37 opositores de bomberos acceden a la fase formativa en una academia

Imagen de archivo de los candidatos a la espera de las pruebas. /Vicente Vicéns/ AGM
Imagen de archivo de los candidatos a la espera de las pruebas. / Vicente Vicéns/ AGM

Otros 34 han quedado excluidos del proceso, entre ellos la única mujer que llegó a la fase final; tienen diez días para reclamaciones

Manuel Madrid
MANUEL MADRIDMurcia

Treinta y siete aspirantes a bomberos del Ayuntamiento de Murcia han pasado el cuarto ejercicio de la convocatoria de oposición para proveer en propiedad 30 plazas del servicio de extinción de incendios y salvamento (SEIS). Los 37 candidatos han obtenido la calificación de «apto», frente a los 34 «no aptos» -entre ellos la única mujer que había alcanzado la fase final-, porque no superaron las pruebas de aptitud psicotécnica o la entrevista. De los 34 no aptos, 26 suspendieron las pruebas psicotécnicas, mientras que ocho que sí las pasaron no aprobaron la entrevista.

El tribunal calificador ha dado de plazo hasta el 22 de septiembre para la presentación de reclamaciones, teniendo en cuenta que la resolución se publicó ayer en la web municipal, en el apartado de ofertas de empleo público, y que tienen 10 días hábites para alegar.

De esta forma, a la espera de que se resuelvan las reclamaciones posibles, de momento hay 37 aspirantes que ingresarán en la academia para el periodo de formación, de los que finalmente se seleccionará a los 30 que ocuparán las plazas en propiedad de este proceso.

Las pruebas comenzaron el 2 de diciembre de 2016, con el primero de los ejercicios, un examen tipo test; continuaron en febrero de 2017 con las pruebas deportivas (prueba combinada, velocidad 100 metros, resistencia 1.500 metros, natación 50 metros e inmersión 25 metros), que se prolongaron hasta el mes de abril. En junio tuvo lugar el tercer ejercicio (vértigo, implementos y herramientas), y el pasado mes de octubre las pruebas psicotécnicas y la entrevista.

El proceso selectivo no ha estado exento de polémica, ya que se realizaron 36 pruebas antidopaje -seis controles en las pruebas de 1.500 metros, y 30 en las de herramientas-, dándose dos positivos en la carrera de los 1.500. Sindicatos como el SIME y opositores consideraron que las marcas realizadas eran anormales para este tipo de concursos. Ochenta aspirantes a ocupar las 30 plazas en liza lograron un 10 en la carrera de 1.500.

En la prueba combinada (salto de altura, arrancada, trepa cuerda, escalera horizontal, escalera mecánica y tablón) quedaron excluidos 384 aspirantes, en la que solo uno consiguió un 10. Pero en la carrera de los 100 metros, por ejemplo, 38 aspirantes obtuvieron un 10 de entre los 221 candidatos que habían pasado la eliminatoria anterior. En la de 1.500 metros, un 41% de los que quedaron obtuvo la máxima puntuación, el 10,23 consiguieron un 9; 22 sacaron un 8; 22 un 7; 23 un 6 y 15 alcanzaron un 5. En la prueba de herramientas, un grupo de 70 opositores presentaron reclamaciones señalando deficiencias, al considerar que se habían saltado las bases. El tribunal desestimó las alegaciones, y continuó el procedimiento, que ha durado un año.

Fotos

Vídeos