Huermur solicita a Ballesta que la huerta también recupere sus escudos

LA VERDADMURCIA

La asociación conservacionista y de defensa del patrimonio Huermur se va a dirigir al alcalde, José Ballesta, y al consejero de Cultura, Javier Celdrán, para remitirles un dossier documental y fotográfico sobre los escudos y blasones de la Huerta de Murcia, que han sufrido el mismo problema que los de la ciudad, a veces en un grado mayor.

La construcción de edificios y urbanizaciones en numerosas pedanías de la huerta, ha supuesto que en las últimas décadas, numerosos escudos que marcaban el territorio de las antiguas familias propietarias de tierras, casonas y casas torre, abandonaran su situación original. El problema no es nuevo, como indican en Huermur: «numerosos escudos fueron desapareciendo de los núcleos de pedanías, de zonas de huerta y de los caminos reales, como el del Cartagena a su paso por Aljucer». Algunos de estos blasones «fueron reubicados en el Museo Arqueológico, y otros permanecen ocultos o desaparecidos, aunque hay personas que afirman haberlos visto en fincas privadas».

Aljucer
Calle de la Cruz, siglo XVII, semioculto
El Palmar
Escudo situado en la pared posterior del templo parroquial, en la Calle Mayor. Por este lugar continuaba el antiguo Camino Real de Cartagena, que partía de Murcia y atravesaba Aljucer.
La Alberca
Escudo de la antigua Torre del Pato. Catalogado y protegido por Urbanismo el 19 de noviembre de 2004.

La situación se ha venido repitiendo en los últimos años, con los casos del Molino de Oliver, en Aljucer, y de Casa Grande, en Alquerías. En la pedanía aljucereña, llevan 10 años esperando que el escudo del Molino vuelva a casa. «Con la reconstrucción del molino, lo razonable es que el escudo se ubique de nuevo en su fachada, como manda el Plan General de Ordenación Urbana».

El caso de Alquerías es de estudio: el Seprona de la Guardia Civil recibió la denuncia de Huermur por la desaparición del escudo de Casa Grande, una construcción protegida pero que fue derribada mientras el escudo de su fachada desaparecía sin dejar rastro. Todavía siguen buscándolo.

Los escudos que se podrían recuperar, y que aparecen reflejados en el estudio del profesor Manuel Pérez Sánchez sobre «Los blasones de la colección de arqueología del Museo de Murcia», publicado en la revista Verdolay en 1992, son los de casas solariegas en Santa Cruz y la torre Alarcón en La Arboleja, que podrían retornar a sus pedanías de origen, desde la colección del actual Museo Arqueológico.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos