El Estado reconoce que «no consta inversión» para rehabilitar el castillo de Monteagudo

Castillo de Monteagudo.
Castillo de Monteagudo. / V.Vicéns / AGM

El director general de Patrimonio evidencia por escrito que se desconoce el paradero de la partida de 800.000 euros anunciada en 2015

Antonio Botías
ANTONIO BOTÍASMurcia

Al hoy expedáneo de Monteagudo, Marco Antonio Fernández, actual jefe de gabinete de la Consejería de Educación, le faltó tiempo en octubre de 2015 para anunciar que el Estado invertiría 800.000 euros en restaurar el sitio histórico. Además, para que nadie dudara del responsable de aquel éxito, apostilló: «Me llamó personalmente el presidente [entonces Pedro Antonio Sánchez] para decirme que se había conseguido [...], que se van a destinar a hacer visitable el conjunto y a mejorar la conservación y la seguridad del monumento».

Casi dos años después, desde Patrimonio del Estado, propietario del castillo, admiten que aquella inversión, incluso prevista en una enmienda aprobada de los Presupuestos Generales de 2016, se ha quedado en nada. Al menos, de momento. Y no lo dice cualquiera. Ni tampoco de viva voz. Así lo ha escrito el director general de Patrimonio del Estado, Juan Antonio Martínez Menéndez, en una carta fechada en Madrid el pasado 5 de junio de 2017.

La misiva es la contestación a una solicitud de información, por parte de la Asociación para la Conservación de la Huerta de Murcia (Huermur), que se interesó por el estado del castillo. Es decir: que qué había pasado con aquellos tan renombrados 800.000 euros, en teoría dispuestos para su gasto en el presupuesto del año pasado.

Y no solo en teoría. Otra carta del director del Gabinete del ministro de Educación, Cultura y Deporte, fechada el 23 de septiembre de 2016, advertía a Huermur de que existía, «dentro del programa 337B 'Conservación y restauración de bienes culturales' de los Presupuestos Generales del Estado de 2016, de la partida 2016 18 11 0004 'Rehabilitación del Castillo de Monteagudo', dotada con 800.000 euros».

Sin embargo, ahora el director general no puede ser más claro al asegurar que «en el Inventario General de Bienes y Derechos del Estado no costa inversión alguna sobre el citado inmueble, ni se tiene conocimiento de que algún órgano del Estado tenga previsión de ello».

El escrito, encima, concluye que «tampoco consta en esta unidad requerimiento o comunicación alguna de parte de la Dirección General de Bienes Culturales de la Región de Murcia sobre el particular». Esto es, que ni siquiera nadie se ha preocupado de interesarse por el paradero de los 800.000 euros. De hecho, el director general ni los menciona.

Aquella partida, en cambio, impulsó que el Instituto de Patrimonio Cultural de España enviara a Monteagudo a un arquitecto y una arqueóloga, quienes identificaron las acciones prioritarias a abordar. Y apuntaron la necesidad de realizar un plan director.

En octubre de 2016, la Secretaría de Estado de Cultura sacó a licitación el contrato para la redacción de ese plan. El documento técnico abría la puerta a la restauración del monumento, sobre el que la ruina avanzaba pese a estar protegido como Bien de Interés Cultural (BIC). Eso sí, el contrato se reducía a la fortaleza. Y tenía un presupuesto de 76.230 euros. De sus resultados, de momento, nada ha trascendido. A pesar de que se anunció que estaría presentado «antes del próximo verano». Este verano.

La Administración General del Estado es la propietaria de 12.085 metros cuadrados, que es la extensión del cerro donde se alza el castillo. El Estado es dueño de la histórica fortaleza desde el 11 de noviembre de 2005 y en virtud de un acuerdo de la Dirección General del Patrimonio.

Acuerdo que, curiosamente, excluía «totalmente» el monumento al Corazón de Jesús que corona el cerro, «al haber quedado acreditado en la investigación que fue costeado, genéricamente, por los vecinos de Murcia, debiéndose considerar como un bien comunal del municipio». Así, la Administración es propietaria de los terrenos que circundan el monumento y los restos del castillo musulmán, pero no de la enorme escultura de Jesucristo.

Visto con perspectiva, a los sucesivos consejeros de Cultura, de mantener la boca cerrada, les hubiera ido mejor. Porque a los anuncios de proyectos y medidas para restaurar el entorno de Monteguado siempre les han sucedido desmentidos. Por no ahondar mucho más allá, en el año 2011 se anunció que, en un plazo de cuatro años, la fortaleza estaría rehabilitada. A bombo y platillo se publicitó la medida, que llevó como guinda del proyecto otra novedad increíble: se instalaría un funicular para alcanzar la cima del cerro. Llegado 2016, todo siguió igual.

Desde el Gabinete del ministro también se advirtió en su día de que, al margen de anuncios políticos, «dado que previsiblemente no habrá plazo suficiente en el actual ejercicio para redactar los proyectos y ejecutar las obras correspondientes», se efectuarán en los siguientes, «al menos hasta alcanzar la cuantía total del presupuesto previsto». Eso, precisamente, es lo que vienen esperando, con evidente frustración y desde hace años, los murcianos. Y también uno de los conjuntos arqueológicos más majestuosos de Al-Ándalus.

El Ayuntamiento señala que «el primer paso es el plan director»

Fuentes del Ayuntamiento de Murcia destacan que «el primer paso es concluir el plan director, que está en marcha y fijará qué tipo de actuaciones deben realizarse y la prioridad de cada una de ellas». Además, destacan que se han realizado «diversos contactos con la Administración central para impulsar la rehabilitación, ya no solo de la histórica fortaleza, sino de todo el conjunto monumental, uno de los más destacados de España».

«Denunciamos hace un año y nadie responde»

Huermur presentó, con fecha 13 de julio de 2016, una denuncia ante la Dirección General de Bienes Culturales por el mal estado que presenta el castillo: grietas, muros que amenazan con derrumbarse, maleza, basura, pintadas... «Denuncia que, desde su presentación hace casi un año, no ha recibido respuesta, ni al Ministerio correspondiente le consta requerimiento alguno por parte de la Comunidad Autónoma», señala Sergio Pacheco, presidente de Huermur. En aquella denuncia, también se recordaba «el incumplimiento del entorno de protección de dicho castillo y del sitio histórico, plagado de cables, torres eléctricas, y numerosos elementos que incumplen la legislación de patrimonio cultural». Por eso, como señala Pacheco, «solicitamos la elaboración de informes técnicos y prospecciones para comprobar si la fortificación ha sufrido o continúa sufriendo daños. De la misma forma, se instó al inicio del correspondiente expediente sancionador, ya que resultan evidentes los numerosos incumplimientos de la Ley de Patrimonio en referencia al Castillo de Monteagudo, así como la total falta de mantenimiento y cuidados por parte de Hacienda», concluye Pacheco.

Fotos

Vídeos