La Verdad

La huerta que se ve y se toca

Dos huertanos empinándose el porrón de vino en la puerta de la barraca de la Cruz Roja.
Dos huertanos empinándose el porrón de vino en la puerta de la barraca de la Cruz Roja. / J. C.
  • Muchas barracas ofrecen este año recreaciones de ambientes y talleres para llamar al público; en la Cruz Roja se ha instalado un auténtico poblado

Las Fiestas de Primavera dedican gran parte de su programa a la divulgación de la vida en la huerta murciana. La demostración de las costumbres y tradiciones no termina con el desfile del Bando. Las barracas se han convertido en las principales muestras de la vida de antaño con sus recreaciones y actividades. Son muchas, la mayoría, las que han preparado en sus recintos de chamizo escenas costumbristas. Barracas huertanas, exposición de aperos, muestra de elementos del traje regional y representaciones de otro tiempo son un reclamo para atraer más gente a sus comedores, pero sobre todo cumplen con su razón de ser: la recuperación y divulgación de las tradiciones. Aunque eran muchas las que ya lo hacían, la Federación de Peñas invitó a las que instalaban barraca a que prepararan entornos costumbristas y mejoraran así la ambientación.

En la plaza de la Cruz Roja, a cuenta de la Federación, se ha instalado este año el llamado Entorno Huertano. Una recreación fiable de cómo era la huerta, con su pequeña plantación y animales vivos como vacas, burros, conejos, pollos y gusanos de seda, que causan sensación entre los pequeños; un pozo, una barraca, huertanos vestidos con trajes de faena, bicicletas, mesas, sillas y pequeños elementos de la vida cotidiana. La zona está recibiendo numerosas visitas.

La peña Los Güertanos lleva años montando una auténtica barraca. Este año se ha sumado El Almirez con una construcción en la que hay animales vivos y hasta una letrina.

El Pimiento también tiene su rincón. Así hasta un largo etcétera de barracas que sacan su ajuar a la calle para mostrar el estilo de vida de otrora.

En La Lebrilla, en la plaza Circular, durante esta semana han desarrollado talleres de oficios. Comenzaron el lunes con el esparto, con Florencio Camarero, que hizo demostraciones con mimbre y caña. El miércoles le tocó el turno a la forja, con el taller de José Antonio Campos. Ayer Ana María Baeza enseñó trucos para el bordado de traje regional y esta noche será el día del modelado con barro, con Loli Sanz.