La Verdad

Fiesta con la sardina «hasta el amanecer»

fotogalería

Actores del grupo de teatro de San Javier, durante la representación de la pugna por la sardina entre Don Carnal y Doña Cuaresma. / Javier Carrión / AGM

  • Una divertida pugna entre Doña Cuaresma y Don Carnal con el grupo de teatro de San Javier anima la llegada del popular personaje

Ya está en Murcia. La sardina ha llegado y las fiestas del Entierro están ya encarriladas. La Gran Vía se vio este jueves abarrotada de gente que se acercó a la llegada oficial del personaje festero. Desde San Javier hasta Estrella de Levante y desde la fábrica de Espinardo hasta la plaza de Santa Isabel. Llegó agarrada por Doña Cuaresma, una señora enlutada con velo de viuda y con pocas ganas de fiesta. Pero con ella iba también Don Carnal, la personificación de la alegría y el jolgorio. Fue el grupo de teatro de San Javier el encargado de recrear esta escena en la tribuna de autoridades instalada frente al edificio del Banco de España.

  • La Sardina llega a Murcia

Don Carnal comenzó amable pidiéndole la sardina a Doña Cuaresma. Pero ella, seria y remilgada, le dijo que no. «Ni lo pienses Don Carnal, aún queda mucho por ayunar». «El muerto al hoyo y el vivo al zarangollo», clamó él, impaciente por empezar la fiesta. El público clamaba, entre verso y verso: «¡Quítasela ya!». Y Don Carnal, cansado de la vía del diálogo, se la arrebató con esfuerzo de sus manos y se dirigió a los murcianos: «Tomadla, pues, de manos del pueblo de San Javier y que no pare la fiesta hasta el amanecer».

Con su llegada a Murcia, la sardina ha firmado su sentencia de muerte. Un desfile informal la llevó hasta el catafalco, en la plaza Martínez Tornel. Allí permanecerá hasta mañana, cuando al finalizar el desfile del Entierro será quemada. Aunque sus últimas horas las pasará entre multitudes. A las ocho de la tarde está previsto que empiece hoy el desfile del velatorio, que acaba en la Glorieta. Desde el balcón del Ayuntamiento, la actriz Miriam Giovanelli leerá el testamento de Doña Sardina.