La nueva sede de la Agencia Tributaria estará terminada para finales de 2018

La mole que está levantándose entre las calles Violonchelista Miguel Ángel Clares y la avenida Juan Pablo II, en la zona norte. / Javier Carrión / AGM

La administración del Estado trasladará a la avenida Violonchelista Miguel Ángel Clares a sus 420 funcionarios

Manuel Madrid
MANUEL MADRIDMurcia

Las obras avanzan, casi de manera silenciosa, pero en menos de lo que canta un gallo se pondrá en marcha la nueva sede de la Delegación Especial en Murcia de la Agencia Tributaria del Estado. La estructura de esta mole de seis plantas, con un aparcamiento de 200 plazas, en la zona de Juan Carlos I, junto al colegio Nuestra Señora de Belén, está muy avanzada, si bien el traslado de las actuales dependencias no se hará antes de finales de 2018, según confirmó a 'La Verdad' un portavoz de la Agencia Tributaria.

El futuro complejo de 19.106 metros cuadrados de superficie construida, entre las calles Violonchelista Miguel Ángel Clares y avenida Juan Pablo II, fue adjudicado en 14 millones de euros por la Dirección General de la Agencia Estatal de Administración Tributaria a la sociedad Cartuja Inmobiliaria, entre 51 licitadores, formalizándose el contrato el 27 de abril de 2016. El presupuesto base de licitación fue de 25 millones, por lo que la rebaja fue apreciable.

14
millones de euros es el precio de adjudicación del proyecto en 2016 a la empresa Cartuja Inmobiliaria.
25
millones de euros fue el precio de licitación del concurso público convocado por la Agencia Tributaria.

Hasta esta zona de la ciudad está previsto que se traslade a todo el personal de la AEAT que está ubicado actualmente en distintos edificios, en la Gran Vía Escultor Salzillo, en Acisclo Díaz y en Salvador de Madariaga. En total, según concreta la Agencia Tributaria, se moverán 420 funcionarios de la administración del Estado, ya que el objetivo es centralizar en el nuevo inmueble todos los servicios actualmente dispersados. De modo que el destino de esta inversión es disponer de espacios más amplios para la atención al ciudadano durante la campaña de la renta y el resto del año.

Los edificios de Gran Vía y Acisclo Díaz se destinarán a otros usos aún por definir por Patrimonio del Estado

La Agencia Tributaria dispone actualmente en régimen de arrendamiento del local de la calle Salvador de Madariaga, mientras que los otros dos, Acisclo Díaz y Gran Vía, son de titularidad de Patrimonio del Estado, de manera que cuando la Agencia ya no los ocupe se pondrán a disposición de la Dirección General de Patrimonio del Estado, dependiente de la Subsecretaría del Ministerio de Hacienda y Función Pública, que es el órgano competente para decidir el uso posterior de los edificios.

El traslado de la Agencia Tributaria a la zona de Juan de Borbón fue posible gracias a un acuerdo de permuta de la Cárcel Vieja al Ayuntamiento a cambio de dos solares en esa zona de expansión. El Consistorio tuvo que abonar, además, 100.000 euros más para compensar la diferencia en el justiprecio. Los técnicos de ambas administraciones tasaron por encima de los 12 millones de euros tanto la antigua prisión provincial como las dos parcelas que recibió a cambio la Agencia Tributaria en el plan parcial denominado CR5, entre Juan Carlos I y Juan de Borbón.

El proyecto fue posible gracias a la permuta de la Cárcel Vieja al Consistorio a cambio de dos solares

Dichas gestiones fueron realizadas en 2010 por el equipo del exalcalde Cámara, en la etapa de Fernando Berberena como concejal de Urbanismo, que permitió al Ayuntamiento acceder a la propiedad de un edificio ligado a la memoria histórica que ahora, bajo la tutela del alcalde Ballesta, se va a poner al servicio de los murcianos. El concurso público ya está en marcha y se han presentado 21 proyectos. Sobre la Cárcel Vieja llegó a idearse en otro momento la sede de la Delegación de Hacienda, pero aquel proyecto no fraguó, ya que la intención del Consistorio era lograr recuperarlo «como referente urbano, cultural y turístico». Una vez resuelto el canje de las parcelas, Hacienda sacó a licitación su nueva sede para reagrupar todos los servicios que presta actualmente el organismo en diferentes lugares, creando «un único inmueble que permita dotar a la Delegación de los medios necesarios para que pueda afrontar, en el marco adecuado, la prestación del servicio público que tiene encomendado». El plazo de ejecución es de dos años.

Fotos

Vídeos