La exconcejal de IU dice que Fuentes Zorita estaba «muy a favor» del proyecto de Nueva Condomina

Concha Hernández, Pepe Arce y Jose Luis Sánchez Alegre, en la puerta de los juzgados de la Ciudad de la Justicia./NACHO GARCÍA / AGM
Concha Hernández, Pepe Arce y Jose Luis Sánchez Alegre, en la puerta de los juzgados de la Ciudad de la Justicia. / NACHO GARCÍA / AGM

La testigo dice que le sorprendió que el exportavoz socialista no reparara en el perjuicio que se derivaba al incluir en la modificación del PGOU una alternativa en virtud de la cual se renunciaba a percibir el 10% de los aprovechamientos urbanísticos

EFE

La exconcejal de IU-V en el ayuntamiento de Murcia Concepción Hernández señaló este jueves, al declarar como testigo en el juicio que se sigue contra el exalcalde Miguel Ángel Cámara y dos exaltos cargos de Urbanismo, que el entonces portavoz del PSOE, José Salvador Fuentes Zorita, estuvo «muy a favor» del convenio Nueva Condomina.

Precisamente ese convenio, firmado por Cámara y el empresario Jesús Samper, propietario del Club Real Murcia, en 2001, está en el punto de mira de las acusaciones personadas en este juicio por si el mismo supuso aprovechamientos inmobiliarios a favor de dicha promotor y perjuicios para las arcas municipales.

Hernández, que junto con su compañero de grupo municipal fueron los únicos que votaron en contra del convenio, señaló que en el pleno en que se dio el visto bueno al mismo Fuentes Zorita declaró que el mismo era muy positivo «y que lo había calculado a la peseta», para añadir que ya que todos los proyectos municipales fueran tan positivos como este.

La testigo añadió que le sorprendió la actitud de Fuentes Zorita, especialmente, porque debido a su cualificación profesional, ya que es ingeniero de Caminos, no hubiera reparado en el perjuicio que, en su opinión, se derivaba para el ayuntamiento al incluir en la modificación del Plan de Ordenación Urbana una alternativa en virtud de la cual se renunciaba a percibir el 10% de los aprovechamientos urbanísticos derivados del convenio.

Hernández explicó que en el pleno municipal en el que se aprobó aquel texto votaron en contra porque les llamó la atención la incorporación de esa alternativa y, también por otros temas, como el relacionado con el campo de golf que figuraba en el proyecto o la ausencia de un informe económico sobre el nuevo estadio de la Condomina.

La postura de su grupo, añadió, se basó en sus propias valoraciones y en los informes elaborados por un equipo de trabajo del que formaba parte, entre otros, el arquitecto Felipe Iracheta.

También explicó que el encargado de defender en el pleno del ayuntamiento el proyecto provisional del Plan de Ordenación Urbana, que ya contemplaba las actuaciones derivadas del convenio, fue el entonces concejal de Urbanismo, Ginés Navarro, que, dijo, no hizo entonces observación ni reserva alguna sobre el mismo.

Defensa del Grupo Socialista

En esta cuarta sesión de la vista oral, que se desarrolla desde el pasado nueve de mayo en un Juzgado de lo Penal de Murcia, declaró asimismo el exconcejal socialista José Luis Sánchez Alegre, quien manifestó que el proyecto de Nueva Condomina fue votado a favor por su grupo y que el mismo «se defendió bastante y de forma positiva por nuestro portavoz, Fuentes Zorita».

Como había dicho poco antes la exconcejal de IU-V, Sánchez Alegre recalcó que en todo momento, tanto en las sesiones del Consejo de Gerencia como en el pleno municipal en el que se aprobó el convenio como el plan parcial tuvieron a su disposición todos los expedientes, además de recibir cuantas explicaciones solicitaron a los técnicos municipales.

Otro de los testigos ha sido el que era concejal de Obras y Servicios en aquellos años, José Arce, que indicó que jamás se aprobó nada que no contara con los informes técnicos y jurídicos, para añadir que nunca recibió presión alguna de Cámara para votar en un sentido u otro.

El que fuera jefe de Gabinete del exalcalde, Eduardo Martínez-Oliva, señaló que la primera noticia que tuvo del protocolo que dio origen al convenio urbanístico fue cuando el entonces secretario general del ayuntamiento, José Luis Valenzuela, entró con él al despacho de Cámara y comentó a este que era «impecable».

Relación «totalmente institucional»

La sesión dio comienzo con una videoconferencia en la que el era presidente de Cajamurcia, Carlos Egea, declaró que la relación que Cámara tuvo con él sobre este asunto fue siempre «totalmente institucional».

Egea añadió que en 2002 abandonaron el proyecto por la disconformidad que mantenían con sus socios debido a que los enfoques de gestión eran diferentes.

También manifestó que entendía que su entidad de ahorro, que contaba con el 20% del capital social, merecía otro trato, por lo que estaban descontentos debido a que no se les informaba de lo que se hacía.

En cuanto al aval solicitado por Samper, Egea ha dicho que no pudieron prestarlo porque se elevaba a 24 millones de euros, algo inasumible para el volumen de negocios de su entidad de ahorro.

El juicio continuará el 22 de mayo, con el comienzo de las pruebas periciales.

En este proceso, la fiscalía reclama para Cámara y el exdirector de Urbanismo Pedro Morillas diez años de inhabilitación, y para el tercer acusado, el exjefe de Planeamiento Joaquín Peñalver, ocho años y siete meses de inhabilitación, en los tres casos, como presuntos autores de un delito de prevaricación administrativa.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos