Lluvia de críticas al PSOE por pactar con el PP el presupuesto municipal

El concejal de Hacienda y Contratación, con un significativo gesto de satisfacción, durante el Pleno de ayer. / Nacho García / AGM

Ciudadanos afirma que «a las siglas les sobra la 'O', de obrero», y para el edil Bermejo «hasta la 'S', de socialista»; Ahora Murcia habla de «cuentas de las susanas»

María José Montesinos
MARÍA JOSÉ MONTESINOSMurcia

El Pleno extraordinario de presupuestos celebrado ayer fue un foro excesivamente político, en el que cada grupo se enrocó en el discurso que había avanzado días atrás para justificar su voto. Las cuentas municipales para 2017 -408,3 millones- salieron adelante, como estaba previsto, por mayoría simple. Con los 12 votos favorables del equipo del PP que gobierna en minoría y la abstención del PSOE, que posibilitó su aprobación, aunque la portavoz socialista matizó que «no son los presupuestos que habríamos querido, pero lo hacemos por el bien de los murcianos y porque se acaba con la discriminación en pedanías, que contarán con casi el doble de dinero que hace dos años».

Las críticas al Grupo Municipal Socialista arreciaron desde el resto de la oposición. El portavoz de Ciudadanos, Mario Gómez, lamentó la «complicidad» del PSOE para sacar adelante las cuentas con lo que, en su opinión, han «perdido la capacidad moral para hacer oposición» y también «para gobernar al hacer suyas propuestas del PP, con lo que a las siglas del partido deberían suprimirle la 'O' de obrero».

Para el concejal no adscrito Luis Bermejo, al partido «le sobra, además, la 'S' de socialista» y se ha convertido en una «muleta» del PP y su «socio útil» perdiendo la oportunidad de liderar la «posibilidad real de llevar a cabo un proceso de cambio en el municipio».

El concejal de Hacienda alaba al exportavoz socialista, «un hombre que ha ennoblecido la política»

Similares críticas realizó el concejal de Cambiemos Murcia Sergio Ramos, que lamentó «el boicot político» que supone el acuerdo alcanzado en «reuniones a puerta cerrada», y reprochó al Grupo Municipal Socialista que haya permitido que el proyecto de presupuestos salga adelante en los términos en los que quiere el PP. A juicio de Cambiemos Murcia, una de las razones de peso para rechazar el acuerdo es la modificación planteada por PP y PSOE para que los alcaldes pedáneos puedan contratar cantidades de hasta 5.000 euros sin tener en cuenta la opinición del Pleno de las juntas municipales y sin la obligación de contar con tres presupuestos.

Ahora Murcia votó en contra porque, según su portavoz, Alicia Morales, «son unos presupuestos continuistas, sin coraje político y sin innovación», y pidió al PSOE que reflexione sobre en qué quedó su acuerdo para las cuentas de 2016, a la vez que lamentó que en el Ayuntamiento no esté «el PSOE del 'no es no', sino el de las susanas».

El concejal no adscrito Francisco Javier Trigueros se abstuvo «porque no son mis presupuestos y son mejorables, pero no vengo al Pleno a restar. Eso sí, estaré vigilante para que se cumplan lo mejor posible».

El concejal de Hacienda, Eduardo Martínez-Oliva, aseguró que «son los presupuestos que permitirán transformar y modernizar el municipio». Destacó a dos personas clave en el proceso de negociación: «Nuestro alcalde, que ha puesto las bases del diálogo y el consenso» y a José Ignacio Gras, «que ha ennoblecido la política y que siguió adelante y defendió sin desmayo lo que era beneficioso para los murcianos. Su paso fue breve [en alusión a que tuvo que abandonar el cargo de portavoz del Grupo Socialista por diferencias con dirigentes de su partido], pero más que suficiente para dejar huella entre nosotros».

También la actual portavoz del Grupo Socialista, Susana Hernández, tuvo un recuerdo para su antecesor, Gras, «a quien públicamente doy las gracias por su compromiso, trabajo y concepción de la política, pensando primero en los ciudadanos». Ayer el PSOE solo contaba con cuatro ediles, ya que Sebastián Peñaranda, que ocupa el puesto siguiente en la lista tras la salida de Gras, aún no ha tomado posesión, y Begoña García Reteguir tenía un compromiso familiar en el País Vasco.

Fotos

Vídeos