Navarro confía en lograr un consenso para frenar la contaminación acústica

El gobierno local niega que haya una estrategia para acabar con la noche e incide en la necesidad de conciliar los derechos de vecinos y empresarios

Manuel Madrid
MANUEL MADRIDMurcia

Las restricciones a la hostelería en Murcia por el ruido son «equilibradas y proporcionales», según el concejal de Medio Ambiente, Urbanismo, Agua y Huerta, Antonio Navarro, que pese a la irritación del sector espera llegar a un «consenso» una vez estudiadas todas las alegaciones a las nuevas zonas de especial protección acústica. La patronal las considera un atentado contra el modelo de ocio de la ciudad, aunque Navarro explica que los mapas de ruido se hacen «en cumplimiento de la legislación estatal» y de las ordenanzas municipales.

Las medidas correctoras, incide, se aplicarán para corregir los excesos y velar por el descanso de los vecinos, y además hay que conjugarlo con «el legítimo derecho» de los empresarios del sector. Navarro no cree que esto signifique acabar con la actividad de noche sino más bien frenar la contaminación acústica. Además, señala que no se pretende «menoscabar» la actividad empresarial y detalla que se aplicarán en dos fases. La primera prevé la prohibición de conceder nuevas licencias de negocio y reducciones de en torno al 25% de mesas y sillas en terrazas adelantando su horario de cierre. En paralelo se planearán actuaciones de sensibilización dirigidas a los ciudadanos y un mayor control policial de la normativa. Estas acciones se aplicarán durante un año y, pasado ese periodo, se evaluarán de nuevo los niveles de ruido para ver si han mejorado, antes de poner en marcha la segunda fase. Todas las alegaciones se estudiarán y el documento final se trasladará al Consejo Sectorial del Ruido y, más tarde, a la Junta de Gobierno para su aprobación.

Navarro recuerda que hay otras asociaciones del sector como Asbamur y Calidad del Ocio que han pedido en el Consejo Sectorial del Ruido medidas mucho más restrictivas: «Parece que todavía no se han enterado todos de que la legislación ambiental está para cumplirla y que la ciudad es de todos, no de unos pocos».

La patronal considera «flagrantemente ilegales» las mediciones realizadas y exige un nuevo estudio

Cs se suma a las críticas

El portavoz de Cs, Mario Gómez, criticó ayer la «deficiente ordenación urbanística, falta de control y ausencia de medidas del Gobierno local para atajar el tema del ruido en el municipio» y pide al PP que no penalice por errores de su gestión a la hostelería. Gómez cree que las mediciones son «arbitrarias y de dudosa justificación» y tratan de cubrir el expediente y maquillar «las constantes improvisaciones». Cs habla de «falsa y engañosa participación» en el Consejo del Ruido y exige más rigor a Ballesta. Navarro respondió que Cs está presente en el Consejo del Ruido y no ha hecho «ni una sola propuesta» y tacha de «oportunistas» las críticas al equipo.

La Federación de Asociaciones Vecinales de Murcia anunció ayer que se suma a la campaña creada en change.org para apoyar las medidas que se están tomando para reducir el ruido provocado por los bares de la ciudad y mejorar el descanso vecinal.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos