Fijan un protocolo de medidas ante episodios de contaminación atmosférica

El concejal de Urbanismo y Medio Ambiente, Antonio Navarro, y el director general de Medio Ambiente, Juan Madrigal, durante la presentación del plan para controlar la calidad del aire./Javier Carrión
El concejal de Urbanismo y Medio Ambiente, Antonio Navarro, y el director general de Medio Ambiente, Juan Madrigal, durante la presentación del plan para controlar la calidad del aire. / Javier Carrión

Incluye medio centenar de medidas para reducir los niveles de polución cuando se superen los umbrales máximos permitidos

EFEMurcia

El Ayuntamiento de Murcia ha puesto en marcha un "plan de choque" con medio centenar de medidas para controlar la calidad del aire en la ciudad, proteger a la población y reducir la contaminación atmosférica en situaciones en las que se superen los umbrales máximos permitidos.

Se trata de un protocolo presentado este viernes por el concejal de Urbanismo, Medio Ambiente, Agua y Huerta, Antonio Navarro, que está orientado a tomar medidas cuando se producen episodios puntuales de contaminación atmosférica y se superen los niveles máximos permitidos de cuatro contaminantes: ozono, dióxido de nitrógeno, dióxido de azufre y micropartículas en suspensión, denominadas PM10.

Según explicó el edil, este plan de choque es una herramienta "dirigida a proteger a la población, reducir la contaminación atmosférica en situaciones en las que se superen los umbrales de información y alerta -regulados en la normativa estatal-, así como proponer medidas genéricas a la población en aras de una mejor calidad del aire en el municipio".

Navarro insistió en que la ciudad "no tiene hasta el momento un problema grave de contaminación atmosférica", pero ha asegurado que su concejalía está decidida a adoptar nuevas medidas contra ella.

El protocolo será de aplicación continua durante todo el año y se divide en tres áreas: nivel de aviso (12 actuaciones), episodio de contaminación atmosférica (20) y situación de alerta atmosférica (19).

Así, en el nivel de aviso se informará a la población de la situación y se darán recomendaciones generales como reducir las actividades al aire libre, optar por desplazamientos a pie, en bicicleta o en transporte público y apagar las luces innecesarias y los aparatos que no se usen.

Cuando se trate de un episodio de contaminación atmosférica, se enviará aviso a los ayuntamientos más cercanos y a posibles industrias implicadas y a las medidas anteriores se sumarán comunicaciones especiales a grupos de riesgo, centros sanitarios y educativos, residencias o centros deportivos.

Además, la Policía Local tomará medidas para mejorar la fluidez del tráfico y lo desviará, y se harán restricciones de obras y de limpieza viaria.

Por último, en una posible situación de alerta atmosférica, a las actuaciones anteriores se sumará la paralización de obras, el cambio de la franja horaria para la distribución de mercancías, la prohibición del estacionamiento de vehículos en la zona regulada de ORA, y la puesta en marcha de un Plan Específico de Control de Tráfico.

Este plan contempla la posibilidad de reconversión de carriles de circulación en carriles ciclables, la peatonalización de forma transitoria de algunos ejes viarios, la gestión de la velocidad según criterios ambientales, la mejora de la regulación semafórica, dando prioridad al transporte público o la restricción total al tráfico de los vehículos a motor con más de 10 años de antigüedad.

El protocolo ha recibido este viernes el visto bueno de la Junta de Gobierno local, que ha aprobado también, entre otros temas, el pliego de condiciones para la contratación de la campaña de control del mosquito tigre durante los próximo cuatro años por un importe global de 600.000 euros.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos