Publirreportaje

Una clínica dental murciana, pionera en control digital del desgaste de dientes

Una clínica dental murciana se ha convertido en uno de los primeros centros dentales en España en disponer de la tecnología ‘TimeLapse’

Según indica el doctor Diego Saura Miñano, experto en odontología mínimamente invasiva “el desgaste de los dientes por apretamiento durante la noche o durante el día es cada vez más frecuente por el estrés que padece la sociedad occidental, por lo que detectamos la necesidad de poder medir la pérdida de diente de un paciente a lo largo del tiempo”.

Los artículos científicos encuentran una presencia de desgaste dentario en hasta un 82% de la población adulta, debido a factores como el consumo de bebidas carbonatadas, el bruxismo o consumo crónico de medicamentos, lo que puede ocasionar a largo plazo afectación del nervio de los dientes y, en casos extremos, pérdida de piezas dentales.

“Por este motivo – señala el doctor Saura – incorporamos al equipamiento tecnológico de nuestra clínica un sistema que, mediante luz - sin necesidad de rayos X – realiza un molde digital en tres dimensiones que, tiempo después, puede volver a registrarse para obtener, con una precisión de décimas de milímetro, información sobre dónde se ha producido desgaste dentario”.

Esta tecnología consigue que los profesionales de la clínica dental Vélez y Lozano puedan mejorar su diagnóstico, gracias que se valora exactamente dónde se produce la pérdida de diente con el paso del tiempo, y también su tratamiento, gracias a registros precisos que ‘avisan’ al dentista en caso de algún fallo para que pueda corregirlo antes de ‘fabricar’ la nueva pieza.

“Antes de esto, utilizábamos la clásica ‘masilla’ que nos permitía obtener moldes de escayola, pero su comparación resultaba muy difícil, mientras que ahora es un ordenador quien realiza la comparación de dos modelos”, de forma que el paciente y el dentista valoran conjuntamente si es necesario tomar medidas para prevenir desgaste adicional.

Además, este molde digital permite que, años después de producirse el desgaste, se pueda reponer la parte del diente faltante de manera exactamente igual que la situación inicial, ya que se dispone de un registro 100% fiable de la situación inicial del paciente.

“Reponer el diente perdido también es también más eficiente con este molde, puesto que podemos diseñar virtualmente la pieza que queremos hacer y, en menos de una hora, fabricarla con el color que necesitemos, ofreciendo además una solución rápida mediante el uso de unos aparatos similares a una impresora 3D que pueden fabricar objetos en cerámica de alta estética”, concluye el doctor Saura Miñano.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos