Emuasa indemnizará con 1,2 millones a trece familias de Beniaján desalojadas por grietas

Charo Tomás, una de las representantes vecinales, estrecha la mano del representante de la aseguradora de Emuasa./Javier Carrión / AGM
Charo Tomás, una de las representantes vecinales, estrecha la mano del representante de la aseguradora de Emuasa. / Javier Carrión / AGM

Con el acuerdo alcanzado ayer, los damnificados renuncian a la vía contenciosa; uno de los edificios será demolido y el otro, rehabilitado

María José Montesinos
MARÍA JOSÉ MONTESINOSMurcia

Dicen que «más vale un mal acuerdo que un buen pleito». Y a esa conclusión han llegado las trece familias de Beniaján que tuvieron que ser desalojadas de sus viviendas el 3 de agosto de 2014 por grietas en sus casas, y que ayer firmaron un acuerdo con Emuasa para el pago de indemnizaciones. Con ello renuncian a la vía contencioso-administrativa. De esta manera se agiliza el cobro de las cantidades acordadas al menos en dos o tres años respecto a si hubieran seguido su reclamación por vía judicial. «Sí, estamos satisfechos, pero con una sensación de cosquilleo porque hasta el día de hoy nos cuesta creerlo», admitió ayer Charo Tomás, en representación de los afectados, tras firmar el acuerdo con representantes de la compañía aseguradora Zurich, Emuasa y el Consistorio.

Para las seis familias del edificio Jofi II, que será demolido, la cuantía indemnizatoria ha sido establecida en 599.000 euros, mientras que las siete del edificio Monteazahar, que será rehabilitado, obtendrán 607.000 euros.

El Ayuntamiento, por su parte -representado por el alcalde, José Ballesta, y los concejales de Hacienda y Contratación, Fomento y Comercio- se compromete a agilizar los trámites administrativos para otorgar la licencia de obra destinada a la demolición del edificio Jofi II -cuyo solar quedará en propiedad de la comunidad de propietarios- y la rehabilitación del Monteazahar.

Ballesta: «Estos vecinos podrán pasar página de una traumática experiencia y comenzar un nuevo capítulo»

Emuasa se ha hecho cargo del pago de los alquileres ante el realojo de los vecinos, algo que se recoge también por escrito en el acuerdo suscrito ayer, que establece que las familias que tuvieron que desalojar el Jofi II tienen derecho a una indemnización por el pago de la renta del realojo hasta el presente mes de diciembre, mientras que las del Monteazahar recibirán dicho pago hasta el mes de julio de 2018. En esa fecha es cuando se prevé que los vecinos puedan volver a sus viviendas, con el inmueble ya rehabilitado. De ser así se habrán cumplido ya cuatro años desde que el 3 de agosto de 2014 tuvieron que abandonar de forma urgente su vivienda por daños estructurales.

Emuasa verificó una avería en la conducción de agua que abastece a ambos edificios y procedió a su inmediata reparación. Se adoptaron las medidas oportunas para asegurar los edificios, mediante la inyección de hormigón, para lograr su estabilidad. Algunas familias pudieron albergarse en casas de familiares, mientras otras tuvieron que mudarse a una casa de alquiler.

Los vecinos plantearon una reclamación por responsabilidad patrimonial ante el Ayuntamiento de Murcia y se interpuso un recurso contencioso-administrativo ante los juzgados de Murcia, que actualmente se encuentra en suspenso a petición de los afectados.

El Ayuntamiento, tras el dictamen preceptivo del Consejo Jurídico de la Región de Murcia, atribuye la responsabilidad a la empresa Emuasa. Tras una larga negociación con las familias afectadas, se ha alcanzado un acuerdo que se materializó ayer en la firma de un acuerdo definitivo entre ambas partes.

José Ballesta, en su doble condición de alcalde y de presidente del consejo de administración de Aguas de Murcia (Emuasa), señaló que «este acuerdo permite que estas trece familias puedan, al fin, pasar página de esta traumática experiencia, que supuso el desalojo de sus hogares hace más de tres años, y comiencen un nuevo capítulo en sus vidas, obteniendo una reparación económica y moral, que les corresponde en justicia». Ballesta, que aún no era alcalde de Murcia cuando se produjeron las grietas en los edificios, admitió que «cuando algo afecta al hogar, a los recuerdos familiares, toca lo más íntimo del ser humano». También agradeció a la empresa Emuasa y a la compañía aseguradora los esfuerzos para llegar a un acuerdo con los afectados.

Igualmente asistió el presidente de la junta vecinal de Beniaján, Francisco Hernández, que se alegró del acuerdo alcanzado, sobre todo «porque de lo contrario habrían tenido que esperar por lo menos un par de años para cobrar las indemnizaciones».

En representación de los vecinos afectados firmaron el acuerdo, ayer, en la sala de juntas de la empresa Emuasa, Charo Tomás, Josefa Ros y Azucena Escribano.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos