«Estas obras no tienen nada que ver con que haya espuma, algas o peces muertos»

M. M. G. MURCIA

Para ejecutar la compuerta el río tiene que quedarse seco en la zona de obras. Para ello se ha construido un 'by pass' con varias tuberías, haciendo un dique de tierra que tendrá que rehacerse debido a los desperfectos de las últimas lluvias. Para mediados de noviembre estaría en marcha la nueva instalación. Cinco meses después de que se empezara a estudiar la cimentación del entorno. Estas obras, según enfatiza el jefe de gestión del Tajo-Segura, Juan Antonio Cánovas, nada han tenido que ver con el estado verdoso del cauce a su paso por Murcia, como advierten los ecologistas y la oposición en el Consistorio. «Que aparezcan peces muertos, algas o espuma en el río no tiene nada que ver con el movimiento de unas máquinas. Cuando tuvimos conocimiento de esos hechos paramos la obra, y montamos una estación de medición continua de datos. Laboratorios Munuera montó la estación y midió niveles de turbidez y oxígeno, y concluyeron que las obras no modificaban nada». Las altas temperaturas son la principal sospecha.

Fotos

Vídeos