La Verdad

La Patrona de Murcia, portada por los caballeros de la Virgen, en una concurridísima plaza de Belluga.
La Patrona de Murcia, portada por los caballeros de la Virgen, en una concurridísima plaza de Belluga.

«Fuensantica, eres nuestro consuelo»

  • La misa huertana, presidida por el obispo Lorca Planes, fue un homenaje a la Patrona de Murcia. «No te olvides del agua para nuestros campos», suplicó el prelado, que le pidió que cuidara de los débiles y diera esperanza a los «atribulados»

Con una espectacular decoración floral amaneció la fachada de la Catedral, dispuesta a ser el epicentro del primer acto oficial del día del Bando de la Huerta. La plaza, llena hasta los topes, presentaba una imagen tradicional de fieles y autoridades festeras y políticas que asistieron a la eucaristía que cada año preside la Virgen de la Fuensanta.

El obispo de la Diócesis de Cartagena, José Manuel Lorca Planes, acompañado por una veintena de sacerdotes, fue el encargado de oficiar esta eucaristía multitudinaria con aires huertanos, ambientada por los integrantes de la peña La Rana.

«La iglesia ha cantado estos días ¡Aleluya!, ¡Ha resucitado el señor!», comenzó el obispo, quien recordó a los presentes la importancia de aprender las lecciones de fe que da la Semana Santa. «Es tiempo de orientar nuestra vida hacia Cristo, con su victoria sobre la muerte». Centró gran parte de su homilía en la figura de la Virgen: «Cuánto tenemos que aprender de su generosidad». La puso como ejemplo de sacrificio y de ofrenda a Dios porque, «no podemos separar al hijo de la madre. El sí de nuestra madre cambió la faz del mundo». Y no perdió la oportunidad de referirse a la amenaza nuclear que vive el mundo, «que los inventos de destrucción no sean los que nos gobiernen causando miedo y temor».

A la Patrona de Murcia le dedicó sentidas palabras: «'Fuensantica', eres nuestro consuelo». Y, como hace año tras año, le recordó su divina labor: «No te olvides del agua para nuestros campos y nuestra huerta». Y añadió, en un ejercicio de humildad y servidumbre, «nos tienes a todos los murcianos rendidos a tus pies, eres nuestra seña de identidad». También le pidió que le diera «esperanza a los atribulados» y cuidara «de los más débiles». Mandó, además, un emotivo recuerdo a todas esas organizaciones que cada día trabajan con los más necesitados, ayudando «en el sentido estricto de la solidaridad samaritana». Terminó el prelado su homilía deseando a los murcianos felices fiestas y anhelando que «estos sean días propicios para vivir con alegría nuestra condición de hijos de Dios», animando a los presentes a no desviar su camino de fe en esta semana festiva.

Procesión por el centro

Al finalizar la ceremonia, la Virgen fue protagonista de una procesión por el centro, portada por los Caballeros de la Fuensanta y acompañada por miles de personas, muchas ataviadas con el traje regional, que no perdieron oportunidad de ver de cerca, un día más, a la Patrona. La 'Morenica' lució de nuevo el manto brocado en plata que estrenó en la tarde de la ofrenda y que fue donado por el presidente de la Hermandad de los Caballeros de la Fuensanta.