Culpable de asesinato y violación por matar a su mujer con una mancuerna de gimnasio

Juan Antonio M., tras su detención en Murcia en 2014./I.S.
Juan Antonio M., tras su detención en Murcia en 2014. / I.S.

El jurado acepta que en el momento del crimen tenía gravemente afectadas sus facultades mentales, pero no anuladas por completo

Alicia Negre
ALICIA NEGREMurcia

Un jurado popular consideró ayer a Juan Antonio Martínez culpable de un delito de asesinato y de otro de agresión sexual. Este murciano, que fue detenido en el verano de 2014 tras ocultarse en el barrio de La Fama, se sentaba en el banquillo de la Audiencia Provincial de Alicante en su sección de Elche por matar a golpes y agredir sexualmente con una mancuerna de gimnasio a su mujer, Yolanda Aniorte, en la casa que ambos compartían en Orihuela. En su veredicto, que se dio a conocer a altas horas de la madrugada, el tribunal popular da estos hechos por probados y abre la puerta a que la Audiencia le imponga a Juan Antonio una condena de, al menos, veinte años de cárcel.

A lo largo del juicio, el procesado reconoció el crimen y alegó una «enajenación» que le dejó «la mente en blanco durante 45 segundos», según recogió Efe. El procesado estaba obsesionado con la idea de que su mujer le había sido infiel con su hermano y otros hombres. Negó, no obstante, que violara a la víctima y aseguró que las relaciones sexuales con el uso de la pesa fueron consentidas, algo a lo que el jurado no dio crédito.

El tribunal sí dictaminó que el asesino tenía en esos momentos gravemente afectadas sus facultades mentales, pero no anuladas, por lo que se le aplicará en la sentencia una eximente incompleta. La Fiscalía y la Abogacía de la Generalitat sostenían que esa alteración psíquica influyó en su acción. El letrado Sergio Marco, que representa a la familia de la víctima, sostuvo, por el contrario, que el acusado era plenamente consciente de lo que hacía, pero esta parte no recurrirá la decisión.

Tras conocer el veredicto, tanto la Fiscalía como la acusación particular reclamaron al tribunal que le imponga a Juan Antonio Martínez penas cercanas a los 28 años de cárcel por ambos delitos. Sergio Marco solicitó, además, una prohibición de alejamiento y comunicación, durante diez años después de cumplida la condena, respecto a la madre de la víctima y a los dos hijos de esta. Uno de ellos, una niña de 6 años, es hija también del condenado.

Más información

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos