«La bicicleta es el vehículo del futuro»

Cientos de ciclistas recorren el centro para exigir una movilidad coherente y una ciudad con menos humo

Manuel Madrid
MANUEL MADRIDMurcia

El único vehículo que tuvo Damián 'El Cojo', vecino de La Raya, fue una bicicleta. Cuando murió, de cuerpo presente, los hermanos decidieron regalársela a uno de los sobrinos, el más entusiasta de las dos ruedas. «La llevo como homenaje a él, todavía no se ha pinchado y la conservo tal cual la dejó mi tío». Sale en el Bando de la Huerta, en el grupo de Los Lecheros. «Mis tíos me contaban historias de antes, que iban de tres en tres y se turnaban con sus novias. El verano pasado hice una travesía nocturna Murcia-Los Alcázares, y llegó sin novedad alguna». Paco Serrano, técnico de logística jubilado, tiene 62 años y es más joven que la bici, que tiene 70 años. Él fue uno de los cerca de un millar de participantes en la 'bicifestación' por la salud y contra el cambio climático que recorrió el casco urbano de Murcia para reivindicar una ciudad con menos humos.

«La ciudad más limpia no es la que más se limpia, sino la que menos se contamina. Usa la bici, aparca el coche», tiene por lema la organización Murcia en Bici, cuyo presidente, Miguel Ángel López Pérez, fue de los primeros en llegar a la plaza de Belluga para coordinar con representantes de otras organizaciones -32 entidades suscriben el manifiesto- la logística. No fue tan multitudinaria como en otras ocasiones, pero el espíritu cívico y reivindicativo reinaba sobre todos los presentes.

Hace 15 años surgió la Plataforma Carril Bici, ya que entonces no había ni un metro de espacio público reservado para las bicicletas, «y ahora nos llamamos Murcia en Bici. Ya no somos un carril bici, sino un vehículo más del tráfico. La bici es antigua, pero es el vehículo del futuro», entiende Serrano, «es capaz de hacer las distancias cortas mejor que nadie y resuelve un problema que no resuelve nadie, que es el espacio».

Piden que se acelere la ejecución de nuevos ejes que conecten la ciudad con colegios e institutos

Muchos ciclistas -entre ellos los ediles Enrique Ayuso (PSOE) y Alicia Morales (Ahora Murcia)- expresaron su miedo a circular por la ciudad por la falta de concienciación de los conductores y por la carencia de infraestructuras ciclistas que conecten las pedanías con la ciudad. «Hace falta promoción en el uso de la bici», entiende Enrique Fuster, de La Alberca. «Y además hay una cosa en la que no caemos, que con la bici se hace ejercicio y beneficia nuestra salud».

El presidente de UMU en Bici, Antonio Contreras, recordó ayer a 'La Verdad' que los objetivos de la marcha eran reivindicar la implantación definitiva de los proyectos (ejes) anunciados reiteradamente por el Ayuntamiento desde 2010, añadiendo el eje de San Juan de la Cruz del barrio del Infante; la creación de una red verdadera de vías ciclistas coherente, directa, segura, cómoda, accesible y continuada en el casco urbano; interconexiones con las pedanías, los centros de formación (colegios, institutos y campus universitarios), concentradores de empleo (polígonos industriales próximos a los pueblos) y centros de atracción de visitantes y turistas; la adopción de medidas de reducción de los vehículos a motor; y reclamar que las vías ciclistas sacrifiquen el espacio de los coches antes que el peatonal.

Así lo ven

Juan Antonio Conesa - Asociación de Vecinos de Puente Tocinos
«No hay conexión entre pedanías». Uno de los motivos por los que Juan Antonio Conesa, un histórico del movimiento asociativo en Murcia, refrendó la manifestación fue la necesidad de visibilizar la falta de conexión segura en bicicleta con Murcia y entre las pedanías vecinas entre sí. «Nosotros en Puente Tocinos hacemos algunos domingos 'bicifestación' con grupos rondando el centenar de vecinos, para denunciar la mala movilidad de la ciudadanía». El 9 de junio será la vigésimo octava marcha en Llano de Brujas para reivindicar la movilidad sostenible.
Emilia Robles - Tecnóloga de alimentos
«Suelo ir en patines con protección». La marcha de ayer reivindicó la movilidad segura y podía unirse gente en bici, patines, o cualquier otro vehículo impulsado con la fuerza de sus piernas y que no contamine ni gaste gasolina. Emi –tiene 33 años y trabaja en una empresa de aromas para alimentación– optó por los patines. «Me gusta la bici y todavía no tengo ninguna. Con los patines suelo utilizar el carril bici cuando hay, y suelo salir sábados y domingos, cuando hay menos tráfico, con mis protecciones. Cada vez hay más patinadores en Murcia».
Donata Jurenaite - Profesora de inglés y tango
«Me da miedo ir por la carretera». «No la utilizo tanto porque me da miedo ir por la carretera, y porque está prohibido circular por las aceras, pero me encantaría usarla más, porque a algunos sitios podría ir con ella en lugar de ir andando». Donata Jurenaite, vecina de Vistabella de 33 años, es profesora de inglés y tango. Es lituana y vino hace 9 años a Murcia como voluntaria. Acudió ayer a la 'bicifestación' porque apoya todos los puntos del manifiesto:«Estoy deseando coger más la bici. En Alemania me sorprendió ver todas las posibilidades para moverse».
Enrique Fuster - Asociación de Vecinos de La Alberca
«Hacen falta más infraestructuras». Con su perra Gúa en el cesto de la bici iba ayer Enrique Fuster. Está acostumbrada y ya no salta. Cuatro bicis tiene en casa, y la que llevaba ayer tiene al menos 15 años. «No utilizo el carril bici de la Costera Sur», dice, «porque hay mucha gente que circula andando porque la hicieron sin aceras, aunque estaba prevista». Sin embargo, para ir a Murcia sí utiliza la Vía Amable. «Cuando era pequeño venía a Murcia en bici, y cuando estudiaba también, yo no necesito carril bici porque sé circular, pero estoy aquí porque hacen falta infraestructuras».
Paco Serrano - Jubilado
«Solo hay que poner coto a los coches». Paco Serrano tiene varios coches antiguos, «y no tengo más porque el espacio me limita, yo tengo un 'Diógenes' con los coches'». Pero también tiene bicis: 25 en total. «Dicen que en Ámsterdam hay muchas bici, pero hay tantos coches como en cualquier otro lugar. Lo único es que los han racionalizado, y han dicho: la ciudad para las personas. Los coches allí se notan menos y hay que ponerles coto porque si no te invaden». Dice que seguirá recogiendo bicis abandonadas y saliendo cada Bando con la bici de lechero de su tío Damián 'El Cojo'.

Miguel Ángel López duda de que el vehículo eléctrico sea la solución al cambio climático. «Hay que ponerlo en cuestión», opina el presidente de Murcia en Bici, «porque el coche no va a solucionar los problemas del tráfico en la ciudad». Contreras señaló que la solución al tráfico a través de la bici no son carriles periféricos, sino por las zonas que más uso tienen: el centro de la ciudad, las pedanías, los polos industriales y los entornos educativos, especialmente las universidades por la cantidad de movimientos que generan.

«Si hubiera un buen eje ciclable -aprecia Contreras, profesor de Veterinaria- seguro que se facilitarían los desplazamientos». El Campus de Espinardo, recuerda UMU en Bici, tiene un anillo, que es una acera-bici, no un carril bici, «y de esa manera estamos compitiendo con los peatones, que es lo que no queremos, ya que la bici es percibida como algo amenazante». Las entradas al Campus de Espinardo son «peligrosísimas», según Pablo Pérez, bibliotecario de la UMU. En el tranvía no es operativo subir con la bici en horas punta. Además, dicen que si la gente circula por las aceras es «porque tienen miedo a jugarse la vida con los automóviles». Sobre el funcionamiento del Observatorio de la Bici, los colectivos aseguran que el interés es consultivo, pero no vinculante, y recuerdan que el carril polémico de las rondas se hizo en contra de la opinión mayoritaria «y por imposición de la edil [Lola Sánchez]». No obstante, exigen que se acelere la ejecución de nueves ejes, «mucho más sensatos».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos