El ficus de Santo Domingo ya está sometido a un chequeo «minuto a minuto»

Un operario instalando ayer en el ficus el dispositivo que permite hacer un seguimiento «minuto a minuto» de los factores ambientales.
Un operario instalando ayer en el ficus el dispositivo que permite hacer un seguimiento «minuto a minuto» de los factores ambientales. / Juan Carlos Caval / AGM

Un nuevo sistema de monitorización creado por empresas murcianas permitirá conocer las condiciones ambientales y activar las alertas para reducir el estrés hídrico

Manuel Madrid
MANUEL MADRIDMurcia

Desde el accidente de junio, el ficus de Santo Domingo tiene un seguimiento especial. Seguramente sea el árbol enfermo con más atenciones de España. Hasta el punto de que el servicio de Parques y Jardines del Ayuntamiento está examinando sus constantes vitales «minuto a minuto» para conocer su estado y para ir adoptando las medidas más convenientes para conseguir su total recuperación. Para ello se ha instalado un sistema inteligente de sensorización en el hueco de una de las ramas , y próximamente se hará en los de Floridablanca, desarrollado por empresas murcianas y en colaboración con la Universidad de Murcia. Es una tecnología novedosa en jardinería pública, ya que hasta ahora solo se había aplicado para el seguimiento de cultivos y frutales en invernaderos, según explica a 'La Verdad' Juan Celdrán, director de Syscomed, la compañía que ha desarrollado el sistema. En el mes de septiembre llegarán a Murcia desde Estados Unidos los sensores que faltan por instalar.

El alcalde Ballesta se interesó ayer por este mecanismo y fue testigo de la instalación en el árbol monumental más preciado de la ciudad, que se desplomó en junio inesperadamente sobre la zona de terrazas sin causar víctimas. El Ayuntamiento ha confiado en las empresas murcianas que han desarrollado el artilugio y el software para el control del sistema dada su experiencia y su participación en proyectos europeos. Con solo un mensaje de móvil, el sistema responde con la última información disponible actualizada sobre temperatura, humedad, lluvia acumulada y viento, pero hay datos también sobre humedad de suelo y de hoja, en distintas posiciones, y del grosor de la rama para conocer el estrés hídrico. Estos datos se transfieren automáticamente a la plataforma del Ayuntamiento, pionero en la instalación de sistemas inteligentes, para su interpretación. «Puede servir para conocer datos instantáneos, para conocer el histórico y para saber si hay niveles diferentes y generar alertas de modo automático a corto y medio plazo para aumentar, por ejemplo, niveles de humedad», apunta el técnico. «El acceso aquí es más complicado, no podemos hacer uso de una instalación normal de suministro eléctrico, por lo que estamos utilizando tecnología punta, con comunicaciones y consumo muy bajo, y alimentado por energía solar. Utilizamos una placa solar de 7,5 voltios, que equivale a dos pilas del mando a distancia de la tele. El impacto es realmente muy pequeño».

Qué es
Un sistema de sensores que permite conocer temperatura y humedad ambiente, humedad foliar y humedad del suelo. Además de esto se tomarán medidas continuas del grosor de varias ramas, en diferentes orientaciones.
Dónde está
Es la primera vez en toda España que se realiza en árboles ornamentales, ya que hasta ahora solo se había instalado en invernaderos. Colocarán cerca de 70 sensores en el ficus de la plaza de Santo Domingo y en los diez ejemplares de Floridablanca.
Qué hacer con los datos
La información que se obtenga permitirá determinar un histórico para predecir situaciones de estrés del árbol y minimizar los riesgos. «Con las tecnologías Big Data y algoritmos de inteligencia artificial predictiva podremos monitorizar las constantes del árbol y tener los datos suficientes para que los técnicos especialistas municipales puedan determinar las acciones a tomar en cada momento y minimizar con ello los riesgos de caída de ramas que aumentar al máximo los niveles de seguridad», explica Juan Celdrán, de Syscomed.

Esta solución ya se ha probado en viñedos, y se vio una posibilidad que podía ser eficiente para el seguimiento de árboles monumentales que tienen riesgo de caída de ramas, como es el caso de Santo Domingo. «El Ayuntamiento ha reaccionado muy rápido, nos lo pidieron por la vía de urgencia y ya está puesto». En cuanto a los sensores de precisión que quedan por instalar y que vendrán de Estados Unidos, Celdrán detalla que son los de humedad foliar (hojas), en sitios diferentes; el de endómetro, que mide el diámetro de la rama, y el de humedad del suelo. Para el mes de septiembre estarán todos colocados.

Una de las posibilidades del dispositivo es activar los equipos de humidificación. «El sistema es capaz de aprender solo, e irá con algoritmos de inteligencia artificial aprendiendo del entorno, y siendo capaz de tomar decisiones, o aportándole datos a los técnicos para que los tomen».

El ficus de Santo Domingo ya no lo veremos más con la monumentalidad que llegó a tener antes del accidente de junio, con hasta 40 metros de altura. El Ayuntamiento, siguiendo el consejo de los técnicos, controlará que el ejemplar no gane en porte y su crecimiento se haga de forma controlada. No obstante, los técnicos indican que la baja humedad y las altas temperaturas son circunstancias ambientales que confieren a estos ejemplares un gran estrés hídrico, lo que provoca que en momentos puntuales puedan producirse desprendimientos por las características especiales de la madera y el peso elevado. Para aumentar los controles de seguridad se ha instalado el sistema de monitorización constante de condiciones ambientales.

Más

Fotos

Vídeos