Peatones y ciclistas 'volarán' sobre el río con un paseo verde entre Manterola y la autovía

Recreación de uno de los paseos del proyecto Murcia Río. / Ayto.

El tercer proyecto de 'Murcia Río' incluye un itinerario con plaza y miradores en torno a una muralla vegetal, y la recuperación de la mota a ras del Segura

Manuel Madrid
MANUEL MADRIDMurcia

La imagen actual de los destartalados márgenes del río tiene los días contados si la realidad se parece a la ficción de los vídeos elaborados por el Gobierno municipal para promocionar una de las obras llamadas a modernizar la imagen de la ciudad. El paseo del Segura, desde la pasarela Manterola hasta la autovía, bordeando el aparcamiento disuasorio del Malecón, será renovado completamente con un proyecto financiado por la Unión Europea a través del programa DUSI. Desde que dimitió el edil Roque Ortiz, el alcalde, José Ballesta, se ha volcado en la promoción de proyectos emblemáticos para el municipio, y ayer presentó en la terraza del Consejo Económico y Social -donde se ubicaba el antiguo Club Remo- las características del nuevo paseo fluvial de 19.825 metros cuadrados.

La Junta de Gobierno aprobó el lunes la licitación de esta iniciativa pública que tendrá dos circuitos peatonales diferenciados: una parte urbana, entre Manterola y la espalda del Conservatorio Superior de Música, donde la angostura del trazado permitirá ejecutar una estructura volada sobre el río generando un paseo de 5 metros de anchura, con un carril bici segregado bidireccional. A partir de ahí comenzaría una zona más naturalizada, entre la parte trasera del Conservatorio y el entronque con la autovía, a escasos metros de los dos proyectos ya lanzados de 'Murcia Río', como la Alameda del Malecón y el jardín de las Cuatro Piedras. Donde se pierde el voladizo se producirá un ensanche natural, creando una pérgola ajardinada y una zona de estancias, con una plaza-mirador, bancos, iluminación en el suelo y farolas y pantallas naturales con vegetación de ribera fluvial (álamos, olmos, almeces, fresnos, sauces, robles, laurel) en la parte más cercana al cauce y vegetación de huerta (árboles frutales, naranjos, limoneros, naranjos, higueras, moreras, olivos, granados, caquis, nísperos y una hilera de palmeras) en la que linda con el jardín. El carril bici atraviesa en su totalidad el paseo, y en la primera fase hay un desnivel de medio metro de diferencia; la estructura volada se colocará sobre el pretil -murete que preserva de caídas- que hay ahora en el río. Abundarán las plantas arbustivas y ornamentales (laurel, retama, rosáceas, saúco, tarays y zarzas), siguiendo recomendaciones de la UMU.

De interés

3,5
millones de euros es el presupuesto base de licitación, que serán financiados con cargo a fondos del programa europeo DUSI.

El gerente de Urbamusa, el ingeniero Alberto Pérez-Albacete, y el arquitecto Guillermo Jiménez Granero exponen que con este paseo volado el ciudadano se encontrará con la sensación de estar dentro del cauce, pues la idea es que haya solo una separación mediante una barandilla liviana «para que la panorámica del Segura y la visión de la ciudad sea espectacular». Este itinerario concluye a la altura de la autovía, donde se hará otro paseo de plataneras que conduce hasta El Malecón, cerrando el circuito y proporcionando más zonas de sombra. Esta actuación no incluye el aparcamiento disuasorio, que quedará como una isla tapada por la vegetación circundante. En El Malecón se hará una barrera vegetal entre el jardín y el aparcamiento, «de tal forma que liberamos de presión al Malecón, y hacemos una especie de jardín de huerta, mucho más amable que la vegetación que actualmente tiene».

Permisos de Cultura y la CHS

En realidad, esta intervención incluye dos paseos fluviales. La plataforma volada con carril bici y zonas ajardinadas, por un lado, y otro dentro del cauce, a ras del río, creando una mota que actualmente no existe en paralelo a la línea del agua al menos entre Manterola y la autovía. «Vamos a recuperar ese paisaje que a principios del siglo XX se tenía del río», anota Pérez-Albacete.

La financiación del proyecto será fundamentalmente con fondos europeos, en un 80%, mientras que el Consistorio aporta el 20% restante, según recordó ayer el concejal de Modernización de la Administración y Desarrollo Urbano, José Guillén. Para la redacción del proyecto el equipo técnico de Urbamusa ha estado en contacto con la Comisaría de Aguas de la Confederación Hidrográfica del Segura, y Pérez-Albacete indicó que todas las actuaciones reflejadas están consensuadas, y disponen de autorización y de informes favorables para la ejecución.

También se ha tenido en cuenta a la Demarcación de Carreteras del Ministerio de Fomento, «y como estamos en entorno BIC, aunque no era perceptivo, tenemos información e informe favorable de Cultura». El alcalde Ballesta se congratula de que los murcianos puedan asomarse al Segura con otra perspectiva. El proyecto, una vez adjudicado -podría tardar cuatro meses-, deberá ejecutarse en el plazo de un año.

Bajo el puente de la autovía está previsto hacer una bajada para maquinaria de mantenimiento de la CHS y se podrá acceder de forma peatonal al nivel inferior mediante una escalera. El plan incluye tecnología punta para el aprovechamiento del agua y consumo eficiente de energía e información y señalización de los elementos y los hábitats que se proponen en los itinerarios.

Penúltimo paso para la adjudicación de la Alameda del Malecón

La Mesa de Contratación propuso ayer la adjudicación del proyecto de obras de la Alameda del Malecón a la UTE formada por ENEAS Servicios Integrales S.A.-Sánchez y Lago S.L, con un presupuesto de 527.876 euros, IVA excluido, según informó el concejal de Contratación, Eduardo Martínez-Oliva. Estará en una parcela de titularidad municipal entre la calle Gaspar de la Peña y el río Segura, con una superficie de 20.000 m2. El plazo de ejecución es de 8 meses, y permitirá una comunicación visual y de tránsito peatonal entre el Paseo del Malecón y el río, a la vez que propiciará la restauración del paisaje del lugar y la recuperación de la alameda en la ribera. La acequia de La Arboleja se utilizará para el riego de las plantaciones en terraza. A unos metros estará ubicada en un futuro la pasarela sobre el río que enlazará el auditorio Murcia Parque con la plaza del Museo de la Ciencia.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos