Dejan en libertad sin fianza al joven que metió fuego a la icónica escultura floral de Campillo

Momento en que la escultura ardía sobre las 3 de la madrugada, de la que no se salvó nada. El turista italiano cuando pasó a disposición judicial (en la parte superior izquierda de la imagen) / Vídeo: 7TV

La juez no acredita la intencionalidad del turista de 23 años y nacionalidad italiana, aunque tendrán que practicarse nuevas diligencias periciales

ALICIA NEGRE y MANUEL MADRIDMurcia

La escultura floral que recordaba al 'Homenaje a la mujer murciana' de Antonio Campillo estaba llamada a ser el nuevo icono de Murcia, un sucedáneo del cachorro gigante de terrier de Jeff Koons que recibe desde 1997 a los visitantes del Museo Guggenheim de Bilbao. Pero la huertana de casi 6 metros de altura y 300 kilos de peso ardió en apenas 10 minutos. Un turista italiano de 23 años, que llevaba en Murcia desde el sábado, pasó por Libertad con un grupo de amigos y le prendió fuego con un mechero de madrugada, sobre las 2.40. El vigilante de seguridad que custodiaba la carroza de la Batalla de las Flores contigua fue testigo y pudo reducirlo y engrilletarlo hasta que la Policía Nacional se lo llevó detenido.

Contó más tarde a los agentes que fue una broma y que trató de apagar el fuego, pero la escultura formada por 2.500 ramos de siempre viva y 12.500 tallos desapareció en un santiamén dejando al Ayuntamiento sin la estrella de las Fiestas de Primavera, inaugurada el lunes.

La obra ardió en menos de 10 minutos; fue un vigilante de seguridad quien engrilletó al chico y lo entregó a la Policía

Podrá volver a Italia

La titular del Juzgado de Instrucción nº 9 de Murcia, Olga Reverte, en funciones de guardia, decretó por la tarde la puesta en libertad con cargos del individuo detenido por un supuesto delito de daños. La magistrada tomó esta decisión, tras escuchar al sospechoso, al entender que la prueba practicada hasta el momento no acredita la supuesta intencionalidad del incendio. Tendrán que practicarse diligencias periciales, según informaron fuentes del Tribunal Superior de Justicia de Murcia. El joven, que podrá regresar a su país, ofreció un domicilio en Italia y también la dirección de la letrada que ha asumido su defensa en Murcia, lo que el juzgado considera suficiente para asegurar su presencia en el procedimiento. Reverte no consideró oportuno exigir una fianza económica al arrestado, al tratarse de unas medidas cautelares y de un procedimiento penal.

La Policía Nacional abrió una investigación para tratar de esclarecer los hechos y, según precisaron fuentes del Cuerpo, tomó declaración en la mañana de ayer al vigilante, Antonio Sánchez Navarro, que fue quien observó al sospechoso, y a los responsables del Ayuntamiento. Según ha podido saber este diario, el joven italiano alegó, en un primer momento, que prendió fuego a la escultura floral como una broma, «una chiquillada». Según el testimonio de otro vigilante, Daniel Álvarez, de la empresa Viriato, contratada para la vigilancia de la carroza de la Batalla de las Flores, el chaval llegó, hizo una gracia con el mechero y aquello ardió como una falla. «Menudo fogonazo pegó. Lo principal era la seguridad. El chico intentó apagar el fuego, y mi compañero lo engrilletó. Las llamas empezaron por la mano de la escultura, aquello parecía una antorcha olímpica». Junto a la escultura que ardió, de cuya vigilancia se encargaba la empresa Seycu, estaba la carroza que ayer desfiló en la Batalla de las Flores, vigilada por Viriato.

Niegan que tuviera laca

El personal de STV y el concejal responsable de Parques y Jardines, José Guillén, negaron que en la obra, titulada 'Jardín de primavera', se hubiera utilizado ningún tipo de laca para que se conservaran mejor las flores, como se decía en los corrillos.

El empleado que apagó el fuego, José Iniesta, explicó que se encontraba trabajando en el momento del suceso. «Cuando prendieron fuego no vi a quién lo hizo, solo vi cuando pasé que estaba ardiendo». Iniesta confirmó que la obra tardó en arder solo «diez minutos». La pieza no era original de Campillo, pues se trataba de una representación de su popular obra, incluida estos días en la exposición 'Murcia: una generación de escultores' (hasta el 30 de junio en la Sala de Exposiciones del Ayuntamiento). No es la primera vez que la figura de Campillo se ve en el ojo del huracán por el vandalismo. En agosto de 2011, un joven de 20 años de Tortosa (Tarragona) arrancó dos obras del Parque Escultórico de la avenida Príncipe de Asturias, las troceó y las vendió como chatarra por 171 euros. También fue arrestado entonces el mozo del almacén que se las compró.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos