Eliminarán los adoquines de San Agustín para evitar daños por ecos y vibraciones

La imagen muestra el mal estado de los adoquines. A la derecha, pavimento en la plaza de la pedanía de La Murta, idéntico al que se usará en San Agustín./Javier Carrión / AGM
La imagen muestra el mal estado de los adoquines. A la derecha, pavimento en la plaza de la pedanía de La Murta, idéntico al que se usará en San Agustín. / Javier Carrión / AGM

El paso continuado de autobuses provoca molestias a los vecinos y puede perjudicar a las obras del Museo Salzillo

María José Montesinos
MARÍA JOSÉ MONTESINOSMurcia

Los adoquines quedan muy vistosos en las calles e invitan a los conductores a reducir la velocidad. Pero también tienen efectos colaterales, ya que producen vibraciones y contribuyen a la contaminación acústica que han de soportar los vecinos. El problema se agudiza si se trata de una calle como la de la plaza de San Agustín, por la que pasan a diario numerosos vehículos de gran tonelaje, debido a la proximidad de la estación de autobuses.

Cabe recordar que la plaza de San Agustín sufrió una profunda transformación tras las obras de reurbanización del entorno del Museo Salzillo, acometidas por el Ayuntamiento y diseñadas por el arquitecto Yago Bonet. Para la calzada de tráfico rodado existente en el tramo comprendido entre la calle Doctor Quesada Sanz y la calle Nuevas Tecnologías, delante de las fachadas de la iglesia de San Andrés y del Museo Salzillo, se adoptó la solución de pavimentar con adoquín negro. Esta decisión ha supuesto un elevado coste de mantenimiento a lo largo de los años, ya que la alta intensidad de vehículos que emplean la calzada «ha causado la inestabilidad del firme, generando movimientos en los adoquines y provocando en algunos lugares la ruina del pavimento», según informan los técnicos municipales.

Miembros del Servicio de Mantenimiento de la Vía Pública del Ayuntamiento han inspeccionado la zona y su entorno, constatando que el pavimento de la calzada se encuentra en mal estado en numerosos puntos de la plaza.

Se sustituirán por una capa de rodadura asfáltica impresa con forma de adoquín y de alta resistencia al desgaste ASÍ LO VEN Antonio Gómez Fayrén Presidente de la Cofradía de Jesús «Todo lo que sea evitar posibles perjuicios cerca del Museo de Jesús es bueno» Roque Ortiz Concejal de Fomento «Vamos a cambiar los adoquines porque se han reblandecido por el tiempo y el paso de muchos autobuses»

Además, el presidente de la Cofradía de Jesús, Antonio Gómez Fayrén, ha puesto en conocimiento del concejal de Fomento, Roque Ortiz, «que el paso de autobuses por la zona hace que la plaza haga de caja de resonancia y, cuando estamos dentro del museo o en algún acto litúrgico en la iglesia de Jesús, se escucha mucho eco por las vibraciones de las ruedas sobre los adoquines». Se trata de una molestia que afecta al resto de los vecinos que residen en la zona. Además, en alguna ocasión, a Gómez Fayrén le han comentado los expertos en restauración los posibles daños que las vibraciones pueden ocasionar en las tallas del siglo XVIII. «Es cierto que quizá no sea comparable con lo que sufren cuando salen durante más de cinco horas en procesión, pero todo lo que sea evitar posibles perjuicios es bueno», apostilla Gómez Fayrén.

Ante esta situación, la Concejalía de Fomento ha enviado a Contratación un proyecto para renovar el pavimento de la calzada de San Agustín y sustituir los adoquines, causantes de las vibraciones y contaminación acústica, por una capa asfáltica que imite al adoquín. El informe técnico lo justifica por cuanto «se encuentra en mal estado, habiéndose producido deformaciones y asiento en aquellas zonas que coinciden con las roderas de los vehículos a motor. Dichas deformaciones -continúa el informe- y asientos provocan, además, que el adoquín pierda la traba que impide su movimiento horizontal, quedando los adoquines sueltos y provocando la inestabilidad del pavimento. Además, esto provoca la apertura de las juntas entre adoquines y, por tanto, la pérdida de la arena de recebado de los mismos, lo que favorece que se cuele agua de lluvia hacia la capa de grava empleada en su base. A su vez, el agua almacenada produce la meteorización del árido, contribuyendo de forma acelerada al deterioro de todo el paquete de firme, agravado, además, por el esfuerzo al que se encuentra sometido por los vehículos a motor que por él transitan», concluyen los técnicos.

Con el fin de no variar las condiciones estéticas y, de forma simultánea, conseguir el objetivo perseguido de reducir los costes de mantenimiento, la Concejalía de Fomento ha previsto sustituir el adoquín de hormigón prefabricado por una capa de rodadura asfáltica que posea un acabado impreso de relieve similar al adoquín existente en la actualidad.

El adoquín que se retire se colocará en palés para, posteriormente, ser trasladado al almacén municipal del Servicio de Mantenimiento. Según consta en el proyecto, que ya ha sido remitido al servicio de Contratación, el plazo de ejecución de las obras será de un mes y el plazo de garantía es de un año a contar desde la fecha del acta de recepción. Por otra parte, los costes para la gestión de residuos procedentes de construcción y demolición se encuentran incluidos en las partidas de obra de demolición y el contratista deberá acreditar ante el Ayuntamiento que los residuos han sido entregados a un gestor de residuos autorizado.

El presupuesto de ejecución de las obras asciende a 103.397 euros.

Bienes Culturales da el visto bueno para las obras en el entorno BIC

La Concejalía de Fomento ha tenido que solicitar autorización a la Dirección General de Bienes Culturales de la Comunidad Autónoma para que le autorizara las obras al encontrarse en un entorno BIC (Bien de Interés Cultural). Con fecha 5 de junio, el Ayuntamiento ha recibido el visto bueno para que se puedan llevar a cabo los trabajos delante de la iglesia de San Andrés y del Museo Salzillo. En concreto, la resolución indica que, «vistos los informes favorables emitidos por los técnicos del Servicio de Patrimonio Histórico, de fecha 23 de mayo de 207», el director general de Bienes Culturales «autoriza el proyecto de obras de renovación del pavimento de la plaza de San Agustín de Murcia».

El proyecto ha sido remitido por la Concejalía de Fomento al servicio de Contratación y las obras no se iniciarán hasta después del verano.

Temas

Murcia

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos