesto base en el último concurso de 2017 y tres meses de ejecución-, si bien las empresas han renunciado por discrepancias sobre los precios o alegando «imprecisiones» en el pliego de condiciones, como ha sido en el último caso.

La Junta de Gobierno aprobó en su sesión del viernes una resolución con cinco acuerdos por la que se ha iniciado el expediente de resolución del último contrato, adjudicado en mayo de 2017, en favor de la mercantil Eurovías y Proyectos, S.L. en 166.945 euros. Los servicios municipales decidieron una sanción a la baja, de 3.366 euros, a descontar de las certificaciones pendientes de pago por el Consistorio. Además, a la empresa se le han concedido 10 días para la presentación de alegaciones y transcurrido ese plazo se adoptará el acuerdo resolutorio.

Al mismo tiempo, el equipo de gobierno aprobó el inicio de un expediente complementario para la medición, certificación y liquidación de las obras realizadas -solo se han renovado las cubiertas, en sustitución de las de amianto, y ha quedado pendiente de terminar la renovación de todas las fachadas con chapa metálica decorativa-. Además, se ha abierto una pieza separada para determinar los daños y perjuicios ocasionados al interés público por incumplimiento en la finalización de los trabajos previstos.

«Hace seis meses que las obras están paradas, el Consistorio ha dado demasiada tregua a la empresa», lamentan

En caso de que sea así, como todo parece indicar, según el concejal de Contratación, Eduardo Martínez-Oliva, la resolución del contrato puede dar lugar al inicio de prohibición de contratar con el Ayuntamiento.

La situación que se ha producido con esta tercera empresa ha dejado a los comerciantes una sensación de rabia porque consideran que el Ayuntamiento le ha dado a la empresa «demasiada tregua». Así lo ve el secretario de la asociación de comerciantes del mercado de San Andrés, Manuel Illán, que tiene un puesto de pescado. «Esto no nos ha cogido por sorpresa porque tenemos la negra. Teníamos la esperanza de que a la tercera se iba a poder empezar y terminar la obra, pero nada. Hace seis meses que la obras están paradas, se le amplió el plazo a la empresa para que pudiera responder y cumplir, y de nada ha servido. Y nos han dejado esto patas arriba».

Diferencias sobre la chapa

En el mercado hay 26 puestos, pero cuatro están cerrados: uno pendiente de adjudicar, uno en obras y dos por enfermedad. Clientes y vecinos se preguntan cuándo terminarán de poner las chapas de la fachada con las que el arquitecto municipal Juan Carlos Robles pretendía cubrir el ladrillo cara vista y el chapado de piedra en zócalo para modernizar la imagen externa de la infraestructura. Más de 10.000 usuarios de la estación de autobuses de San Andrés se topan a diario con esta imagen de un edificio municipal que lleva ya siete años esperando que de forma definitiva se adapte a los tiempos modernos. Pero lo que se encuentran los turistas y vecinos es una regresión total. Este es un caso evidente de que hay obras que están gafadas, pero los vecinos se preguntan por qué siempre ocurre en los barrios de la periferia y con más necesidades.

El presidente de los placeros de San Andrés, Santiago Molinero, contó ayer a 'La Verdad' que el proyecto se podía haber ejecutado como se contrató si los servicios municipales -citó al arquitecto- no hubieran puesto pegas al cumplimiento del pliego, ya que había discrepancias entre las partes sobre la tipología y color de las chapas. Incluso la Concejalía de Comercio se ofreció a mediar y hacerse cargo de derramas.

Vinilos provisionales

«Hemos tenido muchas reuniones, y todos sabemos que no se puede hacer un modificado antes de la ejecución. La última vez que vimos a la empresa allí fue después de Navidad, cuando fueron a arreglar las bajantes. Y así nos han dejado, con la fachada principal cubierta con unas chapas que son tercermundistas y que son lo primero que ven los turistas al llegar a Murcia en bus». Molinero pide a la edil Maruja Pelegrín que se aligeren los trámites para que el mercado no esté por más tiempo con «una imagen deplorable». Y se pregunta para qué tantas inspecciones sanitarias «si cuando la Administración genera un problema vemos cómo no se da prisa ni para resolverlo. Estamos muy cabreados, esto es más bien un poblado chabolista».

Los placeros de San Andrés piden que, mientras se resuelve el contrato y vuelve a salir a licitación por cuarta vez, se cubran las fachadas con vinilos decorativos.

Más

Temas

Murcia

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos