Murcia Alta Velocidad garantiza que en 2023 estará listo el soterramiento hasta Barriomar

El presidente de Adif, Juan Bravo, se acercó al grupo de manifestantes en Alfonso X para saludar al portavoz del movimiento vecinal, Joaquín Contreras. / Nacho García / AGM
El presidente de Adif, Juan Bravo, se acercó al grupo de manifestantes en Alfonso X para saludar al portavoz del movimiento vecinal, Joaquín Contreras. / Nacho García / AGM

La sociedad reduce a dos fases la obra antes anunciada en cuatro, y asegura la financiación de toda la actuación

Manuel Madrid
MANUEL MADRIDMurcia

Dos días después de la manifestación multitudinaria del sábado, el consejo de administración de la sociedad Murcia Alta Velocidad, en el que están presentes las tres administraciones (Estado, Comunidad Autónoma y Ayuntamiento), ratificó ayer las decisiones que se han ido acordando en las últimas semanas para la integración de la alta velocidad en Murcia. Todo sigue como estaba previsto, sin saltos en el guión. La vía provisional estará terminada para primeros de 2018, y se desmontará dos años más tarde, cuando estén concluidas las obras de la primera fase del soterramiento, que supondrán la eliminación de los pasos a nivel de Santiago el Mayor y Senda de los Garres. Mientras, los vecinos cruzarán de un lado a otro por una pasarela provisional, que se eliminará en cuanto los trenes puedan pasar a cota -8 metros. En 2023 estarán concluidas las obras del soterramiento de la estación de El Carmen y de Barriomar y la urbanización del entorno.

Juan Bravo, presidente de Adif, que por la mañana se acercó al paso a nivel de Santiago el Mayor para conocer 'in situ' la situación, informó al término de la reunión en la Delegación del Gobierno de la adopción de tres acuerdos: la modificación de las fases, con el fin de agrupar en una sola los proyectos de soterramiento de El Carmen -incluida la estación- y Barriomar-La Purísima; adecuar el proyecto que está ejecutando Aldesa en Santiago el Mayor, con un expediente de obras complementario ya en tramitación por Adif, para la ampliación hasta Senda de los Garres; y dar soporte de financiación a estos planes, tanto los que están en marcha como los que se están redactando, dando luz verde a las administraciones para que tramiten las autorizaciones para los préstamos participativos por un importe de 568 millones de euros en total a lo largo de los próximos ejercicios, hasta 2023.

Queda garantizado, por tanto, que la sociedad pueda hacer frente «en todo momento» a las certificaciones de obra tanto de Aldesa como de adjudicaciones próximas. A principios de 2018 se aprobará el proyecto de soterramiento de El Carmen y Barriomar, de manera que en primavera se podrían licitar las obras, ejecutándose de una tacada lo que hace años se anunció que se haría en cuatro fases diferentes. El complementario a Aldesa se acordará en el consejo de administración de Adif a final de octubre, de modo que la empresa ampliará su objeto de actuación y ejecutará en una actuación 1.100 metros de soterramiento para eliminar los pasos a nivel de Santiago el Mayor y de Senda de los Garres.

La vía provisional tiene un plazo de caducidad y estará desmontada «en dos años», insiste el delegado de Adif

Urbanización del entorno

«Es pertinente empezar a dinamizar los proyectos de urbanización del entorno que se irá liberando en superficie, por la terminación de las obras de las dos fases a las que ha quedado reducido el soterramiento», subrayó Bravo. «Esto permitirá, en función de cómo vayan finalizando las obras del soterramiento, empezar a trabajar en los proyectos de urbanización, que tendrá que redactar el Ayuntamiento, tanto en lo que es el objeto del plan especial urbanístico, como los tramos de losa en dirección a Almería y a Alicante. De modo que en 2023 estará completamente garantizada la urbanización y esto nos permitirá una permeabilidad total entre las zonas que ahora están separadas».

Adif entiende que las obras deben acometerse «de la forma que genere menos afecciones y para mejorar el servicio público. Sería absurdo que alguien pudiera pensar que si desde Adif hubiera alternativa no la acometiéramos», agregó Bravo. Insistió en que las obras van a continuar ahora como estaban previstas para la puesta en servicio de la vía provisional. «Una vez que pueda comenzar el periodo de circulación en pruebas del AVE se desviaría el servicio ferroviario y se acometería al día siguiente el agujero del soterramiento. Después se pondrían las pantallas y la losa y los trenes podrán empezar a funcionar por ahí una vez que puedan pasar. En ese momento se liberará la vía provisional, que tiene vocación temporal y está sometida a caducidad, por un plazo máximo de dos años».

En el consejo se informó del acuerdo alcanzado el jueves en el Pleno del Ayuntamiento. La oposición -que tiene mayoría- aprobó que el AVE no entre a Murcia si no es soterrado, que se quede en Beniel y se mantenga abierto el paso de Santiago el Mayor, algo que la Agencia de Seguridad Ferroviaria considera un riesgo inaceptable. Bravo dijo que la vía provisional es requisito necesario. «Adif quiere agilizar las obras, queremos el soterramiento ya, pero para hacerlo tenemos que liberar de los trenes la traza actual. Si no dejaríamos a Murcia sin su sistema de mercancías y cercanías, y se demoraría la llegada de la alta velocidad, pero la vía provisional es para garantizar esos tráficos».

Los vecinos podrán decidir el uso de los espacios públicos liberados

El alcalde, José Ballesta, anunció ayer tras la reunión de Murcia Alta Velocidad que el consejo de administración dio el visto bueno a que el Consistorio impulse un concurso de ideas para que los vecinos aporten sugerencias sobre los futuros usos de los espacios públicos liberados con el soterramiento. Ballesta dijo que este proceso se hará de forma inmediata.

El regidor afirmó que la manifestación del sábado es la demostración de «un anhelo largamente perseguido por los murcianos», y señaló que los pasos dados ayer por Murcia Alta Velocidad van en esa dirección. «Cuatro fases se van a solapar en una prácticamente, y con financiación y presupuesto de las administraciones, para que el soterramiento sea una realidad. El compromiso que en su día asumimos ya se ha sustanciado. Ahora el debate es cómo se hace y en qué condiciones, y ahí está la disparidad de criterios y donde estamos trabajando». Ballesta niega la fractura social y asegura que mantiene abiertas las puertas de diálogo, reiterando su compromiso de que el AVE no llegue antes del inicio del soterramiento. De lo contrario, si no se cumple, ya anunció en su momento que pondría su cargo a disposición y se iría.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos