La Verdad

El pastel de carne es el rey

video

Colas en el Cuartel de Artillería para alcanzar uno de los 10.000 pasteles de carne que se repartieron por la tarde. En la imagen, apilados en cajas. / JUAN CARLOS CAVAL / AGM

  • El cambio de ubicación no influyó en la asistencia de público, pero disgustó a la asociación de pasteleros. El Cuartel de Artillería acogió el popular reparto de los discos de hojaldre rellenos de carne cuando hasta ahora se celebraba en la plaza de Belluga

Diez mil pasteles de carne. Uno detrás de otro. Es la cantidad que se repartió ayer en el Cuartel de Artillería en el día del homenaje a esta receta murciana. Estas fueron las personas que desde las siete de la tarde llenaron el antiguo patio militar hasta entrada la noche, acompañando el típico manjar con cerveza Estrella de Levante y vino de Bodegas Salzillo, según el deseo de los comensales. De nuevo la cita fue un éxito de público y de nuevo las colas fueron la tónica de la tarde.

La nueva ubicación del tradicional reparto no rebajó la afluencia de público, pese a que este lugar no ofrece la espectacular imagen de una plaza Belluga con una cola en zigzag que llegaba casi a la Gran Vía. En esta ocasión, la espera se alargó durante algo más de una hora, pero los asistentes aguantaron de manera estoica. Lo que fuera por pillar un pastel de carne.

FOTOS

  • ¡No sin mi pastel!

La confitería Ignacio fue la proveedora en esta ocasión en la que Arepa (Asociación Regional de Pasteleros) se ha querido desmarcar de la iniciativa. Según fuentes municipales, no estaban de acuerdo por el cambio de sitio, cuestión que la asociación no ha querido aclarar porque ha preferido no dar explicaciones ante la llamada de 'La Verdad'.

«Lo hemos traído aquí porque el barrio del Carmen reclama actividad festiva y son muchos los vecinos y comerciantes que se quejan de que todo pasa al otro lado del río. También nos parece un lugar más adecuado para el aluvión de gente que suele venir a la cita, hay más amplitud y no es una zona de paso», indica el concejal de Cultura, Jesús Pacheco.

Aunque Arepa no ha querido participar, la sorpresa llegó cuando en el reparto estuvieron presentes algunos confiteros que, a título personal, se acercaron para apoyar el evento. «Yo no soy empresario, soy confitero y esta me parece una buena iniciativa para promocionar el pastel de carne», aseguraba Jesús Navarro, de Confitería Carrión. «Esto ayuda a los pasteleros, si el pastel de carne se conoce nosotros trabajamos más», señalaba Antonio Ramírez, de Zaher. Para Valerio García, de Confitería Ignacio, la encargada de elaborar y llevar los 10.000 ejemplares que se sirvieron ayer, «el pastel de carne es la imagen de la gastronomía murciana. Ha cumplido 400 años y tenemos que arrimar el hombro para que cumpla 400 más. Esta iniciativa ayuda mucho a la difusión de la receta y a la promoción de nuestra identidad gastronómica». García, ajeno a la polémica con el gremio, agradecía que muchos confiteros hubieran acudido a colaborar en este reparto a pesar de que la asociación se haya desmarcado. También desde la Concejalía de Festejos aplaudían que estos confiteros hubieran acudido de 'motu proprio'.

Vinos de Jumilla

Los pasteles de carne no se sirvieron solos. Siempre van acompañados de una buena cerveza Estrella de Levante y, ayer además, el comensal pudo elegir también hacerlo con un vaso de vino. Bodegas Salzillo, afincada en Jumilla, se ha sumado al homenaje al pastel de carne para promocionar el lanzamiento de dos de sus vinos, 'Güertana' y 'Güertano', un blanco y un tinto que han sido presentados estas Fiestas de Primavera. «Los propietarios de la bodega son murcianos, por eso le hemos hecho este guiño a la ciudad, porque no olvidan sus raíces huertanas», contaba Juan Santos, el enólogo de la bodega. «El blanco tiene un toque tropical y aroma a piña y mango. El tinto está criado cuatro meses en roble francés y tiene un sabor persistente con toques achocolatados», destacaba Santos.

A pesar del viento, que a principio de la tarde se llevó parte de las infraestructuras preparadas para el reparto, la jornada fue un nuevo éxito de participación. Los murcianos respondieron ante la llamada del Consistorio al homenaje al pastel de carne y se llevaron una merienda típicamente murciana por la cara. Aunque nada es gratis, para llevarse su pastel de carne y su cerveza o vino, tuvieron que aguardar un buen plantón hasta recorrer los cientos de metros que tenía la cola que se formó, desde primera hora de la tarde, para llegar al anhelado manjar.