Descubren una carrera ilegal con Ferraris por las calles de Murcia

Uno de los vehículos usado presuntamente para las carreras.
Uno de los vehículos usado presuntamente para las carreras. / POLICÍA LOCAL MURCIA

La Policía Local sorprende a los dueños de una quincena de coches de lujo, que grababan sus competiciones y las colgaban en internet

Alicia Negre
ALICIA NEGREMurcia

Utilizaban las calles de la capital murciana, desiertas en pleno puente de agosto, como si de un circuito de Fórmula 1 se tratase. O como si estuviesen grabando una nueva entrega de la saga 'Fast and furious'. La Policía Local de Murcia sorprendió ayer a un grupo de jóvenes que supuestamente realizaban carreras ilegales por las calles de la ciudad y por los alrededores del estadio Nueva Condomina a toda velocidad con lujosos vehículos. Una ocurrencia que, además, sus participantes decidieron difundir a través de las redes sociales, lo que finalmente acabó delatándoles.

Un circuito de Fórmula 1

Los agentes de la Policía Local de Murcia se percataron, en torno al mediodía, de la llegada a los aledaños del estadio Nueva Condomina de un llamativo grupo de vehículos de alta gama, algunos de ellos 'tuneados'. Según precisaron fuentes municipales, fueron en torno a una quincena los automóviles que se dieron cita en este punto. Entre ellos se encontraba un Nissan GT-R -su precio puede ser superior a los 120.000 euros- y varios Ferraris.

Los agentes calculan que circularon a más de 200 kilómetros por hora por el túnel de Atalayas

El conductor del primer vehículo, el Nissan, lo puso en marcha, no sin antes tomar la precaución, según explicaron las fuentes, de colocar dos pegatinas a las matrículas delantera y trasera ocultando su visión. Cuando estaba circulando, no a mucha velocidad, fue interceptado por una unidad de la Policía Local.

Los agentes comprobaron que, junto a los vehículos, había una cámara de vídeo con su trípode en funcionamiento. Según explicaron fuentes municipales, del material que contenía esa cámara, junto a algunos vídeos que, al parecer, fueron difundidos a través de las redes sociales, los policías obtuvieron pruebas cruciales para instruir diligencias por un presunto delito contra la seguridad vial. En algunas de esas imágenes se les observa supuestamente circulando por el túnel de Atalayas a una velocidad, según los cálculos realizados por el equipo de Atestados, superior a los 200 kilómetros por hora.

El Código Penal considera un delito contra la seguridad vial circular a una velocidad que supere en más de 60 kilómetros por hora la máxima que fije la vía en zonas urbanas. Un límite que, obviamente, este grupo rebasó. Esta práctica puede acarrear penas de prisión de tres a seis meses.

Fotos

Vídeos