El Consistorio logra ingresos por valor de 300.000 euros en las subastas de 2017

Imagen de la primera subasta celebrada este año, en la que varias personas se acercan a la mesa interesándose por los bienes./Guillermo Carrión / AGM
Imagen de la primera subasta celebrada este año, en la que varias personas se acercan a la mesa interesándose por los bienes. / Guillermo Carrión / AGM

Las cantidades obtenidas por la venta de bienes embargados se destinan a sufragar gasto corriente; aún hay desconocimiento sobre el funcionamiento

María José Montesinos
MARÍA JOSÉ MONTESINOSMurcia

Las citas que realiza el Ayuntamiento de bienes embargados por impago de tributos de sus titulares no tienen la emoción de las pujas de las grandes casas de subastas. La célebre frase de 'alguien da más, a la una, a las dos, a las tres... Adjudicado' brilla por su ausencia y la mayoría de los interesados ni siquiera hace ofertas en la primera vuelta, sino que se espera a la segunda, en la que se produce una rebaja del precio del 20%. Pese a todo, estas sesiones suscitan cierta curiosidad entre los vecinos de a pie e incluso entre otras corporaciones de la Región que toman Murcia como referente. Viviendas, garajes y trasteros de particulares, que no han pagado los tributos municipales, son los bienes que con más frecuencia se ofertan.

El Ayuntamiento ha ingresado este año casi 300.000 euros, en concreto 298.009,72 euros, en las dos subastas celebradas el 29 de junio y el 19 de diciembre. El dinero recaudado, indica el concejal de Hacienda y Contratación, Eduardo Martínez-Oliva, tiene la misma finalidad que el obtenido a través de la recaudación de tributos, pues va destinado al gasto corriente del Consistorio.

20%
es la rebaja sobre el precio de salida que ofrece el Ayuntamiento en subastas en segunda convocatoria.
2 subastas se han celebrado este año
En muchos casos, los bienes se retiran si se paga la deuda.

Cuando ven las orejas al lobo

El edil explica que, como siempre hay un plazo entre el anuncio público de los bienes que ofertan y la celebración de la subasta, en ocasiones, los deudores, cuando le ven las orejas al lobo, acuden a la Agencia Municipal Tributaria y pagan sus tributos. Así, por ejemplo, de los ocho lotes anunciados en un primer momento el pasado junio, finalmente no llegaron a subastarse cuatro de ellos por diferentes motivos. Los lotes correspondientes a dos solares en Santiago y Zaraíche fueron suspendidos por un concurso de acreedores sin resolver y el solar que salía a subasta junto al molino del Batán, en el Camino Viejo de Monteagudo, no se llegó a ofrecer, ya que fue pagada la deuda (86.000 euros).

Hace apenas 15 días (el 19 de diciembre) se llevó a cabo en la Concejalía de Hacienda, en la plaza de Europa, la segunda subasta del año, pues suelen celebrarse con una periodicidad de seis meses. El Ayuntamiento sacaba a subasta 17 bienes embargados por deudas de elevada cuantía, pero solo consiguió adjudicar una plaza de garaje en el edificio Alfonso, en la calle Mayor de Espinardo. Este bien salía con un precio de 10.000 euros en la primera licitación, pero la única persona interesada se esperó a la segunda licitación, que tenía una rebaja del 20%. En cualquier caso, los interesados en participar deben realizar ante la Mesa de Subasta, o con anterioridad a la celebración, un depósito del 20% del tipo señalado para cada uno de los lotes.

Depósito previo del 20%

Mercedes y Leticia, madre e hija, acudieron a la última subasta, de la que este periódico informó en sus páginas de los bienes que se ofrecían, porque se habían enterado por un compañero de trabajo de que se iba a celebrar. Estaban interesadas en un local ubicado en el barrio del Carmen. Sin embargo, no sabían que para participar tenían que haber presentado antes un cheque por importe del 20% del bien que les interesaba. Tras anunciar la presidenta de la mesa que se iba a proceder a la segunda vuelta de la subasta, tras dar un plazo de media hora, se interesaron por saber si habría una tercera si nadie pujaba en la segunda. Al menos, su presencia en la sede de la Concejalía de Hacienda les sirvió para conocer que no es así y que los bienes por los que no se puja pasan a adjudicación directa. Entre los asistentes a esta subasta, también se hallaba el equipo de Tesorería del Ayuntamiento de Torre Pacheco y otros funcionarios de la Corporación pachequera, que querían ver en vivo cómo se realiza una subasta municipal. A primeros de año, tienen previsto sacar a subasta bienes de Polaris y están pendientes de que salga el anuncio en el Boletín Oficial de la Región de Murcia. El Ayuntamiento, como indica el concejal Eduardo Martínez-Oliva, «es un referente para otras corporaciones locales de la Región».

Temas

Murcia

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos