La deshidratación del árbol, causa principal del desprendimiento

Detalle de la sequedad./G. C.
Detalle de la sequedad. / G. C.

El Ayuntamiento niega que la falta de atención haya provocado la caída, ya que ha sido revisado en diez ocasiones en el último año y medio

MANUEL MADRID y ALICIA NEGREMurcia

La buena conservación del inventario de árboles monumentales del municipio, especialmente de ejemplares de la especie 'Ficus macrophylla', como el de Santo Domingo, se pone en tela de juicio con accidentes como el sucedido ayer, pero no es algo aislado. Esta misma semana cayó una rama de otro ejemplar de las mismas características en el Cuartel de Artillería, y hay antecedentes de otros sucesos en parques como Floridablanca. Ayer no solo fue acordonada la plaza de Santo Domingo, sino también el entorno de estos ejemplares en Floridablanca y en el Cuartel de Artillería, donde el Gobierno local ha dado instrucciones para que estos recintos sean cerrados al público cada vez que haya alertas por golpe de calor.

El 31 de mayo del año 2000 la desgracia fue mayor, ya que la caída de una rama se llevó la vida de un hombre de 56 años, José Antonio Robles Belmonte, vecino del Infante, que paseaba por la plaza.

Esta especie sufre estrés hídrico y térmico, según explicó ayer el concejal de Calidad Urbana, José Guillén, cuando se producen fracturas de ramas que se encuentran en aparente buen estado de salud y suele ocurrir cuando concurren dos factores: altas temperaturas ambientales y escasez de precipitaciones.

En mayo del año 2000 la desgracia fue mayor, ya que una rama mató a un vecino del Infante que pasaba por la zona

Esta especie tiene una estabilidad mecánica en estado normal, pero con el calor cambia su comportamiento

La caída de las ramas se produce en verano. La última revisión del ficus de Santo Domingo fue el 15 de mayo -la tercera este año-, pero Alejandro Cardona, director de área de STV -concesionaria del mantenimiento de parques y jardines- añade que en un año y medio ha sido podado en seis ocasiones por técnicos arboristas y en otras cuatro se han realizado inspecciones visuales. «Normalmente el árbol se hidrata de noche y se deshidrata de día. Con esas dilataciones y contracciones mantiene una estabilidad mecánica. Pero cuando hay un golpe de calor muy potente es muy posible que esas partes secas se caigan porque la madera es muy blanda».

Aunque las ramas se encuentran en aparente buen estado, y aunque no haya defectos obvios ni otras causas que permitan identificar una situación de riesgo previa, el árbol puede fracturarse cuando se da esa deshidratación, colapsando ciertos tejidos de la madera al concurrir altas temperaturas ambientales y cero precipitaciones, como está ocurriendo en Murcia.

El Consistorio niega, por tanto, que la causa sea una negligencia en conservación y mantenimiento. El alcalde, José Ballesta, tras confirmar que no se habían producido víctimas mortales ni heridos de gravedad, explicó que «este árbol, por su porte y sus características, está siendo evaluado de manera periódica por expertos externos al Ayuntamiento». El servicio, precisó, está en manos de una empresa especializada que cuida este tipo de árboles no solo en Murcia, sino en otros muchos puntos de España. Según precisó, estos profesionales «hace cuatro semanas hicieron la última revisión y no detectaron ninguna anomalía».

Ballesta anunció que se va eliminar inmediatamente el banco perimetral que hay en la base del árbol «para evitar que nadie pueda sentarse en este lugar», y que se seguirán revisando los edificios aledaños para comprobar los desperfectos, y agradeció la ayuda de los equipos de emergencia del Ayuntamiento y de la Comunidad Autónoma. El delegado del Gobierno, Antonio Sánchez-Solís, y el jefe de la Policía Nacional, Cirilo Durán, resaltaron la ejemplaridad de la intervención.

Temas

Murcia

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos