Lujo medieval a ritmo de pasodobles

Una de las kábilas moras durante el pasacalles, que ayer estrenó itinerario y que convocó a los murcianos para el gran desfile de hoy.
Una de las kábilas moras durante el pasacalles, que ayer estrenó itinerario y que convocó a los murcianos para el gran desfile de hoy. / Guillermo Carrión / AGM

Las mesnadas cristianas desfilaron por delante de las kábilas moras en un pasacalles que convoca a toda Murcia al gran desfile de esta noche por la Gran Vía. El pregonero Alfonso de la Cruz, en ausencia del alcalde, dio la bienvenida a los festeros desde el balcón del Ayuntamiento

M. J. MONTESINOSMURCIA

Cristianos y Moros, porque ayer las mesnadas desfilaron por delante de las kábilas en el pasacalles hasta la Glorieta, llenaron las calles del corazón de la ciudad con el colorido de sus trajes y su marcha informal a ritmo de pasodobles. El hecho de que este año se haya cambiado el itinerario habitual, que transcurría por la Gran Vía, trasladándolo a calles más estrechas contribuyó a que el público pudiera vivir más de cerca la fiesta y las marchas cristianas y moras. Las abanderadas encabezaron el desfile que partió, por primera vez, de la plaza de la Merced, para continuar por Alejandro Séiquer, plaza de Cetina, Barrionuevo, Hernández Amores (plaza de la Cruz), plaza de Belluga, Arenal y Glorieta de España.

Las palabras de bienvenida a los festeros desde el balcón del Ayuntamiento corrieron a cargo del pregonero de este año, el periodista Alfonso de la Cruz. A continuación, toda la comitiva se desplazó hasta el campamento del Malecón, pero por un nuevo itinerario: Jara Carrillo, San Pedro y plaza de San Julián para pasar por el lateral de Verónicas -donde se hallan restos de la muralla medieval- y cruzar por Plano de San Francisco hasta el Malecón.

El alcalde, José Ballesta, que no pudo estar anoche en el acto de bienvenida -porque hoy está convocado por el presidente Rajoy, junto al resto de alcaldes del PP, en Zaragoza- sí recibió a toda la comitiva festera, por la mañana, en el salón de plenos. Allí les dirigió unas palabras reconociendo «la generosidad, la cercanía y la creatividad que os caracteriza». La abanderada infantil de la Federación, Natalia García, leyó en su libreta unas palabras para agradecer que «me hayan permitido sentirme como una princesa en su castillo y subir esta noche al balcón del Ayuntamiento». La abanderada de la Federación, María del Carmen Ropero, maestra de profesión, aseguró que «estas fiestas son una gran oportunidad de conocer las raíces de una ciudad con tanta historia». El presidente de la Federación de Moros y Cristianos, Javier Arenas, reiteró su «ilusión» en este primer año en el cargo directivo. El rey moro Aben Hud y el infante Alfonso de Castilla -que por la tarde realizó una ofrenda en la Catedral al rey Sabio- aprovecharon para convocar a toda Murcia a sus días grandes.

El pasacalles de anoche es solo un aperitivo del gran desfile de esta noche, que promete muchas novedades, como la participación de más caballos engalanados y el boato del rey moro Aben Hud y su favorita -Francisco Javier Espinosa y Ana López- y del infante Alfonso de Castilla y su dama, José Luis Rivera y Francisca Luz Pérez Alarcón. La espectacular entrada saldrá a las 21 horas desde la Alameda de Colón y pasará por el itinerario habitual: plaza de Camachos, Gran Vía y avenida de la Constitución. Las siete mesnadas cristianas volverán a preceder a las ocho kábilas moras, como anoche.

Fotos

Vídeos