La juez exculpa a las exediles Vidal y Cachá por los ruidos del café Moderno

Ana Martínez Vidal y Adela Martínez-Cachá. /LV
Ana Martínez Vidal y Adela Martínez-Cachá. / LV

La investigación seguirá por otras vías para establecer si los dueños del local incurrieron en un delito ambiental por la ampliación de la terraza

Ricardo Fernández
RICARDO FERNÁNDEZ

La investigación judicial por los ruidos ocasionados por el café Moderno, ubicado en el paseo de Alfonso X el Sabio de Murcia, culminará o no con la condena de algún cargo público, pero entre estos no se encontrarán las exconcejales Ana Martínez Vidal y Adela Martínez-Cachá, hoy consejera de Educación del Gobierno murciano. Ambas se vieron directamente señaladas en la querella que interpuso un vecino del inmueble situado sobre ese local de ocio, como presuntas autoras de un delito de prevaricación, pero un auto que acaba de dictar la juez de Instrucción número 1 de Murcia, Ana Isabel Navarro Prieto, las exime de cualquier responsabilidad penal. Igualmente exculpado queda un jefe de servicio del Ayuntamiento de Murcia, Enrique Huelves.

En su resolución, la magistrada razona que la presunta prevaricación que se les atribuía radicaría en el hecho de no haber revocado la licencia al Café Moderno, como sí se habría hecho con otro local, después de que el vecino afectado por los ruidos denunciara que la terraza se asentaba sobre un suelo perteneciente -aseguraba- a la comunidad de vecinos y que en ningún caso es de dominio público.

Frente a tal argumento del afectado, el Consistorio dictó dos resoluciones -apoyadas en informes técnicos- en las que establecía que ese terreno sí era público, por lo que estaba totalmente justificada la concesión de una licencia para la instalación de una terraza.

La existencia de esos informes deja sentado, en opinión de la juez, que las decisiones municipales no fueron totalmente arbitrarias ni se adoptaron con la «malévola intención» de esquivar la ley, por lo que habría que excluir cualquier actuación prevaricadora. El debate quedaría circunscrito así, en todo caso, al ámbito del derecho administrativo o contencioso.

Sentadas estas bases, la instructora ha dictado un auto de sobreseimiento provisional en favor de la exconcejal Ana Martínez Vidal y del jefe de servicio Enrique Huelves, a lo que se añade que descarta la posibilidad de actuar contra la antigua edil y hoy consejera Adela Martínez-Cachá, como solicitaba el querellante.

Por otros derroteros

La exculpación de estos tres altos funcionarios no implica, sin embargo, que las diligencias se vayan a archivar. El vecino afectado por los ruidos había ampliado su querella al aportar datos de que los dueños del café Moderno podrían haber ampliado, de forma supuestamente ilegal, la capacidad de la terraza, pasando de nueve a quince mesas durante un periodo de cuatro semanas.

La juez señala en su resolución que no es posible perseguir penalmente a los dueños de ese establecimiento en tanto se ciñan a los requisitos de la licencia municipal, como considera que han venido haciendo durante años. Otra cosa bien distinta, establece a continuación, es que hayan podido ampliar ilegalmente el número de meses y, con ello, acrecentar lógicamente el nivel de molestias que soportan los vecinos. En tales circunstancias, considera que es necesario ampliar la investigación y requerir al Ayuntamiento para que aporte la documentación de que disponga sobre ese asunto concreto (inspecciones, expedientes, requerimientos...).

Hasta que haya analizado toda esa documentación, la juez no se pronunciará sobre la petición del fiscal de que proceda a citar en calidad de investigadas/imputadas a las jefas de servicio municipales Noemí Martín (Calidad Urbana) y Ainhoa Martínez (Obras y Servicios Comunitarios). Quienes no se librarán de tener que dar explicaciones en el juzgado son los propietarios de ese local de ocio, que ya han sido llamados a comparecer por la titular del Juzgado de Instrucción número 1 de Murcia.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos