La Verdad

fotogalería

Una modelo con tocado de rosas naturales caminando graciosamente por Murcia. / Nacho García / AGM

La primavera se luce en la ciudad con sus aromas

  • Carrozas, comparsas de carnaval, bandas internacionales, grupos de baile y bellas decoraciones hacen de la Batalla de las Flores un espectáculo sin parangón

Pocos desfiles tiene Murcia tan hermosos como el de la Batalla de las Flores. Una exaltación de la primavera que lleva décadas embelesando a propios y foráneos y que, después de desapariciones, modificaciones y cambios de nombre, ha conseguido perdurar en el programa festero y ser uno de los actos de más repercusión de las Fiestas de Primavera. El desfile, que salió a las cinco de la tarde desde el barrio del Carmen, llenó las calles de belleza, colorido, ritmos internacionales y, ante todo, dejó una aroma inigualable a jazmín y a las decenas de variedades florales que se pasearon por las calles del centro.

Desde Colombia llegaron los primeros invitados, encargados de abrir el desfile. Medellín Vanguardia trajo auténticos ritmos latinos con un grupo de baile y una banda de música. Y apareció entonces una enorme margarita anunciando la llegada de la Batalla de las Flores, llevada por dos jardineros y precedida por los dos primeros perfumadores de esencia que, este año como novedad, escanciaron aroma de jazmín. Una comparsa de libélulas, caracoles, mantis y mariquitas hizo las delicias de los más pequeños. Detrás venían los llamativos pájaros alicantinos, que desfilaron con coreografías espectaculares y con unas alas majestuosas.

La comparsa El Bosque puso en escena varios árboles realizados con flores: enormes y de gran colorido, y llevados en plataformas con ruedas por varios jardineros. Y detrás de ellos, las hadas del ballet Danza de Primavera desfilaron con sus coreografías bucólicas. Desde Alemania vino esta comparsa formada también por unos animales fantásticos subidos en zancos, con vestimenta aerostática y llamativos tocados. Y llegó el pase de modelos. Con música típica de los años cincuenta, la comparsa Floral de Beniaján ofreció uno de los momentos más esperados de la Batalla de las Flores: el desfile con trajes elaborados con flores. Originales diseños, todos únicos y diferentes, combinados con telas de tul y confeccionados en varios colores.

Míster y Miss Murcia

Empezaron entonces las carrozas. Las primeras en llegar fueron las Reinas de la Huerta, Paula Gómez y Ana María Gálvez, con sus respectivas cortes de damas de honor que, sonrientes y divertidas, no cesaron de lanzar flores desde lo alto de su carroza. Tras ellas, el ballet Aerodance de Murcia. La plataforma de la sardina fue la siguiente en aparecer en la comitiva, con su fondo del mar recreado con flores y con el gigante pescado presidiendo la escena. Las tunas del Certamen Internacional Costa Cálida tuvieron su representación, con una carroza con una enorme pandereta en todo lo alto y pequeños tunos repartiendo flores. Miss y Míster Murcia 2017 participaron subidos en dos tronos instalados en la carroza de la belleza. Sendas instalaciones de fantasía completaron el cortejo que cerró el imprescindible escudo de la ciudad, realizado con claveles rojos y blancos, que no falta en ningún desfile de la Batalla de las Flores.

Por el centro histórico

El cortejo recorrió las calles del centro histórico, vías por las que no suelen pasar los grandes desfiles, de manera que los asistentes pudieron disfrutar de la belleza y el aroma de los elementos que participaron de una manera muy cercana. Terminó en la avenida Alfonso X, donde tuvo lugar uno de los momentos más esperados de la tarde. Culminado el recorrido, había que darle una nueva vida a las flores que de una u otra manera formaron parte de la decoración de carrozas y demás plataformas. Aquellos que se acercaron hasta el lugar pudieron llevarse auténticos ramos de flores, de diferentes tipos y colores, y colocar en sus hogares un pedazo de la belleza de la primavera murciana. De la que aunque pase el tiempo no se marchita.