«Los ladrones nos han hecho mucho daño»

Valla por la que escapó uno de los presuntos ladrones, al que este vecino de Monteagudo sorprendió en su casa. / LV

Vecinos de la pedanía murciana de Monteagudo denuncian que están sufriendo una segunda oleada de robos con más de una decena de asaltos en un mes

Raúl Hernández
RAÚL HERNÁNDEZ

Los vecinos de la pedanía murciana de Monteagudo vuelven a estar en máxima alerta ante la segunda oleada de robos en viviendas que están sufriendo en este año. Tal y como ya ocurriera el pasado mes de abril, los ladrones han vuelto a poner las casas de esta localidad en su punto de mira. En el último mes llevan contabilizados más de una decena. El último, el pasado domingo a plena luz del día y con los propietarios en el interior. Por este motivo, el grupo de WhatsApp que crearon en aquella ocasión para avisarse entre ellos cuando ven algo sospechoso vuelve a estar muy activo y el sonido de los mensajes en el centenar de móviles de sus miembros es constante desde hace varias semanas.

«Nos están pegando en donde más nos duele, en nuestra seguridad». El pasado lunes 20 de noviembre este vecino, que prefiere no revelar su identidad, fue víctima de uno de esos asaltos. Sucedió entre las siete y las ocho de la tarde, pocas horas después de que desvalijaran otra vivienda a escasos metros de la suya. «Nos tienen vigilados y nos sentimos frustrados, desanimados, impotentes, inseguros, iracundos... pon el adjetivo que quieras o ponlos todos. Lo único que quiero que digas es que esto va a estallar algún día y va a ocurrir alguna desgracia. De aquí se está yendo gente porque está harta, nos están echando de nuestros hogares. Hasta la Guardia Civil nos dice que poco más pueden hacer. Los pueden atrapar, pero al día siguiente estarán en la calle otra vez».

En el caso de este vecino entraron por la puerta de atrás de la vivienda y reventaron la puerta de seguridad de la cocina con una 'pata de cabra'. Registraron cada estancia a conciencia, destrozándolo todo a su paso. «Un vecino vio a los cuatro ladrones salir corriendo por la puerta principal y montarse en un coche gris que le esperaba fuera. Cuando llegamos no nos creíamos que esta vez nos hubiera tocado a nosotros. Me han hecho mucho daño», lamenta el propietario víctima del robo.

Los ladrones revolvieron las mesillas de este vecino de Monteagudo.
Los ladrones revolvieron las mesillas de este vecino de Monteagudo. / LV

Su exigencia, como la del resto, vuelve a ser la misma que la de hace siete meses: más presencia policial para ejercer una labor disuasoria y lograr atrapar a los responsables, y más contundencia a la hora de aplicar la ley contra estos delincuentes.

Otra víctima de uno de los robos de este mes sorprendió al ladrón dentro de su casa. Ocurrió el pasado viernes a las 20.00 horas cuando volvía del centro de mayores. El dueño fue a abrir la puerta principal del inmueble cuando vio que había luz en la planta superior y escuchó pasos. «Yo creo que le avisó el conductor de una furgoneta que estaba en la puerta aparcada. De repente salió corriendo por el salón y se golpeó con varios muebles. Lo oí caerse. Abrió la puerta y bajó a toda prisa por la escalera que da a la parte de atrás de la casa. Allí se subió a un techado y comenzó a trepar por una parte de la montaña de la antigua cantera que da a mi patio. Estuvo encaramado un par de minutos tratando de escalar por las piedras. Yo mientras lo observaba desde la puerta de fuera, no podía hacer otra cosa», recuerda este jubilado de 73 años de edad. En su caso, al delincuente solo le dio tiempo a entrar a la habitación de matrimonio y revolver los cajones de su mesilla y la de su mujer. «No se llevaron mucho porque tengo poco, aunque sí que nos han quitado algo muy valioso: nuestra sensación de estar seguros en nuestra propia casa», concluye el vecino.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos