Camaradería entre Nanning y Murcia

Zhang Wei, alcalde de Nanning, y José Ballesta, durante la firma del convenio bilaterial./Javier Carrión / AGM
Zhang Wei, alcalde de Nanning, y José Ballesta, durante la firma del convenio bilaterial. / Javier Carrión / AGM

La ciudad china firma en la capital murciana un protocolo de relaciones bilaterales e invita al alcalde a visitar el jardín mediterráneo diseñado por los Muher

Manuel Madrid
MANUEL MADRIDMurcia

La ceremoniosidad china tiene su aquel y ayer el Salón de Plenos del Ayuntamiento fue testigo del peculiar encuentro entre mandatarios de naciones tan distantes y diferentes como China y España. El alcalde de Nanning, Zhang Wei, visitó Murcia en compañía de un séquito de asistentes con hiperactividad y cargados de regalos para el alcalde José Ballesta, al que le colgaron un muñeco de la buena suerte y un pañuelo de seda confeccionado a mano por la etnia Zhuang, y le entregaron un cargamento de té de jazmín, típico de esa región, y una pintura con delicados hibiscos.

Ballesta estaba abrumado por el vaivén de regalos -«¡China is on the top ten of happiness!», decía el exrector, apuntando a la supuesta felicidad en aquellos lares- y contrarrestó regalando a la delegación china una serie exclusiva de una obra realizada por los llamados «pintores de la luz murciana», los Muher (Francisca Muñoz y Manuel Herrera). También repartió copias del Privilegio Rodado, el documento que firmó Alfonso X en 1266 concediendo a Murcia su estatus de ciudad, y unas bolsitas con obsequios promocionales.

El encuentro se desarrolló en inglés. Sentados en medio círculo, con los sillones más pulcros que había a mano y bajo esa lámpara babilónica que preside el Salón de Plenos, los dos regidores se sentaron para ver proyectados en una pantalla de televisión dos vídeos promocionales, uno por ciudad. Todo perfecto, ningún asomo de impureza en esas imágenes seleccionadas para la ocasión. En una mesa aparte, para la rúbrica de documentos, había dos banderines: el rojo de China y el amarillo gualda español, ante el Pendón Real que conmemora la coronación de Carlos IV, en 1789.

¿A qué cuento tanta parafernalia? La presencia de Wei en Murcia tiene miga, ya que la capital del Segura y la capital de la región autónoma de Guangxi firmaron ayer en La Glorieta -ante el pendón y los banderines- un acuerdo amistoso para impulsar las relaciones bilaterales. El alcalde chino invitó a Ballesta a visitar su ciudad en 2018 con motivo de la celebración en Nanning de la duodécima Exposición Internacional de Jardines, un acontecimiento en el que participarán 63 urbes, de las que 10 son asiáticas y 9 relacionadas con la nueva ruta de la seda. Entre ellas figura Murcia, ya que los Muher están ya trabajando en el diseño de un jardín mediterráneo donde dejarán la esencia de las tres culturas que más han influido en la historia y la tradición murcianas. Wei celebró que entre los diseños de todos los países haya una representación murciana, y cursó la invitación a Ballesta para conocer 'in situ' el resultado. «Será algo muy significativo -proclamó el regidor de Nanning- que usted pueda ver un jardín murciano en China». Casualmente, Ballesta no hizo mención a su homólogo de la existencia en Murcia de un jardín Chino, como se llama popularmente al antiguo parque de Ruiz Hidalgo, ni tampoco nadie de sus asesores cayó en la cuenta de invitarle a plantar un Kiri, el árbol emperatriz, común en China, donde se posa el Ave Fénix.

Un 47% de masa arbórea

El intercambio entre Nanning y China está enmarcado en un proceso de internacionalización de la ciudad china, que tiene acuerdos de hermanamiento con otras 20 ciudades del mundo. La delegación recordó que esta región tiene un 47% de su superficie con masa arbórea. «Somos una ciudad verde», repitió Wei a Ballesta, que en un inglés correcto le decía que seguramente Murcia tuviera una mejor calidad del aire -no precisamente esta semana, cuando la presencia de partículas en suspensión ronda desde hace varios días los niveles máximos permitidos, según Cambiemos Murcia-, pero Nanning presenta uno de los mejores registros de China. La región que los Muher van a llenar de lavanda, buganvillas, santolinas, cercis, jacarandas, boj y frutales como naranjos y limoneros cuenta con una extensión de 32.000 kilómetros y 7,5 millones de almas.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos