«Calma tensa» en el campamento de Santiago el Mayor tras la llegada de tres furgones policiales

Llegada de la Policía al paso a nivel de Santiago el Mayor.
Llegada de la Policía al paso a nivel de Santiago el Mayor. / Plataforma Pro-Soterramiento

Una treintena de personas permanecen acampadas como protesta contra las obras de llegada del AVE

E.P.Murcia

Una treintena de personas permanecen este jueves por la mañana acampadas en las inmediaciones del paso a nivel del barrio murciano de Santiago el Mayor obstaculizando el progreso de las obras de llegada de la Alta Velocidad a Murcia con el fin de reclamar el soterramiento de las vías.

En concreto, el campamento está instalado desde el pasado martes, 5 de septiembre, y su objetivo es permanecer en la zona hasta el próximo martes, 12 de septiembre, tras el paso por la zona de la romería de la patrona de Murcia, la Virgen de la Fuensanta, con el fin de concienciar a la población y difundir su mensaje bajo el lema 'No a la partición de la ciudad, no al muro, no al AVE en superficie'.

Sin embargo, este miércoles se produjeron escenas de "tensión" cuando los obreros y camiones que están ejecutando la obra avanzaron hacia el campamento con el fin de instalar los bloques de cemento del muro que separará las vías del barrio, tal y como señaló Joaquín Sánchez, uno de los miembro de la Plataforma Pro-Soterramiento.

Los obreros avanzaron en dirección al campamento sobre las 17.00 horas y los acampados hicieron un llamamiento a la población a sumarse a la concentración mediante una convocatoria pública y el número de movilizados se elevó hasta las 200 personas aproximadamente, tal y como explica Sánchez, quien también es párroco.

Finalmente, los obreros tuvieron que desistir ante la oposición de los manifestantes, tal y como señala el portavoz, quien lamenta que las vías del tren y los muros que separarán Santiago el Mayor del resto de Murcia supondrán que el barrio "se quede aislado y empobrecido", por lo que reclama un modelo de ciudad "integrador".

A este respecto, Sánchez explica que este jueves a primera hora se han personado en el campamento tres furgones de la Policía Nacional y cree que los agentes van a estar, probablemente, todo el día. "Los policías no nos han dicho su misión específica", según Sánchez, quien afirma que de momento no han sido desalojados pero en el ambiente reina una "calma tensa".

De momento, la obra de llegada del AVE no puede progresar en sentido al paso a nivel de Santiago el Mayor debido al campamento, por lo que los obreros siguen trabajando en el sentido opuesto, hacia el Camino Tiñosa, tal y como señala Sánchez, quien asegura que los concentrados no tienen intención de disolver su movilización.

"Si vemos que los obreros y el camión con las placas de cemento avanzan en nuestra dirección se generaría un problema", reconoce Sánchez, quien explica que los movilizados expresarían entonces su "frustración".

El objetivo de los acampados es aguantar en el lugar hasta el 12 de septiembre, día en el que tendrá lugar la romería que pasa, precisamente, por ese lugar. El párroco lamenta que la población todavía no es "consciente" de los problemas que supondrá la ejecución del muro que "dividirá en dos a la ciudad".

"La gente buscará otros bares, otras tiendas y otros colegios, pero no vendrán a Santiago el Mayor", lamenta. De hecho, señaló que los precios de las casas en la zona "ya han empezado a bajar". Por este motivo, ha reclamado "sensibilidad" a la población y un modelo "integrador" en la ciudad.

Fotos

Vídeos