La Verdad

«El sardinero es un hombre de honor»

Relojes con estilo para hombre y mujer

Las mejores marcas a los mejores precios

¡¡Todos a 49€!!

Hasta 70%

Moda urbana para hombre

Hasta 80%

Moda clásica para hombre, mujer e infantil

Hasta 90%

Chaquetas y abrigos de piel para hombre y mujer

Hasta 70%

Calzado y complementos de piel para hombre y mujer

Hasta 70%

Bolsos de piel made in Italy

Hasta 80%

¡Todas las botas a 21.00€! ¡No te lo pierdas!

Hasta 70%

Calzado de original diseño para mujer

Las mejores marcas a los mejores precios

Muebles con estilo para tu hogar

Hasta 70%

Renueva tu comedor con muebles de diseño

Hasta 70%

Calidad y diseño en ropa de hogar

Hasta 70%

Moda casual para hombre y niño

Hasta 70%

Diseño y calidad al mejor precio

Hasta 80%

Elige el cabecero que más se adapte a la decoración de tu habitación

Las mejores marcas a los mejores precios

Decora las ventanas de tu hogar con originales estores

Las mejores marcas a los mejores precios

Tus marcas favoritas en deportivas técnicas y casual

Las mejores marcas a los mejores precios

Relojes para hombre y mujer

Hasta 70%

Textil hogar de diseño y calidad

Las mejores marcas a los mejores precios

Marcas deportivas en relojes de pulsera

Hasta 70%

Moda clásica para hombre y mujer

Hasta 80%

Chaquetas de piel para hombre y mujer

Hasta 70%

Calidad y diseño en tu hogar

Las mejores marcas a los mejores precios

Moda y complementos para hombre

Hasta 70%

El alcalde de Murcia, José Ballesta, evocó en su discurso el libro del académico murciano Antonio Martínez Cerezo titulado 'Oficios murcianos', donde decía que no hay oficio más murciano que el de sardinero. Ballesta corroboró esa apreciación, y ensalzó la figura de estos «hombres de honor, representantes del caballero murciano». También recordó las letras de José María Galiana y otras coplas que han hecho referencia a la fiesta. De Albarracín dijo que «es la mejor muestra de esa raza especial de murcianos dedicados a generar bienestar y riqueza»: «Es la quintaesencia del empresario murciano, hombre cabal y templado que antepone el corazón a la cabeza». A Miriam Giovanelli la describió así: «Delicada y distinguida, suave y sutil, bella y radiante, elegante y señorial». Se dirigió a ella en un lenguaje que resultaba quijotesco: «Sabed señora que habéis sido elegida para un cargo de alta responsabilidad. Aquí vais a ser sometida al culto popular de Murcia» y le deseó que disfrute del «fuego creativo».